NAUFRAGOS. Sin un rumbo económico integrador, vamos a la deriva

Escribe Marcelo Espiñeira.


Fieles a la tradición del verano, los datos del empleo del mes de junio pasado han permitido al gobierno de Rajoy sacar un poco de pecho. Diremos que tan solo un poco, porque el número de parados sigue superándose año a año desde el comienzo de la gran crisis. Para que os deis una idea al respecto, en junio de 2012 había 150.000 trabajadores menos en el paro que ahora. Aunque es válido destacar que desde febrero de este año, la tendencia de la curva de esta tasa es descendente, encadenando cuatro meses consecutivos a la baja.



Sin ningún tipo de dudas, la batalla contra la escasez de puestos de trabajo en España no está ganada, ni de cerca. Continúa siendo la máxima preocupación de los ciudadanos (80% en el barómetro del CIS) y también debería serlo para el gobierno. Al menos en las ruedas de prensa de los ministros, estos parecen conscientes y hasta preocupados por las alarmantes cifras de desamparo que cunden allí fuera, pero si tomamos en cuenta sus políticas, la cuestión cambia porque los recortes continúan siendo la prioridad número uno.


A ritmo de decreto, el que más ha tirado de este recurso en la historia reciente, el ejecutivo de Rajoy ha pretendido atacar todos los frentes al mismo tiempo. Porque no solamente el desempleo acosa al gobierno. Las denuncias por corrupción de partidarios (BarcenasGürtel, Correa, Camps, Matas,  etc, etc.), las presiones constantes de Europa y el desgaste acelerado de su imagen entre un electorado que comienza a estar harto, hacen el resto. El poco crédito que le quedaba a Rajoy parece estar esfumándose sin remedio, ni muchas alternativas posibles. Como si los soberbios privilegios de la casta política comenzaran a estar en discusión entre una amplia franja de ciudadanos desencantados, y no solo la concerniente a los gobernantes. Al mejor estilo italiano, la misma política de los partidos y sus vicios son el eje de esta rabia popular.

El extesorero del PP, Luis Bárcenas ha cargado duro contra la credibilidad de Rajoy.
Clase media bye bye

Entre subidas de impuestos por diestra y siniestra, la clase media se ha empobrecido a paso apresurado. Aquellos privilegiados que han podido mantener sus empleos pese a todo, ahora han visto reducidos sus ingresos netos e incrementado su carga impositiva de manera contundente. Si contamos el incremento en el IVA, el IRPF y en las facturas de los servicios básicos (luz, agua y gas), un asalariado medio se queda muy justo para llegar a fin de mes, si es que llega. Sobre los parados, poco nos queda por decir que no se haya dicho aún. Los que todavía cuentan con prestaciones de desempleo, pueden intentar seguir en el camino del consumo con las limitaciones lógicas del caso. El resto, unos 2,2 millones de personas sin goce de prestación alguna por parte de la Seguridad Social, están literalmente sobreviviendo de la caridad. Algunos consiguen ciertas chapuzas, otros viven de la pensión de los padres, los hay que venden el oro heredado de los abuelos, otros comen gracias a los servicios de Cáritas o diversas ONGs y por supuesto que también se buscan la vida en los contenedores. La pobreza ha ganado el espacio público, pese a que los grandes defensores de la marca España se molesten en negarlo, el New York Times no exageraba cuando publicó su famoso reportaje del pasado año.

En la foto de Samuel Aranda publicada por el New York Times, una persona rebusca en un contenedor en Girona.

La postal es clara: la crisis hace mella entre los más desprotegidos y apenas si se nota en los altos estratos sociales. El sector productivo de alta gama ya se ha recuperado de la fuerte caída del consumo interno y compensa su deterioro al inicio de la crisis con el crecimiento de las exportaciones y el auge del turismo internacional. El tan mentado "reciclaje" se está dando entre los que lo pueden concretar, aquellos que tienen capacidad financiera suficiente para maniobrar o los que todavía encuentran las escasas gotas del oxidado grifo del crédito bancario local. La clase media con negocios minoristas no entra en este selecto club, ni tampoco los asalariados o los parados. El reciclaje que se esfuerzan en aconsejar los gurús económicos con chaquetas de colores solo es factible entre una estrecha porción de la ciudadanía, no está al alcance de cualquiera.



