PARA RECORTAR, las medidas del PP despiertan la España autoritaria.

Escribe Lilian Rosales de Canals.



Al parecer ha vuelto la España autoritaria de la que supimos muchos a través de los libros de historia. Un fantasma que nunca dejó de pulular entre algunas consciencias. Bajo la excusa dudosa de la crisis, la derecha más recalcitrante "cercena" las libertades, erosiona el estado de bienestar y corroe las bases de las Autonomías.


Esfuerzos, inversiones y afinamientos administrativos, logro de 40 años que parecían apuntar a este país en la carrera por la excelencia, con un plumazo son lanzados al cubo de la basura.

Suena el silbato de la Aguirre en una "sugerencia": suspender al máximo las competencias de salud, educación y justicia a las Autonomías, ahorcadas ya por los recortes previos aplicados. Era de esperar que el contador se pusiera a cero en una carrera directa rumbo a la re-centralización del Estado. Por si fuera poco, cual plan orquestado, el ministro del interior Jorge Fernández Díaz dicta la medida de abrir expedientes a cuanto joven proteste en las calles. 
Está clarísimo que quieren inocularnos el miedo intravenoso. Inmovilizar para que, sumisos, digamos "amen" al rosario de medidas. Lo más preocupante es que la coacción pareciera procurar la extensión de sus efectos en el tiempo, con una suerte de modificaciones sistémicas profundas.

Aceptar el ataque contra la educación es ponernos a hacer fila para recoger la propia mordaza intelectual. El tijeretazo educativo acallará las consciencias y convertirá a las siguientes generaciones en borregos que corearán sin cuestionamientos un "yo creo" o un "yo acato", mientas otras tramas similares a la de Gürtel, bajo otro nombre expolien al país y con ello a nuestros bolsillos.

El ministro Montoro, nuestro Sheriff de Nottingham.
La oposición, como es tradicional en el sistema pendular reinante, ahora encarna la culpa de todas las malas pasadas, son los herejes responsables de la ruptura del pacto de estabilidad ¿acaso no es el actual gobierno quien incumple con lo pactado en agosto de 2011? Ahora, los funcionarios son responsables de gran parte del agujero negro que devora los recursos porque se toman un café a media mañana, pero nuestros gobernantes no aplican su copago a los cuantiosos viáticos asignados para tomar las medidas que estrangulan al resto de la población. 

Las Autonomías apuradas por dar la cara ante el apriete de tuercas reaccionan en algunos casos como aquellas familias sumidas en una gran crisis social y económica. Relatos ajenos por sórdidos, donde se recurre a la prostitución y la venta de drogas como alternativa. Nunca visto en la historia, hasta los Ayuntamientos entran en la tónica abrumados debido a penosas presiones. Es el caso del municipio tarraconés de Rasquera, cuya insólita propuesta de plantar marihuana bajo el consentimiento de la autoridad local, muy probablemente responda a la necesidad de saldar balances negativos en sus cuentas. 

En sintonía, desde las élites de Madrid y Catalunya, se propicia la llegada de nuevos chorizos y toda la subcultura del vicio aupando al Megacasino Eurovegas del magnate Adelson. Contradictorio como estos tiempos, porque si ello significa evasión fiscal, favorecimiento a los paraísos fiscales y mafias, nada es un obstáculo mientras traiga dinero. 

Andalucía es el blanco de todas las críticas y ha servido de chivo expiatorio ante la proliferación de largos dedos en la administración (aunque todos sabemos que no son sólo de patrimonio andaluz) para hincar el diente en sensibles áreas como la de los fármacos. Una gestión que intentaba ahorrar mil millones de euros en gastos del sector. 

Si nuestra capacidad de asombro no está colmada, nada más inverosímil que la ruindad y temeridad de atentar contra el futuro y el bienestar mediante el recorte en Educación y Sanidad, con un soterrado interés por imponer las privatizaciones bajo la excusa de una dudosa eficiencia. Modelo que responde a su ideología e intereses donde lo público queda fuera del plan. Televisoras, radios, centros de asistencia, escuelas, todo pasa por el tamiz del "reordenamiento neoliberal".

