Ir al contenido principal

LEY MORDAZA. Libertades mutiladas

Escribe Marcelo Espiñeira.

La legislatura de Rajoy se esfumará dejando dos herencias pesadas al próximo gobierno. La ley LOMCE del ministro Wert que introduce controvertidos cambios en el área educativa, y la ley de Seguridad Ciudadana rebautizada como Ley Mordaza en honor a su marcado carácter restrictivo de las libertades individuales. Ambas normativas fueron aprobadas por el rodillo representado por la mayoría absoluta del Partido Popular en el Congreso. Siendo claros, ni un solo voto de los diputados de los otros partidos apoyó la sanción de estas sensibles leyes. Una circunstancia que refuerza la polémica suscitada alrededor de las mismas. 

La respuesta de la oposición ante esta legislación sin concenso alguno también fue contundente. Más de 50 diputados del PSOE, Izquierda Plural, UPyD, Compromís-Equo, Coalición Canaria y Geroa Bai presentaron un recurso de inconstitucionalidad contra la Ley Mordaza ante el Tribunal Constitucional, solicitud que fue admitida por esta instancia judicial. La casi totalidad de los opositores considera que esta norma mutila el derecho a la protesta, garantía fundamental en cualquier estado democrático. Diversas organizaciones no gubernamentales han coincidido con este diagnóstico, además de considerarse en la diana del inequívoco carácter represor de esta normativa. En contraposición, el ministro de justicia Rafael Catalá cree que su ley protegerá a los ciudadanos de los violentos. Declaraciones que han expandido el debate sobre la verdadera condición de la violencia. ¿Quién es más violento? ¿Un banco que embarga el piso de un par de ancianos sin cobertura social? o ¿un grupo de ciudadanos pacíficos y organizados que dificultan el accionar policial del mismo desahucio? El gobierno de Rajoy lo tiene muy claro y una vez más se ha puesto del lado del más poderoso, buscando reforzar con esta ley a los bancos acreedores.


¿Quién es más violento?
¿Un banco que embarga el piso de ancianos
o un grupo de ciudadanos pacíficos 
que dificultan el accionar policial
del mismo desahucio?

La Ley Mordaza tampoco permitirá tomar fotografías de policías en las calles, nuevo delito que será multado fuertemente, hasta con 6.000 euros. Sin contemplar que una oportuna foto siempre podría ayudar a ejercer un control ciudadano sobre supuestos abusos cometidos por los agentes. Las manifestaciones ciudadanas junto al Congreso y el Senado también quedan transformadas en delito, así como las protestas espontáneas o sentadas en lugares públicos. 
El disenso ciudadano ahora queda claramente criminalizado por una ley tildada de chapuza por la comunidad judicial y que pronto podría ser desmontada por un nuevo Congreso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hablaos y entenderos, si us plau...

Escribe Marcelo Espiñeira.

...“independencia es una palabra hermosa que inflama el corazón de los jóvenes y que moviliza a las gentes”...
Joan Manel Serrat
En ese vértigo tan excitante que se mueve la política whatsapp han ocurrido una serie interminable de megasucesos coordinados por una mayoría que responde obediente al llamado de una pretendida cita con la historia. En tan solo un par de semanas hemos pasado de aquella escena sensiblera -propia de un culebrón latino- cuando Carme Forcadell preguntara inocentemente (sic) a Marta Rovira si la "señora diputada tiene algo que decirme" para enseguida sancionar la Ley de Transitorietat -sin debate alguno con los opositores-… y luego a los palos indiscriminados de unos especialmente motivados policías antidisturbios “justicieros” que intentaban quedarse con las papeletas, las urnas y por lo visto… también con una muestra de sangre de los votantes que hacían barreras humanas, tal vez como recuerdo personal del crucero a Barcelona qu…

MAFIA EN CATALUNYA. Se consolida la Camorra italiana en el país

El profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Palermo,  Giuseppe Carlo Marino, se refirió en su libro “Historia de la Mafia” (2002) a esta organización delictiva como “un poder en las sombras", no sin razón, y citó las palabras de un párroco del lugar: "El siciliano siempre ha sentido al Estado como un extraño que no interviene para hacer justicia contra la afrenta recibida". Este testimonio explica cómo se convierte il capo en la persona capaz de hacer justicia rápida y efectiva, bajo la premisa de que la familia es sagrada y el único lugar seguro. Este precepto ha favorecido una moral de la resignación, la obediencia y la complicidad. Y una única ley basada en el silencio: la omertà. 

María Arnal y Marcel Bages. 45 cerebros y un corazón

Escribe Marcelo Espiñeira.

De tanto en tanto surgen obras que nos reconcilian con la música. Sin responder a necesidad comercial alguna, en total ausencia de tácticas y estrategias de mercado, un joven dúo de voz y guitarra ha sabido apropiarse de las raíces mediterráneas con naturalidad absoluta y presentarlas con impiadosa libertad artística en una grabación memorable. Me estoy refiriendo a los músicos María Arnal y Marcel Bages en su vibrante edición de "45 cerebros y un corazón" (Fina Estampa, 2017). 

Precedido por el bocado gourmet del EP "Verbena" (2016), la expectativa por la publicación de este debut era lógica. Sus canciones despojadas de artificio, sustentadas en la inmensa voz de María, el gusto exquisito de Marcel, unas letras con espeso sustrato y una musicalidad atemporal, poseen un peso específico fuera de lo común. Luego de oírlas entendemos que las necesitábamos por alguna extraña razón que ignorábamos previamente.

Una austera guarnición electrónica a…