El Mar de los Curriculums
En un mercado desregulado, la tendencia es que el pez más grande se devore al más pequeño. Mientras los parados contribuyen a poblar el Mar de los Currículums, algunos empleadores aprovechan para pescar en sus aguas revueltas. Sin esfuerzo alguno, hemos recopilado algunos casos testigo del precario estado del mercado laboral español. 

Mariana (Tarragona, 47 años y dos hijos menores a su cargo) es una profesora de Historia en el paro desde hace 2 años que ya no cobra prestaciones y ha inundado su ciudad de residencia con su CV impreso en cientos de folios. Se ha postulado en todos los colegios, en el Ayuntamiento, en empresas de limpieza, para puestos de recepcionista, en bancos y en el sector de la hostelería. En junio pasado, con mucha alegría recibió la llamada del dueño de un bar de su ciudad, a escasas calles de su vivienda familiar. Sin experiencia previa en el rubro, Mariana terminó aceptado la propuesta que le hicieron porque le aclararon que no era negociable. Por 166 horas mensuales de trabajo (unas 38 por semana) recibirá una exigua paga de 500 euros. El trato incluye un día festivo (los lunes) y los fines de semana ocupados (de 8 a 17hs, sábados y domingos). Si sacamos cuentas…le estarán pagando 3€ por hora.

Otro ejemplo de explotación en toda regla es el sufrido por Joan Pere (Comarruga, 18 años). En el mes de mayo pasado, regresó contento a su casa cuando consiguiera ser contratado por un chiringuito de playa en su pueblo. Su primer trabajo consistiría en lavar las copas del bar playero durante 12 horas por día (de 15hs hasta las 3 de la madrugada en el cierre). Sin derecho a gozar de un solo festivo durante la temporada íntegra (junio, julio y agosto) el sueldo de Joan también asciende a los mismos 500 euros que los de Mariana en Tarragona. Noventa días consecutivos de faena, con jornadas de 12 horas, cotizadas a razón de un euro con 40 céntimos por hora!!! 


Por último y para acabar con nuestra galería del régimen de semiesclavitud vigente en nuestra España 2013, les presentamos a Esteban Luis (Barcelona, 24 años, un hijo) quien lleva trabajando dos años y medio de comercial para una sucursal de una reconocida cadena inmobiliaria (aquella del círculo verde con techo). A Esteban se le ha negado sistemáticamente su derecho a vacaciones. El mismo ha insistido en pedirlas sin goce de sueldo, pero ni siquiera en estas condiciones han accedido a concederle este derecho. La excusa es que tienen una fila de personas esperando por el puesto de este muchacho y que no pueden permitirse el "lujo" de otorgarle una semana de vacaciones al año. Esteban gana 800 euros por trabajar seis días a la semana durante 8 horas. Solo los domingos, dispone de un tiempo para disfrutar de su pequeña hija de meses.

¿Qué defensa tienen estas personas? ¿La denuncia ante un Sindicato? ¿La denuncia ante los Juzgados? Las disputas legales no parecen una solución muy apropiada para quienes llegan apretadamente a pagar sus cuentas personales a final de mes. El costo de contratar a un abogado es elevado y las escasas expectativas de ver satisfecha la demanda dentro de un período razonable de tiempo, juegan en contra del empleado explotado. El mercado regula salvajemente en esta tierra de nadie que el Estado ha favorecido de manera directa e indirecta. Cuando la Administración apuesta decididamente por la no intervención, cuando confía ciegamente en que las élites económicas serán justas en el trato con sus contratados, los riesgos que se asumen terminan siendo enormes. El escaso control ejercido a pie de calle por los diferentes entes administrativos favorece la multiplicación de estos excesos. La extrema necesidad de tantos otros completa el cuadro, nadie hubiera aceptado trabajar todo el verano por 1,38€ la hora antes de la crisis. Ahora sí.