No es extraño que alguno en un arrebato de sinceridad deje entrever las ideas primigenias. El portavoz de Sanidad del Grupo Parlamentario Popular en el Senado, Jesús Aguirre, al culminar las elecciones andaluzas, dijo eufórico: "ahora que no estamos en campaña"…"es el momento de decir la verdad": "hablar de solidaridad, universalidad o gratuidad de la sanidad en España es una utopía". 



El gran problema es que tienen mayoría y pueden, todopoderosos, imponer sus criterios, su cinismo, su engaño, admitir que nos han mentido sin que podamos hacer mucho, mientras nos someten a su forma de estrangular de a poco.

¿Pero a quiénes pretenden engañar? Dicen que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad y hay algo de eso. Están anestesiando nuestra capacidad de asombro. A más, no podemos negar que como colectivo "desnortado" carecemos de asidero ético para exigir un proyecto político a medida. De lo contrario, no estaríamos resignados e impasibles aceptando lo que injustamente se nos impone. Hundidos en una degradación cívica. La educación de calidad precisamente es el instrumento capaz de evitar estos abusos.

Al asociar los recortes "exclusivamente" con la crisis, el gobierno desvincula sus motivaciones centralizadoras de las medidas adoptadas y cambios del modelo de gestión. De esta manera, los recortes sociales propuestos pretenden justificar como única vía el nuevo sistema impuesto (bajo la presión de Bruselas) frente a las posibles reivindicaciones y alternativas. La política dominante instituye pues, contra toda lógica de negociación preestablecida, sus fórmulas como parámetro absoluto de racionalidad, objetividad y universalidad. 

La prédica de Rajoy trasluce el principium individuationis del capitalismo que encubre un real temor por los movimientos sociales y un aparente rechazo a la solidaridad. Y arrogándose el derecho concedido de representar a la voluntad popular, lo ejerce con clara preferencia por la defensa de los intereses de la clase acaudalada: como es el caso de la amnistía fiscal a los grandes evasores, mientras se estrangula al autónomo o al sujeto individual que pena por conservar su casa. En la línea del control social se reduce la protesta que impugna esos intereses al rango de delincuentes comunes. El anuncio de Fernández Díaz en cuanto a los "delitos de integración a banda criminal" por parte de aquellos que convoquen a marchas violentas por internet  tiene muchos matices de difícil interpretación.

La situación paroxística provocada por el derrumbe de la UE acorrala a sus dirigentes y hace aflorar los resortes de control férreo de la línea dura de la derecha. Sin coherencia discursiva, imposibilitan el consenso y acusan a las instituciones democráticas de no sumarse, como en el caso de CCOO y partidos políticos españoles. 

Angela Merkel y Mariano Rajoy, una extraña pareja.
Empeñar el futuro
Pero el más duro de los ataques se ha alzado sobre el bastión del régimen de bienestar. Educación y Salud. El ministro de Educación, José Ignacio Wert, quien no se tomó la molestia de seguir el protocolo de enviar el texto a los consejeros de educación, les reunió para ponerles al tanto de lo que ya estaba establecido: un nuevo recorte de 3.000 millones en su cartera. Novedosa forma de disfrazar un autoritarismo barato. Sin derecho en la práctica a disentir, los cabezas autonómicas afectadas deberán recibir la piedra en el propio tejado y con el nuevo catecismo en mano, organizar aulas con más alumnos, menos profesores trabajando más horas por menos dinero. La medida pondrá a 23.000 educadores  en la calle, según cifras que calcula UGT

En esta suerte de desatino discursivo el aumento del límite de alumnos por clase se contradice con los objetivos marcados por el gobierno en el propio proyecto de Presupuestos Generales del Estado donde señala que  "el programa de Educación secundaria, formación profesional y Escuelas Oficiales de Idiomas, que tiene como objetivo tratar de responder a los requerimientos de la sociedad a través de una apuesta decidida por la mejora de la enseñanza sostenida con fondos públicos, considerando esencial la plena escolarización e insistiendo en la necesidad de obtener los ratios profesor/alumnos, alumnos/grupos, cada vez más favorables".

