Ir al contenido principal

Cuando la buena música supera la crisis. Crónica del 38º Festival Internacional de Música de Cambrils.

Ni los escasos presupuestos para cultura, ni el calor intenso han podido parar al Festival Internacional de Música de Cambrils, transformando la cita en una interesante muestra de música de factura local.

Jazz, tango, flamenco, pop, gospel y folk confluyeron en un programa generoso en calidad y ajustadísimo en lo económico. Notándose como única presencia "mediática" la de un Miguel Bossé reinventado por enésima oportunidad y acaparando (como siempre) multitudes para estadios de fútbol.

Pero, lejos de las grandes muchedumbres, otras músicas que requieren de una atención más sensible, también lograron convocar una asistencia de público razonablemente abundante. En el concierto (Parc del Pinaret) de Andrea Motis y Joan Chamorro contamos más de seiscientas personas. Otro tanto sucedió con el clamoroso cierre de Las Migas en el mismo espacio al aire libre (y húmedo).




El Quinteto de Marcelo Mercadante prometía un encuentro cercano con el mejor tango "made in Europe" y no defraudó. El bandoneonista porteño se lució en una generosa sesión de hora y media que incluyó tres clásicos del mítico compositor Astor Piazzolla (Michelangelo 70, Adios Nonino y Libertango), el mismo que incrusta a fuego la impronta musical del propio Mercadante. Este talentoso autor tampoco perdió la ocasión para presentar en sociedad tres nuevas composiciones que incluirá en el disco que piensa grabar en la mayor brevedad. El resto del concierto se consumió en un didáctico repaso por la prolífica carrera del joven tanguero, quien lució acompañado por cuatro músicos excepcionales, en especial:  la violinista Olvido Lanza y el pianista Gustavo Llull



El jazz reservó su espacio de privilegio para la noche del 10 de agosto. El curtido líder de la Sant Andreu Jazz Band, Joan Chamorro, junto a la experimentada guitarra de Josep Traver desplegó candor y variadísimos colores en sociedad con la extrema juventud de la grácil Andrea Motis (con solo 17 años a sus espaldas) en trompeta, saxos alto y soprano y voz principal. El combo se completó con otro trío tan sólido como nobel: Eva Fernández en saxos alto y soprano y voces,  Iscle Datzira en saxo tenor y Esteve Pí en batería. El ecléctico repertorio del sexteto se nutre de standards del hardbop y la bossanova. No faltaron "Body and Soul" o "Desafinado", destacando la incipiente sensualidad de Andrea Motis y la experta conducción de Chamorro



El cierre del Festival estuvo a cargo de un cuarteto en franco ascenso. Desde sus entrañas flamencas, Las Migas, desarrollan una música con personalidad propia y una intensidad poco frecuente. Su directo es magnífico, asentado en la ductilidad ofrecida por el tandem de guitarras que integran Marta Robles e Isable Laundenbach, la virtuosa Lisa Bause al violín y acordeón, y el liderazgo indiscutible de una Alba Carmona (en voz) impresionante. 
El grupo ha sabido superar la salida de una figura de la talla de Silvia Pérez Cruz y ahora luce arrollador, con una escena muy cuidada y un show que merece oirse al detalle, conciso pero sin desperdicio. Las Migas fueron calentando el ambiente "poc a poc" y acabaron ovacionadas por un público que se quedó hambriento de más migajas. El colofón ideal para despedirse con ganas de más Cambrils en 2013.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Hablaos y entenderos, si us plau...

Escribe Marcelo Espiñeira.

...“independencia es una palabra hermosa que inflama el corazón de los jóvenes y que moviliza a las gentes”...
Joan Manel Serrat
En ese vértigo tan excitante que se mueve la política whatsapp han ocurrido una serie interminable de megasucesos coordinados por una mayoría que responde obediente al llamado de una pretendida cita con la historia. En tan solo un par de semanas hemos pasado de aquella escena sensiblera -propia de un culebrón latino- cuando Carme Forcadell preguntara inocentemente (sic) a Marta Rovira si la "señora diputada tiene algo que decirme" para enseguida sancionar la Ley de Transitorietat -sin debate alguno con los opositores-… y luego a los palos indiscriminados de unos especialmente motivados policías antidisturbios “justicieros” que intentaban quedarse con las papeletas, las urnas y por lo visto… también con una muestra de sangre de los votantes que hacían barreras humanas, tal vez como recuerdo personal del crucero a Barcelona qu…

María Arnal y Marcel Bages. 45 cerebros y un corazón

Escribe Marcelo Espiñeira.

De tanto en tanto surgen obras que nos reconcilian con la música. Sin responder a necesidad comercial alguna, en total ausencia de tácticas y estrategias de mercado, un joven dúo de voz y guitarra ha sabido apropiarse de las raíces mediterráneas con naturalidad absoluta y presentarlas con impiadosa libertad artística en una grabación memorable. Me estoy refiriendo a los músicos María Arnal y Marcel Bages en su vibrante edición de "45 cerebros y un corazón" (Fina Estampa, 2017). 

Precedido por el bocado gourmet del EP "Verbena" (2016), la expectativa por la publicación de este debut era lógica. Sus canciones despojadas de artificio, sustentadas en la inmensa voz de María, el gusto exquisito de Marcel, unas letras con espeso sustrato y una musicalidad atemporal, poseen un peso específico fuera de lo común. Luego de oírlas entendemos que las necesitábamos por alguna extraña razón que ignorábamos previamente.

Una austera guarnición electrónica a…

MAFIA EN CATALUNYA. Se consolida la Camorra italiana en el país

El profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Palermo,  Giuseppe Carlo Marino, se refirió en su libro “Historia de la Mafia” (2002) a esta organización delictiva como “un poder en las sombras", no sin razón, y citó las palabras de un párroco del lugar: "El siciliano siempre ha sentido al Estado como un extraño que no interviene para hacer justicia contra la afrenta recibida". Este testimonio explica cómo se convierte il capo en la persona capaz de hacer justicia rápida y efectiva, bajo la premisa de que la familia es sagrada y el único lugar seguro. Este precepto ha favorecido una moral de la resignación, la obediencia y la complicidad. Y una única ley basada en el silencio: la omertà.