Los tres banqueros más relevantes del sistema español: Francisco González, Isidre Fainé y Emilio Botín.

A por el bote 
Los reclamos de los trabajadores son comprensibles, quieren y necesitan trabajar para salir adelante como sea. Una claridad de conceptos que no se aprecia tan a menudo en el sector empresarial. Si bien el consenso entre los directivos de la patronal se centra en la necesidad de aumentar la fluidez en el crédito, en cuanto a las políticas de austeridad no existe tal acuerdo. Algunos bregan por salir lentamente de las mismas, otros dan por agotada la posibilidad de continuar por este camino y también están los que aplauden la política oficial. Habría que hacer una importante salvedad y es que no todas las empresas tienen los mismos objetivos. Hay sectores orientados hacia la exportación que han ganado importantes cotas de competitividad con el deterioro del mercado laboral. Cuando se habla de competitividad casi siempre se hace referencia a la variable de los asalariados, el factor que ha reducido su coste ostensiblemente desde la crisis por las razones ya vistas anteriormente. Un fenómeno que no se repite en cuanto a los costos ocasionados por el suministro de energía, el gran lastre que afronta la industria nacional ahora mismo y que no obtiene respuestas fiables por parte de la Administración. La política energética del país es un verdadero fracaso y no hay rastros de una mejora en el corto plazo.

Los grandes empresarios pretenden acceder a esa millonada que ha quedado pendiente por utilizar del rescate de 2012. Entonces, el sistema bancario se consumió unos 60.000 millones y el resto es un botín cifrado en 40.000 millones que ahora es reclamado desde otros sectores más productivos. Ahora bien, si la relación entre el acceso al crédito de estas grandes empresas y la creación de empleo fuera factible como una vía para revertir el estancamiento actual, todos estaríamos de acuerdo en ampliar la deuda soberana con este propósito. Sin embargo, como existen certezas de fraude a través de paraísos fiscales en el 80% de los principales activos del Ibex35 según informes confiables de los inspectores de Hacienda, en principio no resultaría justo que estas mismas empresas terminen financiándose a cuenta de todos. Antes deberían tributar lo debido y luego discutir otros temas.

El gobierno actúa poniendo parches, en 18 meses apenas si ha mostrado indicios de una política coordinada y seria para reconducir los destinos de una economía en franco retroceso. El proyecto de país sigue sin aparecer en esta sensible área. No así en lineamientos de corte netamente ideológico, como puede ser el reordenamiento de las Autonomías o la sanción de la enésima reforma educativa de corte conservador. Allí exhiben un exceso de celo que bien podrían ahorrarse. En temas económicos no se han diferenciado casi de sus antecesores, han dejado hacer, con la sensible diferencia que ahora también obedecen los férreos dictados de la Comisión Europea. 

Sin un rumbo económico integrador, España va a la deriva, echada a la suerte de los mercados y dejando a millones de ciudadanos en el más absoluto desamparo. Una circunstancia devastadora para muchos ciudadanos y que de manera falsa es presentada por el gobierno como la única opción disponible.

Comentarios

  1. Tocas muchos temas, todos relacionados. Todos interesantes. La demanda de productos de los contenedores, ese abultado ejército de personas aviadas con palos con ganchos en la punta son la punta de un iceberg.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Si tenemos que trabajar como chinos a 1,38 € la hora, estoy dispuesto a hacerlo pero no para ellos, trabajare para mi, como hacen los chinos. Alli donde este un Bazar Chino pongamos un BAZAR ESPAÑOL, con mas calidad y a sus precios, nos llevamos la clientela y el dinero del mundo, todo directo al Banco de España, como hacen ellos,asi fuera del Euro, de Europa y de marcados financieros, pero llevándonos todo el dinero del continente. Y a tomar por saco la Merkel y sus banqueros usureros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es si se trabaja para España y por España saldremos de esto.
      Igual los demás Países que se deje de enviar el trabajo a los chinos y otros Países que cada País necesita trabajo para sus Ciudadanos.Ya se podrá exportar lo que sea necesario pero todos a trabajar.

