DESIGUALES. La desigualdad social se dispara en Europa

Escribe Marcelo Espiñeira.

Los últimos datos estadísticos sitúan a amplios sectores de la población del sur europeo en un estado de alarmante indefensión frente a los efectos del durísimo plan de ajuste orquestado por la Troika en 2009. 

Más de un lustro de retrocesos sociales se acumulan en los países más endeudados, entre los que figura España, Italia, Irlanda, Portugal, Chipre, y por supuesto que Grecia. Estamos unidos en la desgracia por un cóctel que integran la moneda única, la corrupción político-empresarial y la ausencia de un marco regulatorio acorde con las reales necesidades del otrora selecto club de naciones.  Al despilfarro y la falta de previsión se le han agregado la indiferencia y la avaricia para empujarnos hasta este desolador paraíso de las
desigualdades. Un sitio en el que convivimos con muchísima naturalidad, aquellos que se enriquecen sin cesar y sin control con los que ya no sabemos como hacer pie, sin caer en la potente espiral de la degradación. 

Diciembre temporal
Estar en el paro es desolador, las oportunidades no abundan en un mercado laboral tan reducido y el reciclaje individual a través de la formación no alcanza. Si bien el gobierno español se ha hinchado con las últimas cifras de la Seguridad Social que incluían la campaña navideña, el horizonte de la recuperación para los asalariados continúa apareciendo lejano. A partir de ahora mismo, Rajoy ha entrado en sintonía electoralista para intentar recuperar el terreno perdido en las encuestas. En el ecuador de su mandato, el PP sabe que si no encadena una serie estadística realmente buena y sostenida durante al menos un año, ningún votante en su sano juicio podrá creer en este ajuste económico que incluye demasiados esfuerzos para tan poco premio. Si las cifras positivas de contratación de empleo de diciembre pasado se diluyeran a finales de enero, se confirmaría el carácter volátil del empleo contratado, algo que muchos especialistas descartan por adelantado.


Especulación extrema
La inversión que recibió España durante 2013 no se puede discutir. El problema sigue siendo quién la recibe, de quiénes y para qué. Fondos de inversión de los considerados sanos (que invierten en producción), de los otros (que invierten en especulación o compran deuda) y millonarios famosos (como Bill Gates) se han apuntado a los saldos de la Bolsa española y los restos de la burbuja inmobiliaria durante el pasado año. Este influjo de capitales ingresó a través de la compra de acciones de empresas del IBEX35, la adquisición de stock de viviendas y la compra de deuda privada en líneas generales. Es decir, que poco y nada de este dinero se podría relacionar con un incremento en la actividad productiva o un incentivo para el corroído tejido industrial. El interés del inversor extranjero en la ganga española continúa alejado de las necesidades reales de las pymes y los trabajadores, y se vislumbra mucho más interesado en productos de caracter especulativo o financiero.

Con estas fórmulas de supuesta inversión patrocinadas desde el mismo gobierno, se beneficia un sector muy reducido de la población que además es el menos necesitado de todos. El crecimiento del club de los millonarios españoles da cuento de ello. Ahora mismo, la brecha entre ricos y pobres se está agrandando de manera exponencial. Informes del Banco Mundial, la OCDE, el BCE y diversos institutos de observación de la región dan cuenta de esta vergonzosa situación. 

Luego de la fabulosa destrucción de empleo que ha significado el estallido de la burbuja inmobiliaria española, el Estado ha acabado asumiendo la deuda privada de los promotores y la interminable lista de aventureros de índole político-financiero para integrarlas en las cuentas públicas. Esta letal combinación representada en el multimillonario salvataje del agujero negro dejado por las Cajas de Ahorro, nos ha cubierto de obligaciones impostergables con los tenedores de deuda (franceses, chinos, BCE y la banca española superviviente). Al respecto no convendría perder de vista la evolución que tendrá el mercado de la deuda pública en el mediano plazo, ya que se trata de la principal mochila del presupuesto español. El pago de las obligaciones consumió más de un 12% de los recursos públicos en 2013. Convirtiéndose en el principal lastre visible para la urgente recuperación económica.

