EL REINO DEL JUEGO. La disputa por Eurovegas.

Una investigación de
Lilian Rosales de Canals.


Donde la mayoría de los observadores ve la ruina, Sheldon Adelson ve una oportunidad. El magnate americano que hizo fortuna a partir de sus casinos en Las Vegas y ha expandido su imperio del juego hasta Pennsylvania, Macao y Singapur quiere aprovechar las vacas flacas europeas.

La enfermedad de España es una gran ocasión para el ultrasionista y neoliberal empresario como evidencian sus declaraciones (durante una conferencia de inversores en los EEUU, recogidas por el periodista americano Jonathan Blitzer) donde afirma que la alta tasa de desempleo española garantiza el apoyo gubernamental a su proyecto. 

Lo que parece tener seguro el habilidoso multimillonario es que, ya sea Barcelona o Madrid, el territorio es increíblemente fértil y corren muchos vientos a favor. 

El proyecto Eurovegas supone innegables beneficios económicos, otro cantar es si estos se encuentran ajustados a los cálculos expresados a modo de promesas, cosa que los expertos se han dedicado en los últimos días a desmentir. Ni la creación de 250.000 puestos de trabajo ni su carácter de "turismo familiar" parecieran estar garantizados. No es de desdeñar el efecto económico positivo que en casos anteriores ha generado la instalación de casinos en EEUU, Australia, etc.: inversiones, construcción de infraestructuras, generación de empleos y formación. El incentivo al turismo y la reactivación de otras industrias subsidiarias como la hotelera o las agencias de viaje son innegables. Hasta aquí todo parece interesante y apetecible, atractivo e inocuo. Y es por demás, el argumento esgrimido por los gobiernos autonómicos ansiosos tras el maletín de Mr. Adelson.  

Sin embargo, el verdadero lado oscuro pasa por la inevitable generación de gravísimos problemas sociales, advertidos ya por una pluralidad de sectores y negados por los abanderados del proyecto. Incomprensible actitud que solo tiene una explicación en la absoluta incapacidad, la enorme ignorancia o la desmedida ambición.


Existe una cuantiosa literatura a la que parecen no acceder quienes toman las decisiones trascendentes, cuando el enchufe de dineros al torrente sediento de las arcas públicas es la prioridad que obnubila los sentidos.

ALCOHOL, DELINCUENCIA Y PROSTITUCIÓN

La excelente factura de las investigaciones que citaremos, la solidez de la evidencia empírica que les sostiene, el prestigio de las instituciones que le promueven y la imparcialidad que identifican los expertos, convierten a estos estudios en una justificada persuasión en cuanto al riesgo socioeconómico del Eurovegas.

Entre los estudios punteros destacan los realizados por la Productivity Commission en países como EEUU, Australia y Canadá, donde a la sombra del fuerte desarrollo de la industria del juego se ha levantado una escuela dedicada a investigar el negocio, los factores involucrados y sus efectos.

Entre las conclusiones más relevantes destacan que, tras la masiva instalación de los casinos en EEUU en el pasado siglo, se ha generado un notorio cambio de hábitos en los estadounidenses, quienes gastan más en apuestas de juego que en ir a cines, comprar películas, visitar parques temáticos o asistir a un estadio para ver un partido de baseball. 

Según las evidencias empíricas, una desventaja social del casino es el alto consumo de alcohol que promueve. Aunque el objeto del negocio no es su venta, está claro que la ingesta de alcohol determina gran parte de las dinámicas criminogénicas al inducir la toma de decisiones impulsivas, determinantes en el incremento de las apuestas. También destaca la conexión entre el jugador adicto, el alcohol y las drogas. Según indican diversos autores, el impacto de los casinos en el consumo de las drogas prohibidas es indirecto, como lo es en la comisión de pequeños delitos que ocurren dentro de sus instalaciones. Mientras que los robos, trampas en los juegos, propuestas de prostitución, circulación de drogas se cometen veladamente (de ser visibles, se evita a la policía para no empañar la imagen del negocio), fuera de él, las zonas próximas quedan a merced de drogadictos, alcohólicos y prostitutas cuya influencia puede extenderse a mucha distancia. Un hot spot (o punto caliente, según la jerga criminalística) donde el abuso de estupefacientes y alcohol propicia actividades criminales según señala Grant Sitt (1)


Yu Hsing (2) señaló -a partir de un estudio realizado en 48 condados norteamericanos- un aumento de un número de arrestos relacionados con las drogas ilegales en los condados donde el juego está legalizado. 

