Ir al contenido principal

DOLORES SOLÁ, salto mortal.

La Chicana explosionó hace un año atrás y se convirtió en dos discos maravillosos. El primero de Acho Estol, titulado “Buenosaurios”, y el segundo el de Dolores Solá, titulado “Salto mortal”.
Con Dolores hablamos de su primer experiencia solista y del futuro de la agrupación tanguera que más aire le ha dado al género en los últimos tiempos.

Una entrevista de Marcelo Espiñeira.

Tu disco solista, antes el de Acho, es esto una división o una multiplicación de La Chicana?
DOLORES SOLÁ: Multiplicación de La Chicana diría yo, porque creo que esta experiencia por separado que estamos viviendo es algo que necesitábamos los dos. Teníamos ganas de hacer lo nuestro, y venía bien para airear un poco la relación musical y laboral.

En el caso de Acho fue maravilloso, porque convocar a esa cantidad de grandes cantores fue un gran reconocimiento que él obtuvo como compositor. Y cada vez que trabajas con un músico, se crea una relación que te enriquece. Algunas más y otras menos, por supuesto. Y en el caso de “Buenosaurios”, fue maravilloso. Yo también me enriquecí porque lo presentamos en vivo en el entorno de La Chicana y también pude cantar algo. Y como pareja de él, ha sido una gran alegría.
En mi disco él también participó en tres o cuatro temas, así que también obtuvo lo suyo del asunto.
Y yo aprendí muchísimo, siempre había cantado bajo la tutela artística de Acho, que tiene una impronta muy fuerte, es el compositor y arreglador de La Chicana y siempre ha sido músico. Yo empecé a cantar a los 27 años, así que haber encarado este proyecto sola era un gran desafío. Quería hacer un disco conceptual, que no fuera un rejunte de bonitos tangos cantados por una mujer, quería algo más pesado. Es un homenaje a una época y a estos tres cantores, con un repertorio muy audaz, muy jugado, muy lúdico.

Qué has tomado en cuenta para escoger entre este repertorio tan amplio, como es el de Corsini, Magaldi y Gardel?
Lo primero que hice fue bucear en el repertorio de los tres, no tanto para hacer un homenaje a ellos, sino porque son los cantores que más me gustan.

Entonces como estaba buscando canciones que valieran la pena ser cantadas y que no hubieran sido demasiado interpretadas posteriormente, pensé que la mejor manera de descubrirlas sería a través de mi cantante preferido. Realmente si una canción interpretada por ellos no es muy bonita, puedes olvidarla, porque ellos todo lo mejoran.
Y comencé a descubrir un universo entre los tres que me fascinó. Además de ser los tres mejores cantantes criollos por excelencia, y de tener una identidad fuertísima, estaban en aquellos momentos inventando un género que era el tango. Entonces comencé a ver a tres jóvenes con una ilusión puesta en lo internacional o en Paris, que era la meca artística en aquel momento. O en New York, que ya comenzaba a ser una ciudad que marcaba tendencias en el arte. Y los tres estaban dispuestos a tocar géneros que no dominaban, como el fado, o el paso doble, o la canzonetta napolitana, o un foxtrot, o una opereta húngara, y eso me divirtió mucho. Me encantó descubrir ese juego en ellos.
Y no eran versiones puristas, era lo que a ellos les sonaba como fado, o como paso doble. Y los músicos también jugaban a tocar un fado o un foxtrot. Y aquella inocencia de la época me gustó mucho.

Ritmos que fueron aportados por aquellos inmigrantes que llegaban a Buenos Aires en aquellos años.
Claro. Buenos Aires estaba recibiendo una inmigración importantísima de españoles e italianos en gran parte. Fue lindo descubrir cuantos autores españoles había en el repertorio que estaba eligiendo, porque me hablaba de una gran generosidad entre los músicos argentinos y españoles, de como personas con solo un año de residencia en la ciudad, ya estaban componiendo unos tangazos. Como el caso de “Pobre milonga”, de Manuel Jovés y Manuel Romero, dos catalanes. Me gustó mucho ese criterio de la creación colectiva. Algo que sentí cuando presentamos “Buenosaurios”, como parte de una cantera, una generación que busca algo con mucho amor y con mucho entusiasmo.



Tienes relación con las otras cantantes de tango que trabajan en tu ciudad?
Con algunas no y con otras sí, como siempre ocurre. Casualmente, ahora en Buenos Aires comenzamos con un proyecto que presentamos todos los jueves con Lidia Borda, Rita Cortese, Teresa Parodi, Carolina Peleritti y yo. Cinco mujeres cantando folklore y tango, junto a dos músicos (Diego Rolón en guitarra y Dani Godfrid en piano). Es una tertulia musical que invita a todos los músicos o cantantes que quieran ir a probar sus cosas nuevas. Es un ámbito de experimentación.