Evolución de la deuda pública española y el promedio de la Eurozona.

Los bonos chinos
No faltan opiniones que señalan al gobierno chino como el gran salvador del euro. Sus importantes reservas en esta moneda, sumado a que la UE ha representado históricamente el mejor mercado para sus manufacturas, los ha empujado a tomar decisiones arriesgadas, como comprar fuertes cantidades de bonos de deuda española, papeles muy cercanos a la consideración de basura. 

Si China decidiera algún día cambiar su inversión financiera riesgosa por la compra de activos prometedores, el conflicto estará servido. Se calcula, sin una constatación estricta, que China podría poseer entre 70 y 100.000 millones de euros en bonos españoles. Una cifra que no representaría un gran riesgo para los asiáticos porque sus reservas actuales son inmensas, pero que podría forzar negociaciones incómodas para el estado español en un futuro cercano. Vale señalar que Hu Jintao aterrizó en Canarias en 2012 y fue recibido por el ministro de industria Soria. En aquella reunión se habrían revelado las intenciones chinas de adquirir empresas estratégicas de la talla de Red Eléctrica o Enagás. Confirmado el interés chino en comprar activos rentables, conociendo su especial habilidad negociadora y la historia reciente de nuestro país... den por seguro que algo gordo podría suceder.

Los líderes del Partido Comunista Chino en su última reunión del Politburó.

El precio por pagar
España interesa en el exterior y es bueno que así sea, porque en buena parte dependerá de la inversión extranjera para salir del atolladero. Lo interesante sería enterarnos algún día el plan a mediano plazo que tiene trazado el gobierno. A día de hoy solo vemos una marcada intención de pagar a los acreedores, salvaguardar a una clase acomodada ligada a sus intereses y poca pericia para favorecer el desarrollo de los demás.

Las políticas del BCE, la UE y el FMI han enterrado el presente de millones de griegos, portugueses, irlandeses, italianos, chipriotas y españoles. Las desigualdades se han extendido como un reguero de pólvora con la austeridad. Un alto ejecutivo español ahora gana 45 veces más que el promedio de los empleados en la misma empresa. Cerca de un millón y medio de españoles han solicitado atención en Cáritas durante 2013. El paro se ha estancado entre los 5 y los 6 millones de personas. El crédito al pequeño empresario continúa sin aparecer. La recuperación que  Rajoy avisora, tan sólo se percibe entre una pequeña porción de la población. En el resto de los países afectados por esta crisis, sucede más de lo mismo. Paro, indefensión, recorte de prestaciones esenciales y ya ha comenzado a sentirse el hambre.

¿Cuál es la real dimensión del precio que se está pagando por salvar una moneda que favorece los intereses alemanes o chinos? ¿Es este un mal menor comparado con lo que podría ocasionarnos un quiebre del euro? A esta altura sólo conocemos una única posibilidad, la que nos ofrece este injusto ajuste económico de dimensiones desproporcionadas y aplicación discrecional. 

¿Se podrá cuantificar el daño que se está produciendo con el ajuste? En abril se publicará un estudio que una comisión especial del Parlamento europeo está elaborando sobre los efectos del plan de la Troika en los ciudadanos y sus posibles errores de ejecución. Los políticos europeos parecen llegar siempre tarde al escenario donde ocurren los hechos. Como si una ceguera inevitable los abordara y no los dejara ver lo evidente. ¿Es que acaso no se enteran que en este desaguisado estamos pagando justos por pecadores?

La búsqueda de alimentos en los contenedores de basura se ha incrementado en España.




Comentarios

Entradas Populares

LEO GENOVESE. Mate y jazz, entrevista con el pianista

LESLY KISS . Confesiones de una actriz porno

MAFIA EN CATALUNYA. Se consolida la Camorra italiana en el país