Ir al contenido principal

DAVID BOWIE. Adiós al Duque

Escribe Marcelo Espiñeira.

El regreso discográfico de un inspirado David Bowie (Londres, 1947-2016) nos produjo entera felicidad, pero lo que no podíamos prever era que su fallecimiento se produciría justo dos días después de la edición de Blackstar o de su sexagésimo noveno aniversario.


Retirado de los escenarios luego de haber sufrido un incidente cardíaco durante su última gira, el Duque Blanco tampoco se comunicaba directamente con la prensa desde hacía varios meses atrás. Su última entrevista la realizó tras la edición del estupendo The Next Day en 2013, que obró como una resurrección artística repentina tras una serie de lanzamientos fallidos a finales de los 90´s y principios de este siglo. 

La vitalidad de aquel disco proyectó un halo esperanzador para los admiradores de Bowie, que lejos estaban de imaginar que el ícono pop del siglo XX estaba luchando contra el cáncer. Por desgracia, su vida no tardó más de 18 meses en extinguirse, no sin antes ofrecernos su póstumo legado en forma de un álbum tan hechizante como Blackstar (2016) en el mismo día de su último cumpleaños.



Desde diciembre pasado, el escalofriante videoclip del track inicial que da título a la obra auguraba una subida de tensión en las relaciones entre el artista y su público. Diez minutos de una pieza envolvente con sus etapas bien diferenciadas alcanzan para hipnotizar hasta al más distraído. El director Johan Renck merece una mención especial en esta colaboración con Bowie que él mismo define como soñada. 

La canción es un viaje en sí misma y apoyada por las imágenes del clip se eleva a categoría de imprescindible. El saxo del jazzman Donny McCaslin se retuerce hasta encontrar las notas exactas, con ciertas reminiscencias del estilo de  Andrew T. Mackay en los mejores álbumes de Roxy Music a mediados de los 70s. Como también nos recuerda al papel que jugaba la guitarra de Robert Fripp en Heroes (1977) del propio Bowie.




Inevitablemente atractiva, la nueva canción bien valía la presente edición, aunque nos complace afirmar que ha venido muy bien acompañada. Blackstar no está sola en este precioso ejercicio estilístico. En una frecuencia bastante cercana aparece Lazarus, otra canción perfecta con esa carga pesada y seductora de un bajo gordo como base que todo lo aguanta. De nuevo el saxo de McCaslin va y viene insinuando el dramatismo que acecha siempre en la voz de un Bowie inmaculado. La soltura con la que todos los instrumentos encajan en una canción tan climática es el secreto de un éxito que Robert Smith de The Cure ha perseguido durante años. Tis a pitty she was a whore y Sue nos engañan en primera instancia, ya que previamente editadas en sencillos durantes 2014 no poseían la magnitud que ahora destilan en Blackstar. Ambas ganan en el tratamiento recibido y nuevamente el saxo se lleva las palmas en este proceso. El solo en Tis a pity... es impresionante. 



En los minutos finales, el disco nos reserva tres experiencias gratificantes. Girl loves me posee la cadencia mística del Bowie más elaborado, el que compartía la mesa de estudio con Brian Eno en Low (1977). La canción transcurre sobre unas bases irregulares y un bajo de amplio espectro, sin guitarras ni saxo, con la voz muy al frente. Bien distinto a lo que sucede en la balada Dollar days, un tema más cercano al Bowie mas hippie, melódico y anclado en guitarras acústicas de rasgueo folk. Aquí el saxo se permite dibujar un nuevo paisaje inolvidable en el solo.




El cierre definitivo queda a cargo de I can´t give everything away, más ligera que la anterior pero tan digna como todo el resto del álbum, más que nada por la magnífica guitarra de Ben Monder que adorna el final con unos acordes perfectos.

Blackstar contiene algo más de 41 minutos del mejor Bowie que hayamos escuchado desde los años 70´s. Sin dudarlo, un adiós dignísimo para un artista que ha marcado a varias generaciones posteriores de músicos y aficionados a la música pop con su impronta inigualable.






Comentarios

Entradas populares de este blog

Hablaos y entenderos, si us plau...

Escribe Marcelo Espiñeira.

...“independencia es una palabra hermosa que inflama el corazón de los jóvenes y que moviliza a las gentes”...
Joan Manel Serrat
En ese vértigo tan excitante que se mueve la política whatsapp han ocurrido una serie interminable de megasucesos coordinados por una mayoría que responde obediente al llamado de una pretendida cita con la historia. En tan solo un par de semanas hemos pasado de aquella escena sensiblera -propia de un culebrón latino- cuando Carme Forcadell preguntara inocentemente (sic) a Marta Rovira si la "señora diputada tiene algo que decirme" para enseguida sancionar la Ley de Transitorietat -sin debate alguno con los opositores-… y luego a los palos indiscriminados de unos especialmente motivados policías antidisturbios “justicieros” que intentaban quedarse con las papeletas, las urnas y por lo visto… también con una muestra de sangre de los votantes que hacían barreras humanas, tal vez como recuerdo personal del crucero a Barcelona qu…

María Arnal y Marcel Bages. 45 cerebros y un corazón

Escribe Marcelo Espiñeira.

De tanto en tanto surgen obras que nos reconcilian con la música. Sin responder a necesidad comercial alguna, en total ausencia de tácticas y estrategias de mercado, un joven dúo de voz y guitarra ha sabido apropiarse de las raíces mediterráneas con naturalidad absoluta y presentarlas con impiadosa libertad artística en una grabación memorable. Me estoy refiriendo a los músicos María Arnal y Marcel Bages en su vibrante edición de "45 cerebros y un corazón" (Fina Estampa, 2017). 

Precedido por el bocado gourmet del EP "Verbena" (2016), la expectativa por la publicación de este debut era lógica. Sus canciones despojadas de artificio, sustentadas en la inmensa voz de María, el gusto exquisito de Marcel, unas letras con espeso sustrato y una musicalidad atemporal, poseen un peso específico fuera de lo común. Luego de oírlas entendemos que las necesitábamos por alguna extraña razón que ignorábamos previamente.

Una austera guarnición electrónica a…

MAFIA EN CATALUNYA. Se consolida la Camorra italiana en el país

El profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Palermo,  Giuseppe Carlo Marino, se refirió en su libro “Historia de la Mafia” (2002) a esta organización delictiva como “un poder en las sombras", no sin razón, y citó las palabras de un párroco del lugar: "El siciliano siempre ha sentido al Estado como un extraño que no interviene para hacer justicia contra la afrenta recibida". Este testimonio explica cómo se convierte il capo en la persona capaz de hacer justicia rápida y efectiva, bajo la premisa de que la familia es sagrada y el único lugar seguro. Este precepto ha favorecido una moral de la resignación, la obediencia y la complicidad. Y una única ley basada en el silencio: la omertà.