Ir al contenido principal

MALDITO DESAHUCIO. Los desalojos como problema de salud pública

Escribe Marcelo Espiñeira.

Lo que intuían muchos profesionales en cuanto al daño en la salud causado por el stress y la ansiedad que acarrea una situación de desahucio, ahora es confirmado por un estudio serio. Tres entidades -la Universidad de Granada, la Escuela Andaluza de Salud Pública y Stop Desahucios- realizaron durante el último año una extensa encuesta que arrojó resultados contundentes en cuanto al deterioro de la salud de los afectados por estas situaciones. El largo proceso que conlleva la pérdida de una vivienda está directamente relacionado con la aparición de cuadros de stress severo y una profunda ansiedad en más del 90% de los casos.

La indefensión de los afectados por los desahucios es notable y uno de los principales peligros que deben afrontar es que pueden verse atrapados por la extraña sensación de que hagan lo que hagan, todo parece resultar inutil. Este estado de ánimo terminal es denominado “indefensión aprendida” por los especialistas, y está estrechamente relacionado con la pasividad que el sujeto muestra cuando se ve desbordado por su amenaza.
El macabro círculo de este proceso se cierra con la culpabilidad que siente el individuo en estas situaciones. Esta suele atormentarlo permanentemente, no le permite descansar correctamente y la mayoría de las veces, tampoco pensar con claridad. El endeudado con las entidades bancarias suele sentirse culpable, no consigue ver más allá de su problema y acaba encerrado en sí mismo. La cuestión fundamental en estos casos es que la afección podría dejar secuelas crónicas con suma facilidad. La subida de la tensión arterial y el insomnio son los síntomas más habituales. 

Los casos de suicidios relacionados con los desahucios es un tema tabú que la prensa nacional ha evitado tocar cuanto ha podido. Sin embargo, a lo largo de los últimos cinco años esta triste lista incluye a casi 40 personas que eligieron quitarse la vida. Según el estudio realizado en Granada, la tercera parte de los encuestados presenta un nivel alto o moderado en cuanto al riesgo de suicidio. 

Policías forzando una vivienda durante un desalojo.
El problema de salud pública que plantea esta situación se evidencia cuando sopesamos el deterioro en la salud física de estas personas. Peores hábitos de salud, peor dieta, menor actividad física, mayor consumo de medicamentos y un incremento del uso de los servicios sanitarios, conforman un panorama nefasto para los afectados y para la misma administración.

Hasta el momento, el Estado se muestra muy ausente en la cuestión. Familiares y amigos suelen cargar con el peso del infortunio y deterioro manifiesto de los afectados. Para completar la escena, nadie dispone de estadísticas fiables sobre la exacta magnitud de un problema que no cesará hasta tanto no se apliquen medidas más drásticas para solucionar los diferendos entre los bancos y sus pobres clientes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hablaos y entenderos, si us plau...

Escribe Marcelo Espiñeira.

...“independencia es una palabra hermosa que inflama el corazón de los jóvenes y que moviliza a las gentes”...
Joan Manel Serrat
En ese vértigo tan excitante que se mueve la política whatsapp han ocurrido una serie interminable de megasucesos coordinados por una mayoría que responde obediente al llamado de una pretendida cita con la historia. En tan solo un par de semanas hemos pasado de aquella escena sensiblera -propia de un culebrón latino- cuando Carme Forcadell preguntara inocentemente (sic) a Marta Rovira si la "señora diputada tiene algo que decirme" para enseguida sancionar la Ley de Transitorietat -sin debate alguno con los opositores-… y luego a los palos indiscriminados de unos especialmente motivados policías antidisturbios “justicieros” que intentaban quedarse con las papeletas, las urnas y por lo visto… también con una muestra de sangre de los votantes que hacían barreras humanas, tal vez como recuerdo personal del crucero a Barcelona qu…

María Arnal y Marcel Bages. 45 cerebros y un corazón

Escribe Marcelo Espiñeira.

De tanto en tanto surgen obras que nos reconcilian con la música. Sin responder a necesidad comercial alguna, en total ausencia de tácticas y estrategias de mercado, un joven dúo de voz y guitarra ha sabido apropiarse de las raíces mediterráneas con naturalidad absoluta y presentarlas con impiadosa libertad artística en una grabación memorable. Me estoy refiriendo a los músicos María Arnal y Marcel Bages en su vibrante edición de "45 cerebros y un corazón" (Fina Estampa, 2017). 

Precedido por el bocado gourmet del EP "Verbena" (2016), la expectativa por la publicación de este debut era lógica. Sus canciones despojadas de artificio, sustentadas en la inmensa voz de María, el gusto exquisito de Marcel, unas letras con espeso sustrato y una musicalidad atemporal, poseen un peso específico fuera de lo común. Luego de oírlas entendemos que las necesitábamos por alguna extraña razón que ignorábamos previamente.

Una austera guarnición electrónica a…

MAFIA EN CATALUNYA. Se consolida la Camorra italiana en el país

El profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Palermo,  Giuseppe Carlo Marino, se refirió en su libro “Historia de la Mafia” (2002) a esta organización delictiva como “un poder en las sombras", no sin razón, y citó las palabras de un párroco del lugar: "El siciliano siempre ha sentido al Estado como un extraño que no interviene para hacer justicia contra la afrenta recibida". Este testimonio explica cómo se convierte il capo en la persona capaz de hacer justicia rápida y efectiva, bajo la premisa de que la familia es sagrada y el único lugar seguro. Este precepto ha favorecido una moral de la resignación, la obediencia y la complicidad. Y una única ley basada en el silencio: la omertà.