LEO GENOVESE. Mate y jazz, entrevista con el pianista

Esa apacible naturalidad que solo puede acompañar a algunos niños con padres músicos cuando se acercan por vez primera a un instrumento tan imponente como puede resultar el piano, fue decisiva para un Leo Genovese que tenía infinitas ganas de tocar música como su madre y tan solo cinco años de edad en su Venado Tuerto (Argentina) natal. 

Realmente interesante resulta que aquello que comenzó como un juego cándido y deshinibido, con el paso del tiempo acabara transformándose en un innegociable modo de entender la vida, y uno muy sensible, por cierto. 

La historia oficial nos cuenta que tras algunos años de formación clásica en la Universidad Nacional de Rosario y una fructífera especialización de dos años en el afamado Berklee College of Music de Boston, Leo Genovese se graduó de músico profesional y enseguida grabó su primer álbum con Nathan Blehar (saxo tenor), Phil Grenadier (trompeta), Demian Cabaud (bajo) y Francisco Mela (batería). Es importante notar que Haikus II es un disco de jazz que destila atrevimiento y marca las coordenadas básicas de su inmenso talento como compositor. La tendencia a respetar a los grandes del género e incluir algunos sabores de su terruño en la receta final se evidencia en este trabajo inicial editado en 2004. 





De aquella experiencia se forjaría una importante amistad con su compatriota Demian Cabaud y el cubano Francisco Mela, relación que aun perdura y es cimiento del trio de piano, contrabajo y batería que podremos disfrutar en el  escenario del club Jamboree, el próximo dos de junio en función doble (20h y 22h).


Estrechamente relacionado a un pasado reciente que lo ha ligado profesionalmente durante largos doce años a la reconocida estrella Esperanza Spalding, es indudable que el pianista argentino es partícipe de un proceso interesantísimo de renovación generacional dentro del jazz americano. Tanto es así, que el exclusivo sello discográfico francés Newvelle decidió contratar su talento como parte del primer año de producción propia. Su nuevo disco como músico líder (el quinto) fue registrado en Paris junto al piano del veterano norteamericano Jack Dejohnette -mejor conocido por su etapa como baterista y percusionista en el mítico trio con Keith Jarrett y Gary Peacock- y la encumbrada contrabajista y cantante Esperanza Spalding. El disco se espera que vea la luz en diciembre próximo en formato de vinilo superdeluxe.



Para saber un poco más sobre este proyecto y su inminente visita a Barcelona, chateamos con Leo, residente en Brooklyn, con algunos kilómetros entre medio y un océano que une y separa al mismo tiempo.










Me gustaría saber cómo ha sido la conexión para grabar en este prometedor nuevo sello francés... Newvelle
Leo Genovese: Creo que todo partió desde las inmensas ganas de grabar un disco en trio con Jack y Esperanza. Cuando quieres algo, y lo quieres de verdad, y pones el espíritu en el lugar adecuado, las cosas suceden, casi como por magia. La mística universal está al alcance de todos, solo hay que soñar.

Más allá de que haya sido grabado junto a Esperanza y Jack, nos podrías adelantar un poco de qué irá este nuevo material?
Leo Genovese: Sí, claro. Es una colección de músicas originales mías, algunas nuevas y otras ya que tienen mas de diez años, pero que no han sido grabadas antes. Varias de ellas fueron engendradas desde el sonido de Jack y Esperanza. Algunas postales sonoras de viajes y otras búsquedas también. Hace un par de años estuvimos de gira con el Spring Quartet, que era este mismo trio más Joe Lovano y de alguna manera este disco es un poco un reencuentro y una primera documentación de una parte de ese grupo. Igual espero que podamos plasmar algo con el cuarteto en algún momento también, ya que el repertorio y la forma de tocar fue única e inolvidable.




Estos temas serán los que podremos oir en junio en España cuando vengas con Francisco y Demian?
Leo Genovese: Sí, estaremos presentando músicas de este disco y otras cosas también. Hace ya 14 años que tocamos en trío, entonces el repertorio es como un abanico del tiempo. Estaremos tocando además algunas músicas de Francisco y Demian también, ellos tienen discos nuevos, los dos. Así que será una fiesta con mucha música.

