Ir al contenido principal

EL NIÑO DE LA HIPOTECA, le canta a Messi (con permiso de la novia).


Guiu Cortés (Barcelona, 1982) es conciente que su nombre es un tanto complicado de pronunciar, por eso ha tirado de su apodo para bautizar su último proyecto musical nacido en las redes sociales hace un par de años atrás. 


Una entrevista de Marcelo Espiñeira.


Su debut discográfico “Que te vaya bien” (2009) sorprendió a muchos periodistas que no le conocían de nada. Guiu supo aprovechar el empujón mediático y pronto sonaría en el espacio de Andreu Buenafuente con cierta asiduidad.




Buen conocedor de la arquitectura que un músico puede conseguir con una simple conexión a internet y un buen ordenador, El Niño de la Hipoteca se salteó los derroteros más desagradables que aguardan a la mayoría de los proyectos musicales nacidos desde la humildad del anonimato. Digamos que aprovechó su propia experiencia previa acumulada en varios proyectos de bandas de rock que no alcanzaron gran notoriedad.




Así fue que su hoja de ruta funcionó muy bien. Ganando algunos concursos para artistas noveles y aprovechando cada nueva oportunidad de tocar donde fuera. Ya con su primer disco consiguió tocar en el Festival Barna Sants 2009 con impactante suceso de público.



Posición geográfica
“Me confieso fan de Rage Against The Machine, pero no busco sonar en este estilo. También oigo a cantautores como Albert Plá, Silvio Rodriguez, Joan Manuel Serrat o grupos como La Cabra Mecánica. Me gustan muchas cosas y vengo de tocar en grupos rockeros, indies, hasta country, y he acabado aquí porque es un poco lo que se me da mejor” desliza sus influencias Guiu.



El sabe que su estilo de cantar puede ser comparable al de Dany Macaco o Muchachito, pero no es una cuestión que lo incomode para nada. 



Su música guarda alguna relación con la movida de Barcelona que ocupó el espacio preponderante after Manu Chao, pero tampoco es para encasillarla en un sitio determinado. 


Prueba de este eclécticismo es su nuevo disco donde convive una canción swing como “Ratones”, que incluye una generosa sección de vientos y contrabajo; y el coqueteo con el candombe rioplatense en el tema dedicado a Leo Messi, al fútbol y a la paciencia de las novias en general: “Se me suben los colores”.




La pelota
Al respecto del fútbol, Guiu me deja una anécdota: “Soy un aficionado total del Barça. Es más, el único concierto que tuve que anular en mi vida, fue por la afonía que pillé luego de gritar el gol de Iniesta en Stamford Bridge”, se ríe y prosigue hablando de Messi: “Luego de que Leo le marcara cuatro goles al Arsenal, no pude más que escribir esta canción. Lo mejor que tiene el fútbol son estas emociones que consigues cuando miras los partidos, que si las sabes manejar se convierten en algo muy sano. Recuerdo grandes canciones de Vinicius de Moraes que hablan de fútbol, creo que se puede hacer muy buena música con esta pasión, es algo que nos une”. 


Encontrar el punto
Escribir sobre temas que nos interesen a la mayoría, parece ser una premisa en la música de Guiu, como ya hicieran algunos cantautores que han brillado en el último siglo. Encontrar ese punto de unión para que las canciones circulen como la pólvora. Para que dejen de ser propias y se conviertan en públicas.






“Este es un proyecto que incluye a Javi Martin (bajo y producción) y a Miguel Pino (guitarras). Podría haber tomado el camino del cantautor solo con su guitarra sobre el escenario, pero he preferido dar más caña”.


Su segundo album “Mi novia de 2º B” da fe de este concepto cañero y consagra al Niño entre los números del momento.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hablaos y entenderos, si us plau...

Escribe Marcelo Espiñeira.

...“independencia es una palabra hermosa que inflama el corazón de los jóvenes y que moviliza a las gentes”...
Joan Manel Serrat
En ese vértigo tan excitante que se mueve la política whatsapp han ocurrido una serie interminable de megasucesos coordinados por una mayoría que responde obediente al llamado de una pretendida cita con la historia. En tan solo un par de semanas hemos pasado de aquella escena sensiblera -propia de un culebrón latino- cuando Carme Forcadell preguntara inocentemente (sic) a Marta Rovira si la "señora diputada tiene algo que decirme" para enseguida sancionar la Ley de Transitorietat -sin debate alguno con los opositores-… y luego a los palos indiscriminados de unos especialmente motivados policías antidisturbios “justicieros” que intentaban quedarse con las papeletas, las urnas y por lo visto… también con una muestra de sangre de los votantes que hacían barreras humanas, tal vez como recuerdo personal del crucero a Barcelona qu…

MAFIA EN CATALUNYA. Se consolida la Camorra italiana en el país

El profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Palermo,  Giuseppe Carlo Marino, se refirió en su libro “Historia de la Mafia” (2002) a esta organización delictiva como “un poder en las sombras", no sin razón, y citó las palabras de un párroco del lugar: "El siciliano siempre ha sentido al Estado como un extraño que no interviene para hacer justicia contra la afrenta recibida". Este testimonio explica cómo se convierte il capo en la persona capaz de hacer justicia rápida y efectiva, bajo la premisa de que la familia es sagrada y el único lugar seguro. Este precepto ha favorecido una moral de la resignación, la obediencia y la complicidad. Y una única ley basada en el silencio: la omertà. 

María Arnal y Marcel Bages. 45 cerebros y un corazón

Escribe Marcelo Espiñeira.

De tanto en tanto surgen obras que nos reconcilian con la música. Sin responder a necesidad comercial alguna, en total ausencia de tácticas y estrategias de mercado, un joven dúo de voz y guitarra ha sabido apropiarse de las raíces mediterráneas con naturalidad absoluta y presentarlas con impiadosa libertad artística en una grabación memorable. Me estoy refiriendo a los músicos María Arnal y Marcel Bages en su vibrante edición de "45 cerebros y un corazón" (Fina Estampa, 2017). 

Precedido por el bocado gourmet del EP "Verbena" (2016), la expectativa por la publicación de este debut era lógica. Sus canciones despojadas de artificio, sustentadas en la inmensa voz de María, el gusto exquisito de Marcel, unas letras con espeso sustrato y una musicalidad atemporal, poseen un peso específico fuera de lo común. Luego de oírlas entendemos que las necesitábamos por alguna extraña razón que ignorábamos previamente.

Una austera guarnición electrónica a…