En 1983, Sternlieb y Hughes indicaron que en Atlantic City la prostitución se había esparcido tanto que el jefe de policía recomendó que en lugar de controlarla se debía legalizar. También Las Vegas es una clara muestra del florecimiento de casas de acompañantes, masajistas y servicios similares.


MAFIAS Y CORRUPCION
Pero quizá la implicación más seria radica en la proliferación de las mafias y la delincuencia organizada. EEUU es una prueba fidedigna de este histórico matrimonio entre crimen organizado y casinos. Los complejos de Las Vegas y Atlantic City son un buen ejemplo de ello, aunque se esfuercen por reafirmar su imagen de empresas lícitas que cotizan en bolsa, sujetas a estrictos controles. Sin embargo, destaca Jey Albanese (3) que en EEUU se mantiene un fuerte vínculo del crimen organizado con dichos establecimientos en sensibles áreas como la recogida de basura, el tráfico de drogas, el mantenimiento y limpieza, la provisión de insumos, la construcción de locales, el suministro de licores y hasta en la implementación de las trampas de juego dentro de las instalaciones. 

Casos más emblemáticos como el de Turquía, donde se clausuraron 78 casinos en 1997 por los arraigados nexos entre mafias y políticos corruptos, refuerzan esta tendencia. Rusia representa otro foco de atención y denuncia constante. En Macao se hacen redadas policiales masivas relacionadas con triadas chinas fuertemente activas en la zona. No cabe dudas de que se trata de un denominador común que apunta hacia la evidencia de que los grupos criminales se interesan y operan a la sombra de estos negocios debido a la gran cantidad del dinero circulante, la facilidad para su lavado y la evasión de los impuestos.



MACAO
Según el informe del gobierno norteamericano sobre la Estrategia de Control Internacional del Narcotráfico (2011) “Macao es el principal mercado del juego del mundo (...) y existe riesgo de blanqueo de dinero y financiación de actividades terroristas. Las principales actividades criminales son delitos relacionados con drogas, crimen organizado y apuestas ilegales".
La gallina de los huevos de oro de Mr. Adelson está constantemente vinculadas con las actividades delictivas de las triadas chinas 14K y Shui Fong. Aunque durante la última década la violencia no alcanzara los níveles de años anteriores, la reciente agresión perpetrada contra tres ciudadanos chinos ha despertado el recuerdo de los ajustes de cuentas, enfrentamientos y asesinatos por el control de las salas acontecidos a finales de 1999.


Es importante destacar que la industria de los casinos es harto conocida por sus esfuerzos promotores y las fuertes conexiones políticas que desarrolla. Así se ha preocupado por patrocinar estudios propios que desvinculan sus actividades de toda implicación criminal. Las investigaciones de Margolis en Altlantic City no encontraron relación alguna entre los elementos citados ya que fueron financiados por la Asoc. Gremial de la Industria de los Casinos de los EEUU.

Sin embargo, el más significativo y exhaustivo de los estudios: Casinos, Crime, & Community Costs (2004) sirve de fundamento a muchos otros teóricos. En este análisis Earl Grinols y David Mustard profundizan en el impacto (medido a partir de las 7 variables del FBI) que ejercen los casinos en diversas comunidades de los EEUU (1977-1996) y concluyen que efectivamente los casinos aumentaron todos los delitos, excepto el asesinato.
El estudio señala que el aumento de la delincuencia es progresivo y responde a un patrón muy consistente de crecimiento, donde existe un innegable efecto beneficioso poco después de la apertura derivado de un aumento de las oportunidades de empleo y mejoras salariales para los trabajadores poco cualificados, así como un incremento de la vigilancia policial. Pero el aumento de personal inicial supone un crecimiento insostenible en el tiempo y la aparición de los jugadores patológicos marca un punto de inflexión que invierte esta dinámica positiva. Los datos muestran que los delitos inducidos y los efectos de mitigación de los mismos (como el control policial) se compensan entre sí poco después de la apertura, pero con el tiempo dominan los efectos negativos y se incrementa el crimen en los años siguientes


Según las estimaciones, entre el 5,5% y el 30% del crimen en los condados estudiados se puede atribuir a la presencia de los casinos. Esto se traduce en un costo social de 75 dólares por adulto (1996). El 9% de los delitos contra la propiedad y el 13% de la delincuencia violenta (incluyendo robos) en estos condados se atribuye al negocio del juego. Estos delitos presentan aumentos estadísticamente significativos a partir del cuarto año de la apertura del casino.

