CHE SUDAKA, sin imposibles.

Una entrevista de Marcelo Espiñeira.


Energía, mucha energía es la que desprende en sus actuaciones Che Sudaka. A ocho años ya de que cayeran en Barcelona, como absolutos ignotos, se han convertido en un ejemplo para muchos jóvenes músicos locales. Su arrasadora fuerza de voluntad los capacita para enfrentar cualquier situación, desde tocar un set acústico en alguna callecita de Praga, hasta enloquecer a quince mil almas en algun festival de la Bretaña francesa. Los Che Sudaka adaptan su música a donde venga y ante quien sea. Y en este camino que no les ha resultado un lecho de rosas, han sabido asimilar como nadie la lección de sus maestros. Su nuevo disco “Tudo é possible” está producido por uno de ellos, Gambeat.

De esta completa experiencia de vida, nos habla en esta entrevista Kachafaz o Kacha, como le dicen sus íntimos.
Cuéntame de vuestra colaboración en un disco a beneficio del pueblo saharaui.
KACHAFAZ: El pueblo saharaui está en el medio del desierto en el norte de Africa. Su gente está viviendo en tiendas de campaña y se mantienen gracias a la ayuda humanitaria que reciben de parte de algunas ONG. Aislados en una zona militarizada, están olvidados por el gobierno marroquí y por el argelino. Necesitan de todo, desde comida hasta libros o una pelota de fútbol.
A un muchacho llamado Pablo Bonat se le ocurrió la idea de armar este disco, luego de un viaje personal a esta zona. El vió que la gente no tenía casi nada material, pero que era enormemente hospitalaria y lo compartía todo con sus visitantes. Y al regresar pensó en este proyecto para poder retribuirles su gesto de alguna manera. En “EsperanSaharaui” participaron muchos músicos locales y fue un orgullo poder estar allí. Luego, los saharauis nos pidieron que invirtamos lo recaudado en artículos culturales, como guitarras o tambores, libros, pelotas deportivas, etc. Porque arroz y otros comestibles están recibiendo. Y una guitarra o un libro es algo que les quedará para siempre, es menos efímero y difícil de conseguir. Nos resultó muy gratificante poder difundir la causa de este pueblo y ayudarlos en algo.


También hicieron una gira por la Argentina profunda.
Sí, digamos que fue una gira que queríamos hacer y que también resultó muy especial.

Un viaje que impactó bastante a tus colegas colombianos, verdad?
Sí, a Jota le impactó un poco ver algunas situaciones que le parecían imposibles de ver en Argentina. Y encontró muchas similitudes con una realidad que él ya conocía de su tierra natal, Colombia. Le impactó mucho la pobreza, que la gente se buscara la vida en la calle, que un vendedor de verduras se montara un chiringuito al costado de la ruta. Ellos pensaban que Argentina no era así. Sin embargo, también nos pasó lo mismo que le sucedió a Pablo en el Sahara. En medio de la pobreza del norte argentino, te puedes encontrar a las mejores personas. Y poder tocar para aquella gente fue impresionante. También resulta muy impactante darte cuenta que Argentina contiene muchos países diferentes dentro de uno. No era lo mismo estar en Jujuy y encontrarse con la gente que lucha por sus fuentes de trabajo en las fábricas, que verlo como una noticia más de un telediario en Mar del Plata. Y nos pasó bastante,esto de que la gente que menos tiene es la que más valora tu trabajo. En Jujuy, al acabar el concierto en un centro cívico muy humilde, nos quisieron pagar. Algo que no nos sucedió en otros lugares con mejores recursos. Tuvimos experiencias inolvidables.

Y el año pasado también tuvieron un momento fuerte con la gente de radio la Colifata.
Sí, estábamos en Mar del Plata visitando a la familia con Leo. Y con esta visión especial que tiene mi hermano, me propuso que hiciéramos un sound system a beneficio de la gente de La Colifata. La cosa fue creciendo y se terminó haciendo un concierto en la Universidad de Medicina de Buenos Aires al que asistieron casi mil personas. En una noche de lluvia y con escasa difusión previa, se armó una auténtica fiesta con los “colitatos”. Terminamos llamando a los otros tres músicos de la banda y salió todo fantástico. Pasamos una semana organizando todo, y ese tiempo nos sirvió para conocer mejor a los internos del Hospital Borda, de interiorizarnos mejor de sus problemas y se generó un cariño y un respeto muy bonito con ellos. Realmente es algo que nos quedará en el corazón por siempre.