Entiendo que el compañerismo es algo esencial en tu trabajo, no aceptarías tocar con músicos con los cuales no te sientas tan cómodo a nivel personal?
Leo Genovese: Yo toco con todo el mundo, todo el tiempo, sin problemas, quiero aprender de todos, por eso me encuentro a veces en situaciones muy dispares, muy buenas, muy bizarras, de distintas músicas de todo lugar, no importa. Lo que sí me importa es no dejar de buscar y profundizar en este mundo misterioso del sonido.  Sin embargo, cuando tengo la chance de tocar con mi grupo entonces convoco a mis hermanos. ya que hay una cuestión de telepatía, complicidad y confianza que no se genera desde ningún otro sitio, mas que del amor y la hermandad.

Leo Genovese junto a Jack y Esperanza en los estudios de Newvelle.

En este sentido me ha parecido muy interesante ver como compartías mate con Esperanza en el estudio de grabación...
Leo Genovese: Sin mate no hay música. (se ríe) pero de verdad...

Aunque presiento que no te gusta hablar mucho sobre ti mismo, desde fuera tengo la sensación de que tu música está alcanzando un nivel de consideración muy interesante. Se podría decir que vuestra generación está abriendo nuevos espacios al jazz?
Leo Genovese: No estoy muy seguro de esto. Es algo que me pregunto a veces. ¿Qué estamos haciendo los jóvenes? ¿Desde dónde viene la música de nuestra generación? o ¿por qué pasan ciertas cosas? Pienso a diario en gente como Barry Harris, McCoy Tyner, Cecil Taylor, Muhal Richard Abrahms, y maestros, genios, gurús como ellos, que aún siguen en este mundo, creando, inspirando, componiendo, sin bajar la guardia nunca. Atiendo mucho a esta gente, más que a lo nuevo, lo hip, los new talents o los new kids on the block...Hay algo que se está perdiendo y que puede ser rescatado, la sabiduría que viene de los abuelos, ese patrimonio no reconocido por muchos de nosotros. Parece que ciertos personajes del negocio esperasen a que se mueran los viejos para luego acordarse de ellos. Estos maestros están vivos, tocando más que nunca… Escuchemos hermanos!... escuchemos que el grito es contundente y viene desde otros tiempos.

Se me fue la bola? Perdon, fue una buena pregunta, espero haber podido acceder a la verdad de alguna manera. A propósito... ¿qué le han puesto al mate esta mañana? ... oooops jajaja

jajaja... vino cargadito el matienzo
Leo Genovese: jajajaja si ta pulenta hoy

Respondiendo a tu sinceridad, reconozco que el periodismo musical suele inventarse escenas todo el tiempo o que necesita nuevos talentos también para crear nuevas historias...
No obstante esto, creo que músicos jóvenes como Jason Moran, Robert Glasper Jr, Aaron Parks, Vijay Iyer, tu mismo y algunos más nos están ofreciendo nuevos colores jazz que son muy bienvenidos 
Leo Genovese: Igual es cierto que lo escucho todo, todo lo que sale, porque soy un estudiante de la música y me gusta saber lo que los colegas tienen para decir. Hay una corriente creativa tremenda, muy original, llena de nuevas ideas y fuerzas que nos hace muy bien a todos. Los que has nombrado son algunos de mis pianistas favoritos también. Creo que lo importante es escuchar, tener el tiempo y el silencio necesarios para hacerlo. La verdad tal vez viva en el sonido, por eso creo que dedicar tiempo a escuchar es crecer.

Cuánta música crees que haría falta para detener un poco, aunque sea, otras corrientes norteamericanas cómo la encabezada por personajes como Donald Trump?
Leo Genovese: Miles Davis, John Coltrane, Red Garland, Philly Joe Jones

Nos ha quedado claro. Es curioso el país que has escogido para vivir... capaz de lo mejor y lo peor al mismo tiempo... Dicho este lugar común, creo que ahora deberíamos despedirnos con la voz de Sinatra de fondo.. New York, New York...
Leo Genovese: Tengo claro que estoy de paso por aquí, estoy siguiendo con mis estudios callejeros, y monitoreando de cerca lo que se cuece en esta isla de la locura. Ser músico de jazz y no pasar por New York, es como ser astrónomo y no mirar hacia arriba. Dicho esto, como bien dice la canción, en cada chacarera estoy volviendo al pago…..

Que no falte nunca don Atahualpa...
Leo Genovese: Ata en la sangre...


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas Populares

Hablaos y entenderos, si us plau...

MAFIA EN CATALUNYA. Se consolida la Camorra italiana en el país

María Arnal y Marcel Bages. 45 cerebros y un corazón