Ir al contenido principal

SILVIA PEREZ CRUZ. La nitidez de las emociones.


Escribe Marcelo Espiñeira.
Foto de Lurdes R. Basolí.


Con la reciente edición de “11 de novembre” (Universal Music) se confirma aquello que Silvia Pérez Cruz (Palafrugell, 1983) venía insinuando en los últimos años, su voz no tiene desperdicio alguno. 


Cantante delicada si las hay, luego de participar en dieciséis producciones discográficas previas, por fin le llegó la hora del disco que lleve su nombre y apellido en la portada, amén de representarla fielmente de principio a fin. Trece canciones que sirven para descubrir de manera cabal su magnitud como compositora, arreglista y, por supuesto, intérprete.

El album incluye, por primera vez, sus propias creaciones grabadas en un estudio. Experiencia que el músico y productor Refree compartió con la gerundense, como ya lo hiciera en el pasado (vale recordar el bello proyecto “Inmigrasons” de 2006). Acreditando su confianza en la sociedad musical, Silvia libera su faceta más intimista y personal en un repertorio que sin complejos surfea por espacios poco frecuentados, nostálgicos casi siempre, iluminados sólo por la nitidez de las emociones. Pérez Cruz se presenta con una madurez arrebatadora, conquistando sus propios límites sensibles, exprimiéndose en la cuidada y artesanal exposición que significan estas bellas canciones.




Sus vías expresivas son variadísimas como sus registros. Puede conmover al tibio ritmo de un fado poco convencional como en la bellísima “Pare meu” (con letra de María Cabrera), una estación fundamental en este viaje emotivo con varios momentos dedicados a su padre (Castor Pérez, músico especializado en habaneras fallecido a finales de 2010). O en “Não sei”, delicioso ejercicio tropicalista que encuadraría a la perfección en un inspirado disco de Caetano Veloso y que también se relaciona en este intenso  homenaje familiar, por ser la canción preferida de su padre. 

La lengua portuguesa le sienta demasiado bien a esta cantante que lleva la plasticidad del jazz en las venas (su maravilloso disco con Javier Colina Trio es la mejor muestra en este sentido). Y aunque este nuevo disco sólo podría ubicarse en las bateas jazzísticas en un país como Estados Unidos, su versatilidad artística debe entenderse desde esta visión amplia que otorga el género americano a quienes bucean en él. 

“11 de Novembre” es una piedra fundamental en la carrera de Silvia Pérez Cruz, entre otros motivos porque la descubre como guitarrista: “sin duda, lo más complicado del disco para mí”, en palabras de la propia artista. Quien echó mano del clarinete, el saxo y el piano como herramientas esenciales para cincelar la atmosférica poesía que inunda su disco.


Luego de años comprometida en proyectos valiosos como el cuarteto femenino de flamenco fusión Las Migas, el dúo Llama (con el percusionista israelí Ravid Goldschmidt) y con diversos grupos de jazz (Joan Díaz Trio, Joan Monné o Javier Colina Trio), el alma de Silvia se percibe latiendo a cada instante, en un dispendio de honestidad que el oyente no puede pasar por alto.  No por nada, su figura ha alcanzado para abarrotar un Teatre Liceu en Barcelona.

El momento ya ha sido retratado, como ella bien ha querido: “este disco es fruto de la necesidad, tenía que sacar estas canciones de alguna manera porque iban a pasarse, a perder cualquier actualidad”. El futuro se avisora promisorio para Silvia Pérez Cruz, solo resta que mantenga esta misma necesidad efusiva que ha evidenciado en su flamante ópera prima.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Hablaos y entenderos, si us plau...

Escribe Marcelo Espiñeira.

...“independencia es una palabra hermosa que inflama el corazón de los jóvenes y que moviliza a las gentes”...
Joan Manel Serrat
En ese vértigo tan excitante que se mueve la política whatsapp han ocurrido una serie interminable de megasucesos coordinados por una mayoría que responde obediente al llamado de una pretendida cita con la historia. En tan solo un par de semanas hemos pasado de aquella escena sensiblera -propia de un culebrón latino- cuando Carme Forcadell preguntara inocentemente (sic) a Marta Rovira si la "señora diputada tiene algo que decirme" para enseguida sancionar la Ley de Transitorietat -sin debate alguno con los opositores-… y luego a los palos indiscriminados de unos especialmente motivados policías antidisturbios “justicieros” que intentaban quedarse con las papeletas, las urnas y por lo visto… también con una muestra de sangre de los votantes que hacían barreras humanas, tal vez como recuerdo personal del crucero a Barcelona qu…

María Arnal y Marcel Bages. 45 cerebros y un corazón

Escribe Marcelo Espiñeira.

De tanto en tanto surgen obras que nos reconcilian con la música. Sin responder a necesidad comercial alguna, en total ausencia de tácticas y estrategias de mercado, un joven dúo de voz y guitarra ha sabido apropiarse de las raíces mediterráneas con naturalidad absoluta y presentarlas con impiadosa libertad artística en una grabación memorable. Me estoy refiriendo a los músicos María Arnal y Marcel Bages en su vibrante edición de "45 cerebros y un corazón" (Fina Estampa, 2017). 

Precedido por el bocado gourmet del EP "Verbena" (2016), la expectativa por la publicación de este debut era lógica. Sus canciones despojadas de artificio, sustentadas en la inmensa voz de María, el gusto exquisito de Marcel, unas letras con espeso sustrato y una musicalidad atemporal, poseen un peso específico fuera de lo común. Luego de oírlas entendemos que las necesitábamos por alguna extraña razón que ignorábamos previamente.

Una austera guarnición electrónica a…

MAFIA EN CATALUNYA. Se consolida la Camorra italiana en el país

El profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Palermo,  Giuseppe Carlo Marino, se refirió en su libro “Historia de la Mafia” (2002) a esta organización delictiva como “un poder en las sombras", no sin razón, y citó las palabras de un párroco del lugar: "El siciliano siempre ha sentido al Estado como un extraño que no interviene para hacer justicia contra la afrenta recibida". Este testimonio explica cómo se convierte il capo en la persona capaz de hacer justicia rápida y efectiva, bajo la premisa de que la familia es sagrada y el único lugar seguro. Este precepto ha favorecido una moral de la resignación, la obediencia y la complicidad. Y una única ley basada en el silencio: la omertà.