MOTOS ELECTRICAS, Mobecpoint instala puntos de recarga.


Escribe Lilian Rosales de Canals.


La apuesta certera por las energías limpias ha sido en innumerables ocasiones postergada por sus elevados costes económicos, por el cambio de infraestructuras y de rutinas que supone, y más aún, por la desaparición necesaria de algunos actores del escenario económico no contentos con esta sentencia. 


Sin embargo, nos quedamos atónitos al descubrir que algunas iniciativas consideradas progres en este sentido, son más antiguas de lo que imaginamos: antes de la era de los hidrocarburos, el coche eléctrico ya se conocía (entre muchas otras invenciones "limpias") y estaba en uso. Podría decirse que fue el precursor del vehículo de combustión interna (1900) tan criticado en la actualidad. Esta maravillosa creación a pilas se le adjudica al escocés Robert Anderson entre 1832 y 1839.


Así como los coches, las motos eléctricas tienes su origen a finales de 1860 (según las referencias de patentes encontradas)
y en 1911 ya se comercializaban. Hoy más sofisticadas pueden encontrase en todos los continentes y pareciesen ser una importante "novedad" capaz de contribuir en la ralentización del conteo regresivo hacia esta autodestrucción que aseguran expertos nos hemos labrado.


Ante la posibilidad de instaurar este recurso, era preciso entonces generar las infraestructuras para proporcionar el soporte tecnológico y de mantenimiento a estos vehículos de automoción.  Estaciones de repostaje, piezas de recambio y talleres.


Y en esta  dirección ha apuntado la empresa catalana Mobecpoint cuando, ya en junio del pasado año, anunciaba en el circuito de Montmeló su  iniciativa de instalar una estación para motos eléctricas. De esta manera pretendía dar respuesta a la demanda de una flota de motocicletas eléctricas, que se preveía alcanzará los 40.000 usuarios en 2016.
De este modo la instauración de la primera estación de repostaje para motos eléctricas, pionera en el país, aparece en Barcelona hace escasos días atrás ofreciendo la primera solución realmente efectiva y útil para el abastecimiento de estos vehículos eléctricos.


Primera estación Mobecpoint de recarga de motos eléctricas en Barcelona
Única en el mundo por su diseño, el sistema de gestión de la estación Mobecpoint permite al usuario reservar fecha para realizar la recarga así como decidir su duración.


La firma Mobecpoint, en colaboración con Schneider Electric e Iberdrola, ha inaugurado el pasado 8 de marzo en Barcelona la primera estación de recarga para motos eléctricas. Situada en el cruce de la calle Llull con Bac de Roda, cuenta con capacidad para recargar 6 motos eléctricas.


Estación de recarga Mobecpoint




Mobecpoint, acrónimo en inglés de "punto de movilidad eléctrica", es el primer salto consistente hacia la energía verde. Caracterizada por una sencilla instalación y reducidas dimensiones, esta estación ofrece además las ventajas añadidas de ofrecer máxima seguridad. A pesar de haber sido diseñada exclusivamente para la recarga simultánea de hasta 25 vehículos eléctricos de dos ruedas, ya sean bicis o motocicletas, su compatibilidad y modularidad le permite la conexión y recarga de otros vehículos eléctricos como coches, cuatriciclos además de otros dispositivos de movilidad tipo Segway, mediante  la instalación de accesorios modulares específicos.


Seguridad y funcionamiento
Pero su singularidad va más allá: cada usuario contará con una tarjeta compatible con todas las estaciones Mobecpoint. El diseño, por su parte,  incorpora un sistema de gestión inteligente que permite a los usuarios reservar fecha para la realización de la recarga y duración de la misma. Para hacer más ágil y personal el servicio, la finalización del proceso se comunica a través de correo electrónico. En este particular, la empresa ha informado que se está trabajando en una aplicación para smartphones que permitirá al cliente modificar la duración de cada recarga a través de la web o el móvil. 


La "inteligencia" de esta estación de recarga no se limita a ofrecer un servicio al usuario. También es "inteligente" a la hora de conseguir un grado de seguridad absoluta. Entre estos beneficios podemos mencionar que la recarga nunca se inicia si el enchufe no está correctamente conectado;  que a diferencia de otros puntos de recarga, las tomas de corriente nunca quedan abiertas o que la proximidad entre el vehículo y el punto de recarga minimiza completamente la posibilidad de que algún peatón tropiece con un cable, algo habitual en algunos puntos de recarga ya instalados.


Hasta el vandalismo urbano se ha tenido en cuenta y si alguien cortara la conexión entre moto y estación, el suministro eléctrico de ese punto concreto se anularía automáticamente mientras que el usuario sería avisado a través del teléfono móvil. Todos y cada una de estos servicios están monitorizados a través de un centro de control, encargado también de dar servicio y mantenimiento ante posibles incidencias.
La estación sólo utiliza electricidad procedente de fuentes de energía renovables con origen certificado y cuenta con un panel de placas solares para generar parte de la energía que se consume en cada punto.


En el desarrollo de la estación se  ha tenido en cuenta el aspecto estético y el diseño urbanístico procurando generar el menor impacto visual. El diseño original está ideado con la intención primaria de ser instalado en la vía pública aprovechando así los espacios habilitados como aparcaderos de motos, sin embargo, podría llegar a ser una alternativa para las flotillas de cuerpos de seguridad, empresas e instituciones en general que suelen aparcar en un área específica.


Vale señalar que en la puesta en marcha de este proyecto han participado junto a Mobecpoint, la empresa Schneider Electric aportando la tecnología necesaria para realizar la recarga e Iberdrola, como instaladora de las estaciones y suministradora de 'energía verde' de forma gratuita hasta 2012. El Ayuntamiento de Barcelona también ha tenido su cuota de participación mediante la cooperación ofrecida a través de la plataforma LIVE, impulsando el plan piloto de las estaciones de recarga dentro del marco de las iniciativas pioneras en Barcelona.


Con el ojo puesto más allá de nuestras fronteras, este proyecto, desarrollado y producido enteramente en Catalunya, ya cuenta con planes de expansión internacional hacia los mercados asiáticos y la cuenca mediterránea.

Comentarios

Entradas Populares

BITCOIN. Otra gran estafa?

LESLY KISS . Confesiones de una actriz porno

SINSENTIDO. La crisis catalana que debió haberse evitado