EL PARAÍSO ESPAÑOL
En 2010, la Comisión Europea encargó al Center for the Study of Democracy una investigación acerca del Vínculo entre el Crimen Organizado y la Corrupción en la CE. Tamaña investigación involucró a seis países donde España tuvo un tratamiento especial. De sus conclusiones saltó la alerta acerca de las presiones que ejerce el crimen organizado sobre la administración local, la clase política y sobre la justicia de nuestro país, donde existen condiciones excepcionales que facilitan el lavado de dinero y la entrada de drogas además de ofrecer un clima, ubicación y modo de vida atractivo para los grupos mafiosos.

El estudio concluye que en España, una serie de factores históricos, socioeconómicos y criminógenos contribuyen a desarrollar la complejidad de la delincuencia organizada. Señala las indiscutibles ventajas que continúa ofreciendo al narcotráfico, patentes en las crecientes incautaciones de cocaína y resina de cannabis en el territorio nacional.

Pero lo más destacable del informe radica en la afirmación sostenida del vínculo entre la delincuencia organizada y la policía, la administración y los políticos locales sobre quienes ejerce presiones graves de corrupción. Los recientes casos de corrupción policial incluyen extorsión de prostitutas, bares y negocios locales, la participación en redes de tráfico de drogas y las relaciones de los funcionarios con determinados locales asociados a delitos. El estudio reconoce que en la costa española, foco de atracción de numerosas mafias y lavadores de dinero, estos grupos han ejercido influencia sobre la gobernanza local. Presión que ha cuestionado la imparcialidad del sistema judicial vinculándole con la corrupción política.



En cuanto al grave problema de la corrupción judicial señala la existencia de  tribunales amañados que retrasan o aceleran los procesos para ocultar expedientes judiciales. Así como el papel primordial de los sobornos y las presiones políticas que contravienen todo esfuerzo de imparcialidad judicial. La designación de magistrados judiciales clave en los órganos de gobierno por parte de los políticos, de manera tal que en el caso de las investigaciones de los magistrados, pueden presionar a los jueces de nivel para que sus jefes políticos y empresarios aliados lleguen a ser absueltos.

Mediante procedimiento propio de las mafias, los partidos políticos otorgan a sus afiliados el acceso al poder y protección (incluida aquella contra el enjuiciamiento penal) a cambio de lealtad y apoyo electoral. Señala que la política se ha convertido en un mercado en el que los partidos compiten como empresas, persiguiendo beneficios personales y amparados en la corrupción. Panorama adecuado al establecimiento de los casinos y sus dinámicas favorecedoras del crimen.

Expertos en mafia, como el periodista Joan Queralt, han investigado el entramado de las organizaciones criminales que, como la Camorra napolitana o la Ndrangheta calabresa, operan desde hace décadas en territorio español con inobjetables vinculaciones a negocios legales. Otros paradigmas delictivos de similares magnitudes en la región lo constituyen las mafias chinas, rusas y latinoamericanas.

En todos los casos el lavado de dinero representa el mecanismo necesario para el éxito de su gestión criminal. El poder económico es capaz de generar la legitimidad social deseada, inducir a la corrupción favorable y desatar el clientelismo necesario. La presión y control ilegal de sectores económicos legales (privado o público) son parte del modus operandi de estos grupos criminales.

Pero las advertencias de tan nutrido y plural grupo de expertos no mueren allí. Puesto en evidencia el historial del megamagnate del juego, Sheldon Adelson, y sus implicaciones en la vida política de los EEUU (cuando financia la campaña del republicano Mitt Rommey con 100 millones de dólares), podemos temblar a su llegada a nuestro territorio, pletóricamente salpicado por casos de corrupción administrativa.

El decimocuarto hombre más rico del mundo está siendo investigado por la SEC (el supervisor de la Bolsa de EEUU) y el Departamento de Justicia de aquel país, tras las declaraciones de uno de sus ejecutivos entorno a los lazos del negocio de Macao (su gran centro lucrativo), el crimen organizado y funcionarios chinos corruptos.

LUDÓPATAS
Los expertos insisten en que el problema de los jugadores compulsivos constituye uno de los más serios derivados de la proliferación de los juegos de apuestas. Aunque el fenómeno de estos desórdenes de conducta es multicausal, datos empíricos demuestran que hay una gran asociación entre la mayor accesibilidad a los casinos y el incremento de personas afectadas por la adicción. En este sentido, cabe señalar el significativo incremento de jugadores adictos en los EEUU entre 1974 y 1997 coincidiendo con la disponibilidad de los casinos. En Las Vegas la tasa de ludopatía supera en un 80% a la media nacional y son notorioslos efectos perturbadores para los empleados de casinos. Un 15 % de estos padecen adicción al juego (4). Mientras que el investigador Alex Blaszczynski eleva el riesgo de forma dramática hasta el 25%. 

