Ir al contenido principal

TAMBIEN LA LLUVIA, certera mirada de Icíar Bollaín.


Crítica de Marcelo Espiñeira.


La traumática relación entre el pueblo nativo y el salvaje colonizador en busca de las Indias, ha dejado heridas que en parte siguen sin cicatrizar en Latinoamérica. 


Por este motivo, probablemente, este período histórico ha sido bastante evitado en la filmografía de los realizadores americanos y europeos. Como si fuera más conveniente eludir comprenderlo. Como si costara demasiado trabajo ponerse en el lado del otro, aunque sea en una ficción, como bien propone el filme español  “Tambien la lluvia”.


La cineasta Icíar Bollaín (Madrid, 1967) se ha atrevido a replantearse la gesta del gran navegante Cristóbal Colón. Intocable para muchos, cruel ave de rapiña para otros. Sus descubrimientos, de un indudable valor histórico para nuestra civilización, y además los que sembraron las bases de las riquezas de los imperios del viejo continente. Un antes y un después en la fundación de este espacio hipercomunicado que es nuestra sociedad contemporánea. 





Sin embargo, los más de quinientos años transcurridos no han conseguido acercar posiciones en muchos aspectos relacionados con la conquista. Ni tampoco nos han servido para, al menos, juzgar su dudoso compromiso con los valores humanos. Y me refiero a la relación entre unos y otros. Sólo nos bastaría con constatar el feroz apetito comercial de algunas transnacionales, o el pensamiento vaticano, o la actitud paternalista de algunos gobiernos de los países centrales; para comprobar la vigencia de la opresión. El dominio sobre el otro, como objetivo intrínseco en las relaciones comerciales, diplomáticas o culturales. La colonia es una idea constante, nunca abandonada, ni tan sólo a medias. 


Es evidente que Bollaín no ha querido filmar a Colón en medio del mar, con sus motines a bordo y su testarudo destino. En "También la lluvia" se cuenta una anécdota actual, la de un equipo de filmación de origen español, que está inmerso en una super producción de “bajo coste” en algún rincón de la sierra boliviana. 


Luis Tosar en "También la lluvia".
Un vibrante Luis Tosar encarna al productor, el mismo que se relame porque se está ahorrando un pastón contratando a un ejército de aborígenes que dotarán a su película  del aspecto de una super producción hollywoodense al precio de un decorado de plató televisivo. Un siniestro perfil que sufrirá una transformación paulatina por una cadena de sucesos que lo transformarán para siempre.


Junto a un gran Tosar, destaca la fragilidad expuesta por Gael García Bernal, que impregna de sutilezas a su personaje. Un director de cine insatisfecho, de caracter etéreo y algo superfluo, pero que intentará imponer sus sensibles criterios hasta el último instante. 


La película montada dentro de la ficción se desbanda. Un conflicto social propio del lugar elegido para filmar, acaba boicoteando el proyecto en sus mismos cimientos. Pero, fundamentalmente, provocará que de los miembros del equipo emerjan una interesante variedad de posibles actitudes ante el stress que provoca la situación extrema. 


Habrá quienes abandonen el barco, exhibiendo un profundo egoísmo; y otros que encontrarán la oportunidad para darle sentido a sus esqueléticos andares. Bien se sabe que tocar fondo puede servirnos para cubrir un vacío profundo.


Escena de "También la lluvia".
La trama tiene un ritmo interesante, los actores cumplen y más, algunos sobresaliendo, y el argumento de “También la lluvia” invita a la revisión, a pensarnos desde la otra orilla. Deliberadamente se exhiben los oscuros negocios de alguna empresa española en las fértiles tierras de la otrora colonia,  como también la posibilidad franca de un entendimiento sin segundas intenciones. Los lazos existen.


El filme no deja un sabor pesimista, todo lo contrario. Apuesta por enfrentar los males de una relación abusiva, delatando las debilidades del poderoso y también del oprimido. Evitando blancos y negros, usando tonos intermedios, buscando ese color que nos permita ser mejores en un futuro cercano.


Gael García Bernal en "También la lluvia".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hablaos y entenderos, si us plau...

Escribe Marcelo Espiñeira.

...“independencia es una palabra hermosa que inflama el corazón de los jóvenes y que moviliza a las gentes”...
Joan Manel Serrat
En ese vértigo tan excitante que se mueve la política whatsapp han ocurrido una serie interminable de megasucesos coordinados por una mayoría que responde obediente al llamado de una pretendida cita con la historia. En tan solo un par de semanas hemos pasado de aquella escena sensiblera -propia de un culebrón latino- cuando Carme Forcadell preguntara inocentemente (sic) a Marta Rovira si la "señora diputada tiene algo que decirme" para enseguida sancionar la Ley de Transitorietat -sin debate alguno con los opositores-… y luego a los palos indiscriminados de unos especialmente motivados policías antidisturbios “justicieros” que intentaban quedarse con las papeletas, las urnas y por lo visto… también con una muestra de sangre de los votantes que hacían barreras humanas, tal vez como recuerdo personal del crucero a Barcelona qu…

María Arnal y Marcel Bages. 45 cerebros y un corazón

Escribe Marcelo Espiñeira.

De tanto en tanto surgen obras que nos reconcilian con la música. Sin responder a necesidad comercial alguna, en total ausencia de tácticas y estrategias de mercado, un joven dúo de voz y guitarra ha sabido apropiarse de las raíces mediterráneas con naturalidad absoluta y presentarlas con impiadosa libertad artística en una grabación memorable. Me estoy refiriendo a los músicos María Arnal y Marcel Bages en su vibrante edición de "45 cerebros y un corazón" (Fina Estampa, 2017). 

Precedido por el bocado gourmet del EP "Verbena" (2016), la expectativa por la publicación de este debut era lógica. Sus canciones despojadas de artificio, sustentadas en la inmensa voz de María, el gusto exquisito de Marcel, unas letras con espeso sustrato y una musicalidad atemporal, poseen un peso específico fuera de lo común. Luego de oírlas entendemos que las necesitábamos por alguna extraña razón que ignorábamos previamente.

Una austera guarnición electrónica a…

MAFIA EN CATALUNYA. Se consolida la Camorra italiana en el país

El profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Palermo,  Giuseppe Carlo Marino, se refirió en su libro “Historia de la Mafia” (2002) a esta organización delictiva como “un poder en las sombras", no sin razón, y citó las palabras de un párroco del lugar: "El siciliano siempre ha sentido al Estado como un extraño que no interviene para hacer justicia contra la afrenta recibida". Este testimonio explica cómo se convierte il capo en la persona capaz de hacer justicia rápida y efectiva, bajo la premisa de que la familia es sagrada y el único lugar seguro. Este precepto ha favorecido una moral de la resignación, la obediencia y la complicidad. Y una única ley basada en el silencio: la omertà.