Ir al contenido principal

GIANNI Y SUS MUJERES, Di Gregorio se ríe de si mismo.

Una crítica de
Marcelo Espiñeira.


Portarse bien no es tarea fácil para un hombre maduro que vive en Roma. Al menos esta es una de las ideas que desliza el nuevo filme del actor, director y guionista itálico Gianni Di Gregorio (Roma, 1950).


Precedida por su debut como director en 2008, la pequeña y agradable comedia “Vacaciones de Ferragosto”, su nueva producción se titula “Gianni y sus mujeres”. Un título muy justo, ya que el amo y señor de la historia ha elegido mostrarnos su particular relación con el género femenino que lo circunda.



Sesentón con pretensiones
El caso es que Gianni se presenta como un sesentón bien
conservado, prejubilado y encargado de las tareas domésticas de un hogar que comparte con su mujer, su hija y su proyecto de yerno.


No obstante, esta situación no tardará en verse afectada por una novedosa sensación de que el tiempo se le está escurriendo de las manos, mientras no hace nada más emocionante que mantener una idílica relación con una vecina mucho más joven que él, voluptuosa y decididamente provocativa. Claro, que sólo consigue pasearle su perro San Bernardo.





El chispazo en el cerebro de Gianni lo enciende un amigo abogado. Un gordinflón que gusta alardear de sus conquistas sexuales descaradamente, y que intentará abrir los ojos del oxidado protagonista. 


Hasta aquí, un guión muy propio de una comedia de vuelo raso, de humor picante o poco proclibe a la reflexión. Pero “Gianni y sus mujeres” no navega estas aguas poco profundas. Más bien, pretende explorar las complejas sinuosidades del hombre que encara la tercera edad. Se detiene en sus complejos más evidentes, señala sus deseos recurrentes, y hasta se compadece de su cruel destino.



Reirse de uno mismo
El retrato que Gianni elige para sí mismo (actor-director-guionista) nos suena autorreferencial, en el mejor sentido, justamente en aquel que sabe reirse de si mismo y sus debilidades o contradicciones. El gran acierto de este filme.


Un compendio interesante de personajes dan vida al mundo de Gianni. Su aristocrática madre venida a menos, manipuladora y esperpéntico ícono de una Roma burguesa del pasado. La relación que mantienen dará vidilla a varios pasajes de lo más divertidos de esta historia. Otro tanto resulta con el novio de su hija. Un jóven poco entregado al esfuerzo, instalado en su propia casa y por momentos fiel testigo de los cambios repentinos del protagonista principal.




Tradición

No hay forma de saber cuan atraído por la buena tradición de comedia costumbrista de su país se encuentra el autor. Pero es probable que bastante. O al menos lo suficiente como para intentar recrear con su segundo filme, aquel clima adorable que consiguiera el cine italiano en las décadas de los ´60 y ´70.  


Una tarea nada fácil, que tropieza en esta ocasión con algunos  baches narrativos o un incorrecto equilibrio en la fórmula que pretende fusionar lo reflexivo con lo simplemente ameno. “Gianni y sus mujeres” resulta demasiado seria para que la comedia se suelte o es algo etérea como denuncia.




Sin embargo, y pese a todos sus defectos, vale la pena reirse de este querible actor y sus desventuras. Al tiempo que imposible no pensar en la Italia que elige por mayoría a personajes políticos que se jactan de la dudosa moral que exhiben gran parte de los personajes de esta película. 


El costado reflexivo de la cinta no se anima a crecer o es demasiado sutil, y se ve devorado por la primera lectura. Aquella que no posee un despegue tan alto pero que al menos nos hará pasar un rato divertido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hablaos y entenderos, si us plau...

Escribe Marcelo Espiñeira.

...“independencia es una palabra hermosa que inflama el corazón de los jóvenes y que moviliza a las gentes”...
Joan Manel Serrat
En ese vértigo tan excitante que se mueve la política whatsapp han ocurrido una serie interminable de megasucesos coordinados por una mayoría que responde obediente al llamado de una pretendida cita con la historia. En tan solo un par de semanas hemos pasado de aquella escena sensiblera -propia de un culebrón latino- cuando Carme Forcadell preguntara inocentemente (sic) a Marta Rovira si la "señora diputada tiene algo que decirme" para enseguida sancionar la Ley de Transitorietat -sin debate alguno con los opositores-… y luego a los palos indiscriminados de unos especialmente motivados policías antidisturbios “justicieros” que intentaban quedarse con las papeletas, las urnas y por lo visto… también con una muestra de sangre de los votantes que hacían barreras humanas, tal vez como recuerdo personal del crucero a Barcelona qu…

María Arnal y Marcel Bages. 45 cerebros y un corazón

Escribe Marcelo Espiñeira.

De tanto en tanto surgen obras que nos reconcilian con la música. Sin responder a necesidad comercial alguna, en total ausencia de tácticas y estrategias de mercado, un joven dúo de voz y guitarra ha sabido apropiarse de las raíces mediterráneas con naturalidad absoluta y presentarlas con impiadosa libertad artística en una grabación memorable. Me estoy refiriendo a los músicos María Arnal y Marcel Bages en su vibrante edición de "45 cerebros y un corazón" (Fina Estampa, 2017). 

Precedido por el bocado gourmet del EP "Verbena" (2016), la expectativa por la publicación de este debut era lógica. Sus canciones despojadas de artificio, sustentadas en la inmensa voz de María, el gusto exquisito de Marcel, unas letras con espeso sustrato y una musicalidad atemporal, poseen un peso específico fuera de lo común. Luego de oírlas entendemos que las necesitábamos por alguna extraña razón que ignorábamos previamente.

Una austera guarnición electrónica a…

MAFIA EN CATALUNYA. Se consolida la Camorra italiana en el país

El profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Palermo,  Giuseppe Carlo Marino, se refirió en su libro “Historia de la Mafia” (2002) a esta organización delictiva como “un poder en las sombras", no sin razón, y citó las palabras de un párroco del lugar: "El siciliano siempre ha sentido al Estado como un extraño que no interviene para hacer justicia contra la afrenta recibida". Este testimonio explica cómo se convierte il capo en la persona capaz de hacer justicia rápida y efectiva, bajo la premisa de que la familia es sagrada y el único lugar seguro. Este precepto ha favorecido una moral de la resignación, la obediencia y la complicidad. Y una única ley basada en el silencio: la omertà.