La Comisión Investigadora (NGISC) de los EEUU determinó que el 16.6 % de los ingresos de los casinos provenían de los ludópatas y jugadores problemáticos. Los apostadores de los casinos además son receptores de préstamos de agiotistas (usureros) que rondan los casinos, de los junkets y de los casinos mismos. Facilitar el endeudamiento es parte fundamental de sus dinámicas. De esta manera proveen a sus clientes de líneas de crédito instantáneo, al tiempo que se las arreglan para tener cajeros automáticos que dispensen abundante efectivo.

JUNKETS
Los junkets son empresas o personas intermediarias que están implicadas en la captación de jugadores VIP para los grandes casinos. Son responsables del aporte del 80% del dinero que corre por estos. Muy activos en Macao, funcionan como verdaderas agencias de viaje all inclusive para jugadores capaces de gastarse millones en una sola noche. Su operación máster radica en el financiamiento de las apuestas de sus clientes mientras asumen el riesgo y cobran las deudas. En una suerte de corredor, centralizan el dinero de sus jugadores en una sola cuenta a su nombre, protegiendo así la identidad del cliente y favoreciendo el blanqueo de capitales. Viven de las jugosas comisiones que obtienen.

Entre el 40 y el 60 % del dinero que manejan los apostadores no es físicamente llevado por ellos hasta la mesa de juego. De tal modo que pueden gastar mucho más de lo que en realidad poseen. Para un cliente que ha contratado los servicios de un junket es relativamente fácil endeudarse

Está probado que la quiebra de un jugador es un hecho que impacta negativamente en el Estado. A fin de cuentas tendrá que depender de la seguridad social, podrá incurrir en delitos, e incluso acabar en la cárcel. En el mejor de los casos, será una carga para los servicios sanitarios en un tratamiento de recuperación. Los estudios también demuestran la incidencia de endeudados y caídos en bancarrota en 10 comunidades de EEUU con casinos legales. Minnesota reportaba más de mil casos anuales de quiebras producto del juego. Entre 1990 y 1999 los condados que legalizaron los casinos tuvieron una tasa de bancarrota individual de 100% más alta que la de los condados sin ellos.

El ausentismo laboral, las separaciones, la violencia, el abandono, la drogadicción y el alcoholismo, las depresiones, el suicidio y la comisión de delitos son solo algunas consecuencias directas del juego patológico. Rehabilitar a personas es caro y complejo para los familiares y para el Estado. 

Según Blaszczynski (5) : "el 60 % de la gente con problemas de juegos de apuestas participa en actos criminales"

El propulsor de Eurovegas, el magnate Sheldon Adelson.

EL VICIO COMO AMO
En el epicentro de esta ingobernabilidad que aseguran expertos de diversas áreas, considerando un sinnúmero de estudios empíricos que vinculan el crimen con el juego de casinos y los antecedentes de Adelson, la llegada del Eurovegas promocionaría a España a la cabeza de las mafias en Europa y desataría un severo problema social de  imponderables magnitudes. La criminalidad sabrá aprovechar las ventajas conferidas por las circunstancias coyunturales y las urgencias de los gobernantes como acicate para eclosionar y expandir su influencia.

Cuando se evalúan las ventajas y desventajas de la instalación de los casinos es imposible obviar los efectos sociales sobrevalorando los benéficos económicos. 

Las históricas rivalidades que ha despertado el megaproyecto entre Madrid y Barcelona ofrecen un lamentable espectáculo y una imagen degradante de políticos que buscan convertirse en los Reyes del Juego. Los mismos que han sido capaces de ofrecer desde exenciones de impuestos hasta el levantamiento de restricciones al visado de trabajadores extranjeros, cambios en la normativa antitabaco y toda clase de vulneraciones a las leyes vigentes, con tal de allanarle el camino al caprichoso magnate. 

Dijo Confucio: "Los vicios vienen como los pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos".

Informes consultados:
(1) "Does The presence of casinos increase crime? An examination of casino and control jurisdictions" Crime and Delinquency (2003).
(2) "An Analisys of Arrest Regarding Illegal Drugs: the determinants and policy implications" American Journal of Economics and Sociology (1996).
(3) "Casino gambling and crime" y “Gabling Who Wins? Who Lose?” (2003)
(4) National Gambing Impact Study Commission (1999). 
(5) National Center for Pathological Gambling de los EEUU (1994)


El periodista Joan Queralt es un auténtico especialista en el mundillo de las mafias. Su puntillosa descripción de las actividades delictivas en el ámbito local ha sido compilada en su libro “La Gomorra Catalana” (Angle Ed., 2011). Consultado recientemente sobre el proyecto Eurovegas, Queralt se ha menifestado abiertamente contrario al mismo. En esta entrevista exclusiva nos cuenta sus razones.








