Entradas

Mostrando entradas de abril, 2010

JORGE DREXLER, amar la trama. Entrevista exclusiva.

Imagen
Curiosidades de este oficio, el lugar donde nos encontramos no se corresponde en absoluto con la imagen prediseñada que podía tener sobre los gustos de Jorge Drexler (Montevideo, 1964). Es un bar ascéptico, decorado en un blanco espartano y lleva por nombre el del coloso de la industria láctea ibérica. Evidentemente, todo ha sido una cuestión de comodidades, ya que antes que a mi ha atendido a una periodista de La Vanguardia, cuyo edificio corona esta imponente esquina de la Barcelona pudiente. 


Sin mate de por medio, como hube imaginado siempre una entrevista con él, pero con el poder de la palabra como eje central de un encuentro que duró poco más de media hora. Un pequeño rato que hubiéramos extendido de mutuo acuerdo, sino fuera por su apretada agenda celosamente custodiada por un asistente insistente en cumplirla con rigurosa puntualidad. Alguien tiene que hacer el trabajo sucio, eso está claro.

GUSTAVO DUCH, lo que hay que tragar.

Imagen
Una crítica de Marcelo Espiñeira.


“Lo que hay que tragar” (Los libros del Lince, 2010) es el último libro del periodista Gustavo Duch (Barcelona, 1965).


De formato pequeño, lectura ágil y hábilmente dividido por temas, el libro se convierte en una herramienta interesantísima para descubrir la trama oculta que esconden muchos productos que adquirimos en un supermercado cualquiera.


El escritor Eduardo Galeano cree que "el libro de Gustavo Duch retrata la maldición y la esperanza de este mundo cuyos amos están jugando a los dados. Sus páginas, siempre decidoras, nunca pesadas, cuentan muchas historias y contienen numerosa información desconocida, en un lenguaje milagrosamente capaz de convertir el plomo en pluma. Aquí hay horror y hay humor, y amor. Porque esta denuncia implacable de los crímenes que el poder universal comete contra la naturaleza y la gente es también un entrañable homenaje a la tierra y a las manos que la trabajan."

HECTOR ALTERIO, su obra, su vida. Entrevista exclusiva..

Imagen
Hay personas que consiguen dejar marca con su trabajo. En el mundo de la actuación existen los nombres propios, aquellos que con sólo nombrarlos nos disparan recuerdos de su obra, de escenas memorables, de un mundo de ficción que nos hemos creído.
El de Héctor Alterio (Buenos Aires, 1929) es de esos pocos con una sonoridad muy especial. Enterarnos de su presencia en cualquier obra nos merece un respeto previo especial, una expectativa notoria. Han sido tantos y tan variados sus buenos personajes, que seguramente todos imaginamos un Alterio diferente en nuestras mentes.