Entradas

Mostrando entradas de enero, 2015

PROMESAS. El año de las mil y una promesas electorales

Imagen
Escribe Marcelo Espiñeira.

...“2015 será el año del despegue para España”... (Mariano Rajoy)
Si de fútbol se tratara, al partido de Rajoy le quedarían 20 minutos de juego, tendría dos expulsados y estaría perdiendo 0-2. No obstante, el locutor de RNE nos estaría contando que su equipo está jugando muy bien, que tiene acorralado a su rival dentro del área y que la remontada es sólo cuestión de tiempo.


El gobierno de España se enfrenta a sus últimos meses de mayoría absoluta. El rodillo parlamentario, la soberbia en el discurso y las declaraciones vía plasma han llegado a su fin. El alumno aplicado de Angela Merkel pronto deberá enfrentarse al escrutinio de sus ciudadanos y no podrá escudarse en la recuperación o en el despegue para continuar ignorando el paupérrimo destino de la cuarta parte de la población de este país.

RADICALISMO. La locura que coarta libertades

Imagen
Escribe Marcelo Espiñeira.

Antes de realizar cualquier análisis es obligatorio condenar con firmeza los salvajes actos de violencia perpretados por un puñado de radicales islamistas durante la semana pasada en Francia. Tanto el asesinato de los dibujantes en la redacción del semanario satírico Charlie Hebdo como el asedio a un supermercado relacionado con la comunidad judía y la toma posterior de rehenes, han sido hechos criminales de una brutalidad extrema.

EL MIEDO GRIEGO. Syriza irrita a Merkel

Imagen
Escribe Marcelo Espiñeira.


Con serias posibilidades de obtener el triunfo en las elecciones griegas del 25 de este mes, el partido de izquierda Syriza ha irritado a la presidenta alemana Angela Merkel con su propuesta de renegociar la deuda soberana. Una mera probabilidad que el gobierno alemán ni siquiera sopesaría discutir con las futuras autoridades helenas.


Lo cierto es que la campaña griega se internacionalizó de tal manera que los mercados no pudieran quedarse al margen. Y esa misteriosa mano oculta que disfruta con el subir y bajar de las cotizaciones de los títulos, atribuyó a las promesas electorales del candidato Alexis Tsipras y a los sondeos que le otorgan una victoria con el 30% de los sufragios, como razón principal del desplome bursatil del inicio de 2015.