¿Cree que ha habido falta de transparencia del gobierno catalán en las negociaciones iniciadas a finales del año pasado para captar el proyecto de Eurovegas? 
JOAN QUERALT: La actitud del gobierno catalán en relación con el proyecto Eurovegas es una vergüenza y un atentado a los principios de una democracia real. Por su absoluta falta de transparencia, por su rechazo al diálogo con las fuerzas y movimientos sociales y ciudadanos que se oponen al proyecto, por la hipocresía que lo envuelve y por las falsedades que lo acompañan desde su inicio, entre otras razones.

Eurovegas despierta un tufo irrespirable en términos democráticos. En mi opinión, estamos ante una de las mayores obscenidades políticas de la historia reciente de Catalunya y frente a uno de sus episodios más turbios. Las maneras que rodean el proyecto me traen a la memoria épocas y actitudes que no son ciertamente referencias ejemplares para las instituciones.

En una democracia real la transparencia es una exigencia irrenunciable. Y en un caso como el de Eurovegas más aún. Cuando las decisiones políticas están relacionadas con un tema tan delicado como el juego y los casinos, tradicionalmente vinculados a actividades como el blanqueo de capitales, la usura, la prostitución o con la presencia del crimen organizado, luz y taquígrafos son más necesarios que nunca porque los riesgos son mucho mayores. Los mecanismos de vigilancia y la existencia de alarmas previas resultan del todo indispensables. Entiendo que debería haber un control muchísimo más riguroso sobre los detalles del proyecto por parte del Parlamento catalán y de las fuerzas sociales, y eso no ocurre. Todo lo contrario.

Transparencia más imprescindible todavía cuando las informaciones de prensa señalan que Las Vegas Sands y algunas de sus empresas subsidiarias están siendo objeto de múltiples investigaciones en EE.UU. Por parte de la fiscalía de Los Angeles, del Estado de Nevada, del Departamento de Justicia, de la SEC (Securities and Exchange Commission), la agencia que regula el mercado de valores. Investigaciones, que no acusaciones concretas,  en relación con presuntos delitos muy graves: posible violación de la legislación contra el blanqueo de dinero, posible violación de las leyes anticorrupción en los trámites que permitieron a Las Vegas Sands establecerse en Macao, sobornos y otras prácticas ilegales. Un alto ejecutivo de Adelson en China, Steve Jacobs, acusó a además su antigua corporación de controlar una red de prostitución en sus casinos y de haber sido despedido por oponerse a la práctica de actividades ilegales en China. 

¿A qué atribuye el secretismo?
La opacidad y el silencio del gobierno catalán son reveladores, y la revelación clamorosa y precisa: se trata de un proyecto que no debe conocerse ni someterse a debate público. Tiene que llevarse a cabo en secreto, fuera del alcance de los ciudadanos, fuera de la escena, es decir, en aquél ámbito que el juez siciliano Roberto Scarpinato define justamente como propicio a la obscenidad política. Es por eso que es lícito que la sociedad se pregunte por qué, por qué no podemos conocer el proyecto en sus detalles. Y no se trata, obviamente de sembrar sospechas, todo lo contrario. Porque nada más fácil para evitarlas que la transparencia, y nada mejor para alimentarlas que el secretismo.

Con una expectativa reducida en los beneficios y la exigencia de rediseñar el actual marco legal que resguarda la seguridad y la economía sana ¿podría especular acerca de las razones que inducen a los gobiernos de Madrid y Catalunya a apoyar tamaña empresa riesgosa?
Las especulaciones no sirven, y no debería haber lugar para ellas. Pero puedo decir que, pese a las apariencias que tratan de hacernos creer, en la realidad plural que nos envuelve, incluso en nuestras actuales circunstancias, no todo se limita a la economía. Y no toda la economía es positiva desde la perspectiva del interés común. Hay economías que, lejos de contribuir al desarrollo, degradan y pervierten la evolución de la sociedad, la de sus ciudadanos, y también la salud de sus democracias. Basta ver la escena internacional y la gravedad y los peligros de algunas tendencias y problemas para darse cuenta, y recordar que ciertas connivencias, ciertos contubernios, ciertos errores tienen a la larga un precio muy alto. Un precio, por cierto, que no paga la clase política sino el ciudadano. 

