ELS AMICS DE LES ARTS. Divino tesoro.


Transmiten buenas sensaciones, tienen ese algo que hace falta para conectar con la gente. Caen bien, tienen simpatía, pero además son grandes músicos.


Se atreven a mezclar fútbol, mujeres y técnicas de ligue en una misma canción, o preguntarle a un poster de Jean Luc Godard por qué no se tiene suerte en el amor. Manejan un registro de humor muy interesante, inteligente y comprensible al mismo tiempo, mientras sus voces suenas tan afinadas como los Beach Boys o los Beatles.



Els Amics de les Arts son buenos y tienen suceso, algo no tan habitual en el caprichoso mercado de la música.


Una entrevista de Marcelo Espiñeira.



Cuéntanos un poco de esta historia de amigos que acabó en éxito musical.
DANI ALEGRET: Pues, la historia es muy curiosa. Nos encontramos conviviendo en un piso de la calle Muntaner en Barcelona. Y simplemente nos gustaba a todos la música, teníamos todos proyectos paralelos, yo tenía un grupo con Ferran (el guitarrista), Joan Enric tenía un grupo con otros colegas suyos, lo mismo que Eduard y cuando estábamos juntos nos apetecía hacer música. Una guitarrita, cuatro voces, en plan de broma. Y un día se les cruzaron los cables al Eduard y al Joan Enric y pensaron que debíamos grabar aquellas sesiones y presentarlas a un concurso. En un día lo grabamos, lo entregamos y llegamos a la final del Sona 9 (se ríe).  Eso fue en 2005. Y a partir de ahí, la historia ha sido continuar con esto hasta que el año pasado, después de hacer una gira complicada, tocando un día para doscientas personas y al otro delante de tres…literalmente (risas).


Dónde fue aquel concierto para tres espectadores?
En Terrassa, sala La Clave, no lo olvidaré. Fue muy bueno porque le devolvimos el dinero a las tres que vinieron. No supo tan mal que fuimos y les dijimos "no mira, no voy a cobrarte, disfruta del show y ya está". (risas)

Un show especial.
Lo pasamos bien. Pero después de esta gira caótica, donde aprendimos mucho, porque cuando las cosas no van bien se aprende mucho, pues decidimos que teníamos que grabar las canciones que terminaron en el "Bed and breakfast", nuestro último disco. Y ahí sí que nos liamos la manta en la cabeza e invertimos horas, dinero, vacaciones, novias…iba a decir… pero casi, casi. (se ríe) y de ahí salió este disco que nadie sabe bien por qué, pero que ha conectado muy bien con la gente y funciona.

Creo que manejan un humor muy interesante, y que además vuestras canciones tienen varios niveles.
Nos gusta pensar que tienen varios niveles. En general, me gustan las canciones que las escuchas una vez y te caen bien, pero que cuando las vuelves a escuchar continúas descubriendo nuevas cosas. Y supongo que como nos gustan este tipo de canciones, intentamos hacerlas de este modo. No siempre nos sale, pero lo intentamos.


También se percibe una complicidad muy interesante entre vosotros.
Supongo que es una combinación de convivencia real y horas de ensayos. Para llegar al nivel del "Bed and Breakfast" han hecho falta estos cinco años de trabajar mucho, de cagarla, de probar mucho, de ir entendiendo el gusto de la gente.

Los cuatro cantáis en todas las canciones e incluso hay alguna voz femenina muy buena también. Resultan muy agradables estos arreglos. 
En el concierto lamentablemente ella no está, ya nos gustaría que viniera la Judit Neddermann que es una gran cantante, pero de momento no podemos. Alguna vez vendrá. Sí que los arreglos de voces son algo bastante característico de Els Amics. También es cierto que en todos nuestros anteriores grupos, los cantantes éramos nosotros. Entonces yo supongo que nos encontramos con un problema y lo salvamos de la forma más equitativa posible, que era dividiendo entre cuatro y ya está… (risas). 

Cómo deciden que parte es para quién?
Del tema coral me suelo encargar yo porque tengo más formación clásica. Puedo mirar lo de coordinar las voces, pero intentamos que las voces aparezcan siguiendo el hilo de la historia que estamos cantando. Y luego en canciones como "Armengol" intentamos que las partes están muy partidas como para perder un poco al que las oiga. 


Vuestras letras resultan muy interesantes aún cuando el nivel de catalán del oyente sea muy bueno o no tanto.
Nos ha pasado de encontrarnos con público extranjero, casi siempre porque vienen con un amigo de alguien, y que nos digan: "me ha encantado". Vale, pero has entendido algo?. "No, no he entendido ni palabra, pero transmitíais lo que yo pienso y me ha gustado mucho"… Y te sorprendes. Las letras son la mitad del trabajo en nuestras canciones, por eso las trabajamos a fondo. Nos esforzamos mucho para que queden lo mejor posible.