El tijeretazo exigido de esos 3.000 millones en Educación se suma a los 3.400 que ya habían hecho las Autonomías en el sector, para conformar un total de 12 % de inversión por debajo de la realizada en 2010, en el momento en el que la deserción escolar había alcanzado cotas a la baja jamás vistas.

La medida supone también el incremento de las matrículas universitarias y la reducción del número de carreras, eliminando las que tienen pocos alumnos sobre la base diagnóstica de una "sobredimensión y bajo rendimiento de la educación Superior" existente, que ha sido desmentida por expertos en los días recientes.

Wert tiene el cinismo de decir que no habrá deterioro en la educación pública con la medida que significa una vuelta a los esquemas de los años 70 (según CCOO) y lo que ofrece es un soporte legal a los recortes que ya se venían produciendo en Valencia donde los educadores cobrarán 3.000 euros menos al año. Mientras en la comunidad de Madrid se especula que los presupuestos para la educación concertada se han visto incrementados.

El discurso pleno de paradojas del presidente y sus ministros, es todo un insulto a la inteligencia ciudadana. Para quienes gestionan el poder, la educación debería ser una prioridad presupuestaria y política, antepuesta a la adquisición ingente de aviones militares. Es un motor económico y la herramienta por excelencia para crear una relación óptima con el mundo. En tal sentido, es inaudito confundir avances hacia objetivos de estabilidad presupuestaria y empeño del futuro. Pero parece que el PP mide todo en términos monetarios.

El ministro de Educación, José Ignacio Wert.
¿Somos todos iguales?
Bajo similar pretexto defienden el "guadañazo" de 283 millones a la Ley de Dependencia y 3.700 millones del gasto farmacéutico, poniendo la cabeza de los pensionistas en la guillotina para que paguen el 10% de los medicamentos, otra promesa incumplida. Oportuna denuncia la del exsecretario general del Ministerio de Sanidad Martínez Olmos (PSOE) que afirma "El Gobierno sube un 1% las pensiones a los jubilados pero les quitará el 4% de su pensión para pagar medicinas".

El recorte sanitario pretende un ahorro de otros 7.000 millones de euros mediante el aumento del copago de los medicamentos, las prótesis, los dietéticos y del transporte en ambulancia no urgente. Actuaciones insolidarias, que estaban prediseñadas desde el laboratorio de ideas de FAES (presidido por José Mº Aznar) y que evidentemente no figuraban en el programa electoral del PP. Si no falla nuestra memoria, Rajoy en campaña dijo: "no subiré los impuestos" y ya presidente: "no introduciré el copago en Sanidad".

También la crisis representa una oportunidad para cristalizar las inmutables fobias y obsesiones de la derecha. 150mil inmigrantes y cualquier irregular (sin cotización) sufrirán la retirada de su tarjeta sanitaria gratuita. Agresión a los derechos constitucionales de España y a los recogidos en el artículo 25 de la Declaración Universal de los DDHH, que deberán administrar las Autonomías.

El discurso es tan volátil en esta administración que difícilmente podremos dormir tranquilos con ninguna medida. Cada nuevo día caduca el lindero del recorte y nos despertamos con la noticia de que van a por más. Lo que parece quedar claro son las ganas de adelgazar el sistema público y abrazar a las privatizaciones en un diseño de servicios que distinga entre ricos y pobres. No olvidemos que la Constitución establece que "todos somos iguales".

En este escenario resulta absolutamente imposible cualquier consenso. Cuando el discurso es incoherente para soportar la "legitimidad" del poder, solo queda imponer el criterio mediante órdenes. La tiranía tiene mil caras, aún dentro de un régimen de libertades. Obligados a callar y obedecer, somos actores de una obra que tiene su inspiración en un pasado que se han negado a enterrar.


Comentarios

Entradas Populares

María Arnal y Marcel Bages. 45 cerebros y un corazón

Herederos. Un derecho previsional

LESLY KISS . Confesiones de una actriz porno