Cualquier actuación que favorezca la potencia de este tipo de economías y la implantación de intereses para la criminalidad transnacional es un paso atrás para la legalidad, y un paso adelante para sus adversarios. Cuando en muchas zonas del mundo, incluida Europa y por supuesto nuestro país, la frontera entre legalidad y delito se difumina cada vez más, se impone la tolerancia cero con la delincuencia, sea cual sea su naturaleza. Por desgracia, nuestros políticos nos proponen todo lo contrario. 

Se ha establecido un paralelismo entre la delincuencia que rodea los casinos de Macao y la hipotética suerte que podría devenir para España ¿Cree que están dadas las condiciones?
Macao y España son realidades muy distintas, y es tan difícil establecer paralelismos como prever cuáles pueden llegar a ser en España las dinámicas de futuro, sus protagonistas y sus efectos a medio y largo plazo. Pero partamos de un principio: la presencia del mundo del delito y de la criminalidad es contaminante, y sus efectos directos e indirectos son siempre negativos. Hay una relación directa e inevitable entre juego y violencia, no es ningún secreto. A principios de agosto, bajo el titular "Casinos, mafia y crímenes en Macao", el diario El País informaba que la policía china había detenido a 150 personas en la antigua colonia portuguesa, el mercado más lucrativo de juego en el mundo, tras una ola de asesinatos. Hoy, por supuesto, nuestras condiciones no permiten asegurar que ese será un posible escenario de futuro para nosotros pero es obvio que vamos a abrir una vía de dinámicas peligrosas que no estaremos en condiciones de controlar.

Hace algunos años  inversores en juegos habían olfateado a España. Harrah Inc -ahora conocido como Caesars- exploraba la idea de construir un complejo de casino en Ciudad Real, aunque más pequeño. Pero no pasó nada. ¿Por qué España resulta tan atractiva a estos efectos?
La cultura de la legalidad en España es una asignatura pendiente. La Transición no trajo un nuevo enfoque de la cuestión ni la situó en el ámbito de las transformaciones prioritarias de un país que se preparaba para el aprendizaje de la democracia y sus valores. La legalidad quedó fuera de la Constitución material y de cualquier pedagogía ciudadana. Renunciamos a la renovación de muchos de los hábitos del pasado: desde el fraude fiscal y la ausencia de una magistratura autónoma y eficiente hasta la falta de controles democráticos reales, la opacidad institucional y la tolerancia respecto a la corrupción y los delitos económicos. En el país nunca llegó a arraigar la conciencia de que la legalidad tiene que ver con la práctica diaria de la convivencia, con la justicia social y con la formación de un pensamiento democrático real. Cuarenta años más tarde la cuestión sigue sin estar presente en las agendas de su clase política. La legalidad sigue sin ser sujeto de debate ni imperativo común en nuestro Estado de Derecho.
Este hecho determina que en nuestro país se acepten actuaciones y condiciones impensables en otras realidades europeas, mucho más maduras en términos de legalidad, convivencia y controles democráticos. Nuestra cultura y nuestras defensas en este campo son mucho más frágiles y eso representa una gran ventaja para aquellos que operan en el límite de la legalidad o más allá de ella. Las exigencias formuladas por Adelson y aceptadas por el gobierno catalán y el de la Comunidad madrileña, que suponen variadas y gravísimas violaciones legislativas y prefiguran un auténtico paraíso fiscal y laboral, son inimaginables en la mayoría de las democracias avanzadas de la Unión europea.


El director de la Agencia Antifraude de Catalunya, Daniel de Alfonso, ha negado la capacidad de atracción que pueda tener un complejo como el Eurovegas para la prostitución, las drogas y la delincuencia ¿Qué opinión tiene al respecto?
Daniel de Alfonso afirmó que el proyecto de Eurovegas sería la mejor inversión para Catalunya y apuntó que, aunque los casinos y el juego son un foco muy importante de blanqueo de capitales, el dinero "en principio no tiene color". Razón  por la que a los extranjeros que acudan a jugar no se les preguntará de dónde ha salido el dinero, a no ser que se tenga información previa de que pueda tener un origen delictivo, aunque en este caso el problema lo tendrían en su país. El director de la Oficina Antifraude de Catalunya se mostró convencido además de que Eurovegas no será un polo de atracción para prostitutas y delincuentes ni un foco de corrupción local, como sostienen los críticos con el proyecto, y que pese a que ahora puede originar una cierta especulación, será "solo al principio", ya que cuando Eurovegas esté construido no habrá más problemas. 

Me parecen declaraciones improcedentes y gravísimas. Dejando aparte que la afirmación de que el dinero no tiene color es una cita inexacta de la del emperador romano Vespuciano: "Pecunia no olet", el dinero no huele-, creo que estas manifestaciones lo descalifican para el cargo que ocupa. Cuando las leí traté de imaginar la reacción del anterior director de la Oficina, el llorado -no por todos- David Martínez Madero, ante comentarios de esta naturaleza. Es probable que no le hubieran sorprendido pero seguro que le hubieran indignado, o entristecido. 

