Ir al contenido principal

MINDHUNTER. La criminología según David Fincher



Escribe Marcelo Espiñeira.

El realizador David Fincher es el principal responsable de la excelente serie policial Mindhunter, estrenada por Netflix en octubre pasado. La primera temporada narra en diez episodios cómo dos agentes del FBI se interesan por el perfil psicológico de los principales asesinos en serie. 

Mindhunter recrea el año 1979 y se basa en el libro Mind Hunter: Inside FBI’s Elite Serial Crime Unit, escrito por John Douglas y Mark Olshaker. La serie está escrita por Joe Penhall, y producida por el propio David Fincher, quien dirige también cuatro capítulos. Vale recordar que Fincher es responsable de algunos hitos del cine relacionados con el crimen, tales como Se7en (1995) o Zodiac (2007), habiendo dirigido también El curioso caso de Benjamin Button, La red social, o Perdida

El acierto de Mindhunter resulta evidente en la construcción de los personajes, tanto el de los policías como el de los asesinos que intervienen en la trama. La serie nos muestra a un cuerpo de policía, el FBI, bastante alejado de los factores psicológicos que hacen al perfil de una persona que es capaz de matar a sangre fría a una numerosa cantidad de personas desconocidas. El punto de inflexión marcado por los primeros estudios de perfiles de asesinos seriales, conseguidos a través de entrevistas con algunos de ellos en las prisiones, está perfectamente delineado en el jugoso guión de Mindhunter.  


Oscura y perturbadora, la serie ahonda con extrema naturalidad en el desarrollo de sus personajes, los cuales van mutando con las experiencias vividas. La manipulación  ejercida por algunos asesinos entrevistados pronto se transfiere al joven agente Holden Ford (interpretado por Jonathan Groff), así como a sus relaciones personales. Nadie sale indemne de esta aventura, incluso el veterano Bill Tench (interpretado por Holt McCallany), que llega a arriesgar su familia y su carrera de años, atrapado por los fascinantes descubrimientos que esta investigación comienza a desvelar. Justamente, la fascinación por la muerte y el poder que esta pudiera ejercer sobre una persona, quedan perfectamente retratados en el personaje de Ed Kemper (brillante interpretación de Cameron Britton), un asesino de apariencia razonable y calma, cuya precisa locuacidad dejara perplejos a los agentes. 



Sin embargo, el objetivo de David Fincher nunca se acerca al retrato de unos asesinos implacables, o imposibles de descifrar, más bien todo lo contrario. El libro de Douglas y Olshaker muestra el lado desconocido del crimen. Aquel que sitúa a los asesinos seriales como víctimas de padres abusadores como una regla fija. El entorno en el que han crecido, tanto Kemper como los demás asesinos entrevistados en la serie, resulta inevitablemente asfixiante, opresivo y alejado de aquellos que garantizarían la salud mental y emocional de los individuos. Aquí es donde la criminología hace su estelar aparición. 

Los agentes del FBI aprenden rápido del material recopilado, aunque también se equivocan. Comienzan a ayudar a los policías de pueblo a resolver horribles crímenes, y su experimento llega a la prensa. Una nueva etapa está por comenzar, una en que los asesinos en serie aprenden de sus colegas, de las investigaciones policiales en curso y de la manipulación de la opinión pública.


Mindhunter combina muy bien algunas subtramas que le otorgan verosimilitud a la historia. La situación familiar de los agentes cuenta en el desarrollo del día a día de los investigadores, así como las relaciones con el poder político, los superiores dentro del FBI y todo el complejo entramado de las diversas estructuras policiales que conviven en un estado democrático. Las obsesiones cuestan caras y no siempre la verdad acaba siendo un objetivo, cuando el precio por pagar es demasiado alto.

“La razón por la que estamos fascinados con los asesinos seriales es porque no somos como ellos en absoluto. Son incomprensibles” dijo Fincher en una entrevista. No se equivoca, pues el éxito de la serie ha asegurado la producción de una segunda temporada, la cual podría estar disponible para los abonados a Netflix durante los últimos meses del presente año. Según su productor, la idea es reunir material para escribir y rodar cinco temporadas más. El enfoque más realista de un tema bastante trillado en Hollywood durante los últimos años hace de Mindhunter un bocado exquisito para tv.

Comentarios

Entradas populares de este blog

María Arnal y Marcel Bages. 45 cerebros y un corazón

Escribe Marcelo Espiñeira.

De tanto en tanto surgen obras que nos reconcilian con la música. Sin responder a necesidad comercial alguna, en total ausencia de tácticas y estrategias de mercado, un joven dúo de voz y guitarra ha sabido apropiarse de las raíces mediterráneas con naturalidad absoluta y presentarlas con impiadosa libertad artística en una grabación memorable. Me estoy refiriendo a los músicos María Arnal y Marcel Bages en su vibrante edición de "45 cerebros y un corazón" (Fina Estampa, 2017). 

Precedido por el bocado gourmet del EP "Verbena" (2016), la expectativa por la publicación de este debut era lógica. Sus canciones despojadas de artificio, sustentadas en la inmensa voz de María, el gusto exquisito de Marcel, unas letras con espeso sustrato y una musicalidad atemporal, poseen un peso específico fuera de lo común. Luego de oírlas entendemos que las necesitábamos por alguna extraña razón que ignorábamos previamente.

Una austera guarnición electrónica a…

OCÉANOS PLÁSTICOS. La contaminación de los mares

Escribe Marcelo Espiñeira.

La polución plástica de los océanos es un fenómeno que los científicos han avizorado en las últimas décadas y sobre la que han emitido alertas de forma más insistente desde principios de este siglo. La magnitud del problema ha crecido en paralelo con el fuerte desarrollo industrial del sudeste asiático, tal es así que existen informes muy recientes confirmando que más de la mitad de los residuos plásticos que terminan en las aguas de los mares proviene de cinco países: China, Indonesia, Filipinas, Vietnam y Sri Lanka. 

MAFIA EN CATALUNYA. Se consolida la Camorra italiana en el país

El profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Palermo,  Giuseppe Carlo Marino, se refirió en su libro “Historia de la Mafia” (2002) a esta organización delictiva como “un poder en las sombras", no sin razón, y citó las palabras de un párroco del lugar: "El siciliano siempre ha sentido al Estado como un extraño que no interviene para hacer justicia contra la afrenta recibida". Este testimonio explica cómo se convierte il capo en la persona capaz de hacer justicia rápida y efectiva, bajo la premisa de que la familia es sagrada y el único lugar seguro. Este precepto ha favorecido una moral de la resignación, la obediencia y la complicidad. Y una única ley basada en el silencio: la omertà.