Veo que tus intereses musicales exceden al tango.
No me pongo límites. Me gusta mucho la música en general, escucho mucho flamenco, world music, música africana, fado, un poco de rock también, cuando aparece algun grupo francés también lo escucho, música árabe, bastante variado. Ahora venimos de viajar por Sicilia en coche, y con Acho por la noche grabábamos en el hotel unos discos para escuchar en el viaje. Y eran totalmente esquizofrénicas las selecciones, de repente aparecía el Tata Cedrón, y el siguiente tema era David Bowie, y después saltaba a “Alabama song” cantada por Kevin Johansen y pegado podía venir Julio Decaro. Eran totalmente esquizofrénicos (se ríe).


Te hemos visto en el cine también (Ciudad en celo). Te han ofrecido otros papeles ultimamente?
No, no me han llovido ofertas ni mucho menos. Acabo de grabar una miniserie con la RAI italiana que me llevó varios meses de rodaje, pero no es un resultado de “Ciudad en celo”. Me han acercado algunas cosas, pero no me parecieron muy interesantes tampoco. Siempre estoy abierta a que si aparece algo que me gusta, encantada de aceptar.


Disco nuevo con La Chicana?
Sí, será un disco doble y nos dará mucho trabajo y comenzamos a grabarlo ya mismo en Buenos Aires. La idea es que un disco sea de canciones nuestras y el otro de covers. Y serán covers bastante audaces, desde tango chino, alemán hasta Charly García. Pero no puedo adelantar mucho, porque no se bien en que terminará todo. Te puedo contar que cantaré en ruso, y luego el tema queda afuera...(se ríe). Será ecléctico seguro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hablaos y entenderos, si us plau...

Escribe Marcelo Espiñeira.

...“independencia es una palabra hermosa que inflama el corazón de los jóvenes y que moviliza a las gentes”...
Joan Manel Serrat
En ese vértigo tan excitante que se mueve la política whatsapp han ocurrido una serie interminable de megasucesos coordinados por una mayoría que responde obediente al llamado de una pretendida cita con la historia. En tan solo un par de semanas hemos pasado de aquella escena sensiblera -propia de un culebrón latino- cuando Carme Forcadell preguntara inocentemente (sic) a Marta Rovira si la "señora diputada tiene algo que decirme" para enseguida sancionar la Ley de Transitorietat -sin debate alguno con los opositores-… y luego a los palos indiscriminados de unos especialmente motivados policías antidisturbios “justicieros” que intentaban quedarse con las papeletas, las urnas y por lo visto… también con una muestra de sangre de los votantes que hacían barreras humanas, tal vez como recuerdo personal del crucero a Barcelona qu…

María Arnal y Marcel Bages. 45 cerebros y un corazón

Escribe Marcelo Espiñeira.

De tanto en tanto surgen obras que nos reconcilian con la música. Sin responder a necesidad comercial alguna, en total ausencia de tácticas y estrategias de mercado, un joven dúo de voz y guitarra ha sabido apropiarse de las raíces mediterráneas con naturalidad absoluta y presentarlas con impiadosa libertad artística en una grabación memorable. Me estoy refiriendo a los músicos María Arnal y Marcel Bages en su vibrante edición de "45 cerebros y un corazón" (Fina Estampa, 2017). 

Precedido por el bocado gourmet del EP "Verbena" (2016), la expectativa por la publicación de este debut era lógica. Sus canciones despojadas de artificio, sustentadas en la inmensa voz de María, el gusto exquisito de Marcel, unas letras con espeso sustrato y una musicalidad atemporal, poseen un peso específico fuera de lo común. Luego de oírlas entendemos que las necesitábamos por alguna extraña razón que ignorábamos previamente.

Una austera guarnición electrónica a…

MAFIA EN CATALUNYA. Se consolida la Camorra italiana en el país

El profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Palermo,  Giuseppe Carlo Marino, se refirió en su libro “Historia de la Mafia” (2002) a esta organización delictiva como “un poder en las sombras", no sin razón, y citó las palabras de un párroco del lugar: "El siciliano siempre ha sentido al Estado como un extraño que no interviene para hacer justicia contra la afrenta recibida". Este testimonio explica cómo se convierte il capo en la persona capaz de hacer justicia rápida y efectiva, bajo la premisa de que la familia es sagrada y el único lugar seguro. Este precepto ha favorecido una moral de la resignación, la obediencia y la complicidad. Y una única ley basada en el silencio: la omertà.