Ir al contenido principal

JOSÉ JAMES. Ayer tuvo el blues

Escribe Marcelo Espiñeira.

En la cama de alguna habitación humilde de los suburbios de Philadelphia nacía el 7 de abril de 1915 una niña negra bautizada por sus adolescentes padres como Eleanora Fagan. Más tarde todos la conoceríamos como Billie Holiday, la gran dama del jazz


Su inigualable arte y sensibilidad a la hora de interpretar el blues y el jazz que la rescataron del peor destino posible, dejó un legado
impactante que marcó definitivamente a muchos artistas contemporáneos. Entre ellos, nos interesa una voz muy especial que en 1988 lloraba como un bebé en una sala de un hospicio bien equipado en un barrio de clase media alta de Minneapolis. Con menos padecimientos que Lady Day y con escasos 20 años de edad, José James  ya poseía un talento significativo para la interpretación musical y así editó su primer álbum de jazz.

The Dreamer (2008) lo situó entre las propuestas más originales que el negocio discográfico pudiera ofrecer. Y aunque el jazz ya había sido desplazado hasta los márgenes del “bisnes” como un género superado o reservado para melómanos, James nunca dudó en esforzarse para conectarlo con el hiphop, el funk, la electrónica y las nuevas audiencias, siempre con una naturalidad envidiable. Así, desde los escenarios pequeños del circuito de bares que lo cobijara en ciudades como Londres, New York o Los Angeles, el cantante fue curtiendo su voz ante un público reducido pero exigente. Blackmagic (2010) y sobre todo For all we know (2010) junto al pianista Jef Neve, confirmaron que su presencia no sería efímera. El soul, el groove y la tradición afroamericana en su conjunto se dejaba oir en el sutil jazz de José James. Tal vez por este motivo, el prestigioso sello Blue Note le ofreció la firma de un contrato que acabaría en la edición de No beggining no end (2013) y el fabuloso While you were sleeping (2014), probablemente uno de los mejores cinco discos del pasado año. 



Su registro barítono, grave y elegante, es ideal para el fraseo requerido en el repertorio de Holiday y su devoción por la diva es confesa desde siempre: Billie creó un nuevo lenguaje de la canción americana. La he estado escuchando desde que era un niño y ella me enseñó todo lo que sé acerca de como cantar jazz afirma José James. 

Con estos antecedentes, su reciente homenaje a Billie Holiday titulado Yesterday I had the blues (2015) se torna imprescindible para comprender su carrera profesional. Una brillante ocasión, para la que se ha rodeado de la mejor manera posible. Jason Moran en el piano, John Patitucci en el bajo y Eric Harland en batería completan el estupendo trío que engalana la imponente presencia de su voz grave. El incandescente blues de I thougth about you convive con el ritmo bohemio de What a little moonlight can do o la calidez discreta de Body and soul. James se acerca al templo de Billie sin intenciones de competir, nadie podría hacerlo. Su relectura nunca es vana porque sus versiones conquistan la profundidad de las emociones que se ha propuesto transmitir. No reaccionar ante la interpretación insuperable de Tenderly sería señal de no entender lo que está sucediendo. James ha construido un puente sólido entre el sentimiento de una artista sublime que nos dejó en 1959 y el futuro de esta música maravillosa que continuará cosechando adeptos, aunque no sea en cantidades exuberantes.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Hablaos y entenderos, si us plau...

Escribe Marcelo Espiñeira.

...“independencia es una palabra hermosa que inflama el corazón de los jóvenes y que moviliza a las gentes”...
Joan Manel Serrat
En ese vértigo tan excitante que se mueve la política whatsapp han ocurrido una serie interminable de megasucesos coordinados por una mayoría que responde obediente al llamado de una pretendida cita con la historia. En tan solo un par de semanas hemos pasado de aquella escena sensiblera -propia de un culebrón latino- cuando Carme Forcadell preguntara inocentemente (sic) a Marta Rovira si la "señora diputada tiene algo que decirme" para enseguida sancionar la Ley de Transitorietat -sin debate alguno con los opositores-… y luego a los palos indiscriminados de unos especialmente motivados policías antidisturbios “justicieros” que intentaban quedarse con las papeletas, las urnas y por lo visto… también con una muestra de sangre de los votantes que hacían barreras humanas, tal vez como recuerdo personal del crucero a Barcelona qu…

María Arnal y Marcel Bages. 45 cerebros y un corazón

Escribe Marcelo Espiñeira.

De tanto en tanto surgen obras que nos reconcilian con la música. Sin responder a necesidad comercial alguna, en total ausencia de tácticas y estrategias de mercado, un joven dúo de voz y guitarra ha sabido apropiarse de las raíces mediterráneas con naturalidad absoluta y presentarlas con impiadosa libertad artística en una grabación memorable. Me estoy refiriendo a los músicos María Arnal y Marcel Bages en su vibrante edición de "45 cerebros y un corazón" (Fina Estampa, 2017). 

Precedido por el bocado gourmet del EP "Verbena" (2016), la expectativa por la publicación de este debut era lógica. Sus canciones despojadas de artificio, sustentadas en la inmensa voz de María, el gusto exquisito de Marcel, unas letras con espeso sustrato y una musicalidad atemporal, poseen un peso específico fuera de lo común. Luego de oírlas entendemos que las necesitábamos por alguna extraña razón que ignorábamos previamente.

Una austera guarnición electrónica a…

MAFIA EN CATALUNYA. Se consolida la Camorra italiana en el país

El profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Palermo,  Giuseppe Carlo Marino, se refirió en su libro “Historia de la Mafia” (2002) a esta organización delictiva como “un poder en las sombras", no sin razón, y citó las palabras de un párroco del lugar: "El siciliano siempre ha sentido al Estado como un extraño que no interviene para hacer justicia contra la afrenta recibida". Este testimonio explica cómo se convierte il capo en la persona capaz de hacer justicia rápida y efectiva, bajo la premisa de que la familia es sagrada y el único lugar seguro. Este precepto ha favorecido una moral de la resignación, la obediencia y la complicidad. Y una única ley basada en el silencio: la omertà.