Las trabajáis en grupo también?
Depende de qué canción. Cada canción tiene una historia diferente detrás, en cuanto a la letra y en cuanto a la música también. Con las letras puede suceder que el Joan Enric aparezca un día y diga: "oye chicos tengo una frase… Ai Jean-Luc!, ai Jean-Luc!, vull entendre-ho però no puc"…(risas). Nos quedamos todos en silencio, y luego: "es buenísimo, tío. Es el mejor verso que hayas escrito nunca". Y a partir de ahí, salió una canción. Desde cosas así hasta cosas más premeditadas como "Bed and breakfast" donde dijimos "hagamos una especie de musical dentro de una canción". Y ahí sí que nos dividimos el trabajo, ellos hacían la letra mientras el Ferran y yo preparábamos más la parte musical. Pero no hay ninguna letra que no la hayamos acabado entre todos, siempre es un trabajo bastante grupal. 


BED & BREAKFAST

Encuentran siempre el punto justo, lo cual ya es una rareza. Manejan un humor logradísimo y musicalmente tienen argumentos muy sólidos. Son absolutamente interesantes los arreglos de voces, los cuatro cantan y lo hacen muy bien. En este disco han basado sus esfuerzos en historias de encuentros y desencuentros amorosos y a partir del tema más trillado de la historia de la música grabada consiguen petróleo. Els Amics de les Arts componen y cantan en catalán, y encabezan a nivel de audiencias una generación de músicos locales que tiene muy buenas cosas que contar. Desde las divertidísimas “4-3-3” o “Les meves ex i tu” hasta la ácida y autocrítica “Liverpool” hay una distancia amplia y que puede completarse con joyas lánguidas como “Reyjavik” o rabiosas como “La merda se´ns menja”. Un disco increiblemente bueno.


Tenéis un sonido muy pulido.
Sí, los anteriores discos los habíamos grabado en nuestra humilde morada, que es un local de ensayo y un pequeño estudio. Pero para hacer este último disco decidimos que tenía que sonar muy bien. No simplemente queríamos que tuviera buenas canciones, sino que el sonido tenía que estar muy trabajado. Ferran, nuestro guitarra, también es técnico de sonido y quería meterse mucho en el tema con este disco. Fuimos al estudio Nómada 57, que es una gente de puta madre. Allí graban muchas cosas de jazz, tienen todos pianos de media cola, no son pianos eléctricos y se nota mucho. Las baterías están super bien trabajadas. Es un gran estudio. 


Me gustan esos videos donde tienen ese espíritu de estar siempre de coña.
Yo creo que a veces nos arrepentimos cuando grabamos algo. Luego de colgarlo, solemos pensar: "pero, por favor…qué hemos hecho?" (risas). Hay un video horrible grabado en una playa donde el Joan Enric se inventa un instrumento con un respirador que ahora nos estamos arrepintiendo de haberlo subido…Yo por suerte no salgo en ese (se ríe). Pero somos así, tampoco nos lo planteamos mucho. 

Sabéis reíros de vosotros mismos y eso es importante.
Es básico en la vida poder reírse de uno mismo. Sino te amargas mucho. No lo pensamos mucho, realmente somos así. Grabamos cuando nos apetece. Alguna vez hacemos algo más premeditado, alguna campaña para navidad o algo así. 


Habéis grabado unos dentro de los estudios de TV3 que son muy divertidos.
(Se ríe). Esto es por una manía de TV3, que son gente muy precavida y muy maja, y todas las veces que hemos ido nos han dado un margen como de ocho horas entre que llegas y sales a escena. Entonces cuando ya has probado sonido, ya te han maquillado, estás ahí en un camerino muy chulo, con unos canapés muy buenos, pero dices: "coño, ahora me quedan tres horas para la actuación…" y se nos dio por hacer estos videos por las instalaciones…(risas).

Y ahora estáis en plena vorágine de conciertos por aquí y por allá.
Estamos en ese momento que llevas años deseando, que nunca crees que llegará y que por primera vez en tu vida ves que es posible. Es alucinante lo que nos pasa ahora, estamos teniendo una media de tres conciertos por semana. Tenemos bolos cerrados hasta noviembre. Nos sentimos muy afortunados, sobre todo porque llevamos tiempo en esto y sabemos lo difícil que es. Con mis grupos anteriores tocaba entre tres y cuatro veces al año, como mucho. Y ahora es lo que toco en una semana. Y estamos muy agradecidos porque hay mucha gente haciéndolo muy bien y que no sabes por qué no lo consigue. Entonces, a disfrutar esta suerte que tenemos de que venga gente allí donde estemos yendo. En pueblecitos perdidos del Alt Empordá, donde sea se llena, es muy bonito y de agradecer.






Comentarios

Entradas Populares

LEO GENOVESE. Mate y jazz, entrevista con el pianista

LESLY KISS . Confesiones de una actriz porno

MAFIA EN CATALUNYA. Se consolida la Camorra italiana en el país