DAVID MARTINEZ MADERO
Ampliamente respetado en el ámbito judicial, David Martinez Madero (1963-2011) fue fiscal anticorrupción desde 1992 hasta ser nombrado director de la Oficina Antifrau de Catalunya en 2009. En sus largos años de lucha contra el crimen organizado participó activamente en las más sonadas operaciones llevadas a cabo en este país: Marmol Rojo y Avispa, dos golpes durísimos contra la mafia ucrania, georgiana y sus socios locales. Nada fue sencillo desde la OAC, protagonizando fuertes cruces con policías y jueces por considerar que obstruían sus investigaciones. En enero de 2011 falleció en el aeropuerto de Milan cuando regresaba de un viaje a Singapur con destino a Barcelona. Sufrió un sorpresivo ataque cardíaco del cual no hay noticias que se haya investigado a posteriori. Ante el proyecto Eurovegas no habría sido condescendiente.

Experiencias en los enclaves del multimillonario como Singapur, Las Vegas y Macao dan fe de una intensa demanda policial. ¿Cree que las fuerzas de orden público catalanas están preparadas para asumir el desafío de controlar el impacto del enorme centro de ocio? ¿Y qué hay del aspecto judicial?

Los prolegómenos no nos permiten ser optimistas. La respuesta a este tipo de desafíos policiales y judiciales depende exclusivamente de la voluntad de la política y ya estamos viendo cuál es la actitud del gobierno catalán, y la de la Comunidad de Madrid. La mejor estrategia de represión a la implantación de la criminalidad es la prevención. ¿Qué quiero decir con esto? Pues algo tan sencillo como que si de verdad se quiere evitar la contaminación y el riesgo criminal no hay mejor política que la de no aprobar proyectos como los de Mr. Adelson en nuestro país. El resto es retórica o cinismo.

¿Es posible no reconocer la vinculación de las mafias y el juego? ¿Existe forma de evitar la dupla o son de un pájaro las dos alas desde que Bugsy Siegel construyó el Flamingo en Las Vegas con dinero de la Mafia, y con el visto bueno de Lucky Luciano?
Cuando uno lee o escucha los argumentos de nuestros dirigentes políticos lo cierto es que las alarmas se disparan. Porque o bien no tienen la más mínima idea de lo que están diciendo, lo que no creo, o nos están mintiendo, que no es asunto menos grave. Ocultar la relación directa que se da entre el mundo del juego y la actividad criminal, un hecho obvio en toda la geografía mundial del juego y a lo largo de toda la historia, es un simple ejercicio de cinismo. Como es un insulto a la inteligencia de los ciudadanos hablar de turismo familiar para ilustrar la naturaleza de Eurovegas y el perfil de sus clientes, como ha hecho el consejero de Empresa y Empleo, Francesc Xavier Mena.


A Sheldon Adelson se le investiga, entre otros asuntos,  por corrupción. Los 100 millones de dólares que donara a la campaña de Mitt Romney tienen por objetivo evitar que los demócratas suban los impuestos sobre los beneficios de sus casinos de Macao y Singapur. ¿Qué repercusiones podría tener el matrimonio política y juego en el ámbito nacional?
Basta asomarse a las noticias que llegan sobre las experiencias de Macao y Las Vegas para extraer conclusiones. En muchas de las investigaciones en curso aparece un denominador común: las relaciones y connivencias entre los intereses de las empresas de juego y la política. A través de muy distintas modalidades: sobornos, tráfico de influencias, pagos y financiaciones encubiertas. Sin olvidar la perla de la corona: esos 100 millones de dólares aportados a la campaña del candidato Mitt Romney con el propósito de evitar la subida de impuestos sobre los beneficios de sus casinos por parte de los demócratas. La connivencia entre el mundo del juego y cierta política es un clásico. En cualquier tiempo, lugar y circunstancia, no solo en El Padrino.  

Ud. afirma en "La Gomorra Catalana" que la mafia napolitana ha tenido un papel relevante en el tráfico de drogas que tiene lugar en Catalunya. ¿Ve posible una asociación entre la figura de los junkets, que suponen una pieza fundamental para la dinámica del negocio de Sheldon, y los camorristas que operan en nuestro territorio?
El encaje de todos los intereses y apetitos en un proyecto de estas características es complejísimo y depende de muchos factores. No puede extrapolarse una fórmula que sea factible en Macao y al mismo tiempo en Barcelona o Madrid. El reparto de áreas y negocios, los pactos y acuerdos alcanzados en los casinos de Macao y en sus actividades periféricas, por ejemplo, son muy distintos de los que funcionan en Las Vegas. El concepto territorial es determinante en según que zonas y geografías, caso de Macao, y no lo es tanto en otras, como podría ser el caso de Barcelona o Madrid. 