Ycómo ha sido que se han hecho tan amigos de los Gogol Bordello?
Con ellos coincidimos en un festival en Holanda. Nosotros estábamos tocando nuestro set, y vimos que Eugene, el cantante, nos estaba mirando. Tuvimos un minuto de descanso y se nos dió por invitarlo a subir a escena. Enseguida dijo que sí, subió e improvisó de forma increible, se ganó a todo el público y se generó una química increible entre nosotros. Luego, cuando vinieron a España, pidieron a su productor que seamos teloneros de ellos. Fue increible, porque nos parecen unos músicos geniales y porque hemos hecho una amistad muy fuerte.

Y en el disco nuevo participa B-Negao, verdad?
Sí, me lo encontré un día por la calle, me presenté, le dí el disco de Che Sudaka y lo invité a que se pasara esa noche por un bolo que hacíamos. Se disculpó diciéndome que “ficaba cansado”. Pero, terminó pasando por el local por la noche y me agradeció porque le habíamos levantado el ánimo. Incluso cantó algo con nosotros. Luego regresó a Brasil y seguimos en contacto por email. Terminó volviendo para tocar en Barcelona, tocamos con él, y hasta se quedó a dormir en mi casa. Fue muy gracioso, porque es amigo personal de los Beastie Boys. Y un día atiendo el teléfono de casa y pregunto “hola, quién es? Soy de los Beastie Boys. Ah, bueno...que bien...”. Algo muy bizarro. (risas). Y todo terminó en una amistad bastante bonita con B-Negao, que grabó en nuestro disco, el “Locoworld” que quedó impresionante.
Y la otra persona que grabó en este disco, es alguien que yo admiro mucho. Es alguien que me cambió la vida. Te hablo de Facundo Cabral. Si hoy estoy hablando contigo aquí es por culpa de él. Me abrió la cabeza de tal manera que me decidí a buscar algo más en mi vida.

Esas ganas de conocer mundo.
Sí, de hacer algo diferente con mi vida. ¿Qué signfica esto? Que estoy haciendo lo mismo que hacemos la mayoría, que es trabajar, pero con unas ganas inmensas. Sus letras me inspiraron mucho.

Supongo que tendras gente en Mar del Plata, que cuando regresas te pregunta por qué te has quedado aquí.
Creo que acerté comprando el billete y viniéndome. Estuve a punto de regresar a los dos meses de llegar, porque no me sentía del lugar. Pero la gente que llevaba años viviendo aquí, me aconsejó bien y esperé un poco más. Y luego por mi hermano, porque me di cuenta que había venido en gran medida por él. Porque siempre fui muy compañero de él, y lo extrañaba mucho. Desde chicos siempre estuvimos juntos y sentí que había escrito mi vida con esta persona. Y a partir de que decidí quedarme, todo comenzó a salirme bastante bien. Che Sudaka es una razón bastante importante para que me quede aquí, y ahora también estoy casado con una mujer española. Llevo ocho años intensos de trabajo y creo que tengo más cosas por las que luchar aquí, que allá. Como comunicador he aprendido que desde Barcelona mi mensaje puede ser mucho más potente que desde Buenos Aires. Puedo llegar más rápido y a más gente. En Argentina, sentía el límite.

Desde aquí, ese límite parece más lejano, no?
Sí, porque he visto como puedes llegar a Japón sin darte cuenta. O a Rusia, o a Croacia, o a Nueva York, o a Londres, o a México, o a Colombia. Algo que desde Argentina resulta mucho más complicado de lograr. Aquí siento que va todo más rápido. Es como pasar de un sulqui a un Fórmula Uno. Me encuentro con músicos locales y les digo: “pero, por qué tienes miedo? Si te pones las pilas, en poco tiempo puedes salir adelante”. El secreto está en pensar que todo es posible. Hay que intentarlo.


Che Sudaka presentará “Tudo é possible”
en La Salamandra (Av. Carrilet, 235), el sábado 17 de octubre.

Comentarios

Entradas Populares

HOT SONG. LUST (Kendrick Lamar)

HOT SONG. The underside of power (Algiers)

LESLY KISS . Confesiones de una actriz porno