La subcontratación de importantes ámbitos de actividad asociados a los casinos supone una operación económica multimillonaria. Un pastel enorme al que hay que añadir los beneficios derivados del blanqueo de capitales, y que despierta el apetito de la mayoría de organizaciones y clanes criminales internacionales, expertos en la gestión del tráfico de drogas, la prostitución, la usura, la recuperación de deudas, y el propio blanqueo, entre otras prácticas delictivas. Es obvio que a los napolitanos, igual que a los calabreses, los rusos, los mexicanos, las propias triadas chinas o las familias americanas les interesa estar presentes, en mayor o menor grado, en proyectos de estas características. Pero por supuesto no depende solo de sus deseos. 

En buena parte el ajuste está ya definido, a falta de concretar acuerdos locales, por así decir, específicos de su enclave europeo. Desde hace años, la criminalidad organizada transnacional actúa como las grandes corporaciones. Se reparten territorios, sellan acuerdos, comparten riesgos. Alianzas y acuerdos en ocasiones incluso paralelos a las disputas por el control de mercados y zonas. Pero en general un buen pacto es siempre mejor que un conflicto, perjudicial para el negocio. A partir de la decisión que se tome respecto a nuestro país comenzarán las oposiciones y las negociaciones, en las que la delincuencia española, por su escaso peso en el mapa internacional, será un mero invitado de piedra. Veremos como se conforma finalmente el puzzle.

Esperanza Aguirre y un enviado de Adelson.

¿Desea añadir alguna otra consideración?
Dos reflexiones finales. La primera guarda relación con la sumisión de cierta clase política española, en concreto la de Convergencia i Unió en Catalunya y la del PP en Madrid, a personajes como Adelson, que resulta muy dolorosa -e inaceptable- para quienes tenemos otra idea de la función pública. La segunda es que la única trans-
parencia de esta historia es la que nos ha permitido ver lo que entiende el actual gobierno catalán por nacionalismo. Porque la pretensión de Eurovegas de instalar en Catalunya -o en Madrid- una suerte de puerto franco en el que se no se apliquen las legislaciones laborales, tributarias y sanitarias en uso en el resto del territorio no es solo un atentado a nuestro Estado de Derecho, supone también un ataque frontal a los rasgos de identidad de la sociedad catalana, así como a modelos de convivencia y de desarrollo que no solo no se corresponden a las actividades e intereses de Adelson sino que se sitúan en su extremo más opuesto. Si Eurovegas termina siendo una realidad por decisión del gobierno de Convergència i Unió quedará en evidencia una contradicción extrema, y la duda de cuál es en la práctica el valor real de su discurso nacionalista. Porque es precisamente en estas cuestiones fundamentales donde los hechos desnudan a las palabras.



Al cierre de esta investigación desde el socialismo madrileño aseguraban que Eurovegas recalaría en Alcorcón. Desde la empresa de Adelson negaban tal decisión, pero la sensación es que Aguirre le habría ganado este particular pulso a su colega catalán. Una apuesta fuerte que, de cualquier modo o en cualquier destino, será pérdida segura para la mayoría.



Comentarios

  1. Mi querida amiga Lilian. He leído tu concienzudo artículo con concienzuda y forzada paciencia. Forzada porque, a medida que avanzaba en su lectura, iba indignándome progresivamente hasta llegar al enfurecimiento al absoluto al confirmar de
    lleno mis sospechas e intuiciones:1) El promotor de Eurovegas, Sheldon Adelson, financia la campaña electoral del republicano Mitt Romey. 2)¿Cómo puede un gobierno promocionar un centro de ludopatía? Claro que dará dinero, a los agiotistas (o usureros)que rondan los casinos, a los junkets, a las prostitutas, a las mafias y, sobre todo a los partidos políticos (veáse la película Ciudadano Kane, pero esta vez no es un periódico quien financia la campaña electoral del presidente, sino un casino, con todas las implicaciones sociales y de territorio que esto conlleva). Y Rajoy y Mas disputándose el casino. Lo que digo, quien pueda que se largue del país.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares

CONVIVENCIA. Ese sagrado tesoro

INDUSTRIA MILITAR. El negocio de matar

AMOR DIGITAL, por qué y cómo nos enamoramos por INTERNET.