      Eliminar
  3. No acabo de creerme lo que ha hecho el PP en est p pais... los sindicatos,donde están?? A quiénes defiende?? Como??. Que verguenza de pais.Pobre plebe.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo no estoy dispuesto a trabajar por esa puta miseria y perdón por la expresión pero eso es lo que es, por que el sueldo mínimo, que también es una miseria de casi 650 € no da para vivir a nadie. Esta gente que acepta estos trabajos es como la los esquiroles, arrastra a todo el mundo por tener la poca decencia de aceptar esos puestos de trabajo esclavo y ya no hablamos de los inmigrantes que no tienen la culpa por aceptar "lo que sea" y son la peor competencia para el trabajador legal inmigrante o no. Los únicos que tienen justificación por aceptar esos puestos son los que tienen hijos, pero su situación es totalmente inaceptable y sus jefes deberían pasar por el juzgado por criminales.

    ResponderEliminar
  5. Muy de acuerdo con el contenido del artículo. Muy acertado.

    Y yo me pregunto donde están los Inspectores de Trabajo. Hace unos días leí en el periódico que en Las Palmas estaban yendo a hacer inspecciones a pisos en barrios humildes en los que la gente estaba haciendo de peluquera, por poner un ejemplo. Les estabn poniendo unas multas tremendas.

    Sin embargo sé de muchas empresas que explotan a los trabajadores y no se hace absolutamente nada, y cuando los Inspectores de Trabajo se enteran les dicen que vayan a los tribunales. Conozco el caso de una chica con Empresariales y años de experiencia. Le pagan 700 euros al mes por trabajar media jornada, o eso dice en su contrato porque trabaja jornada completa. Pero como dice al menos tiene trabajo. Mientras tanto el gobierno no hace nada, y cuesta barato explotar a los trabajadores, con lo que...

    ResponderEliminar
  6. Digo que el que rebusca en la basura es del BArca. Y si ahora cambian de camiseta, se pondrá la cuatribarrada. Y aunque no coma por lo menos se infla de nacionalismo y no le importa mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy furro. No sé ni que haces por aqui. Vaya mejunje mental llevas con los nacionalismos. Has leído el artículo o sólo miras las fotos como los niños? Lo dicho, vete al colegio.

      Eliminar
    2. Tardaba en salir el nacionalista ofendidísimo por cualquier motivo...
      El que tiene que volver al colegio eres tú, a ver si aprendes a escribir en castellano, porque eso de "furro" no está en el diccionario.

      Eliminar
  7. Burro , pero con ganas.
    Y no soy el de antes ni soy nacionalista.

    ResponderEliminar
  8. Este verano ilusionada de que había encontrado un trabajo, un trabajo que no me pedían experiencia no me lo podía creer.
    Me habían contratado de camarera de pisos en la 'prestigiosa' MARINA D'OR, acepté trabajar por 700 euros mensuales, hasta que descubrí el tipo de empresa que es esta gente; nos hacían limpiar cuartos de baño sin guantes, tenías que ir a un ritmo inhumano, limpiar toda la habitación con la misma bayeta. La bayeta con la que limpiabamos el WC también limpiabamos las mesas; y encima horas extras no pagadas. A los tres días me fuí porque no podía aguantar tanta esclavitud y cual es mi sopresa cuando me dicen que no me van a pagar por no avisar con 15 días de antelación!
    Realmente los empresarios españoles dan vergüenza!

    ResponderEliminar
  9. Desde la redacción queremos agradeceros por vuestra intensa participación en este foro y la aportación de nuevos testimonios que denuncian las malas prácticas en el sector laboral español que tanto nos preocupa.

    ResponderEliminar
  10. A trabaja para España y por España saldremos de esto.
    Igual los demás Países que se deje de enviar el trabajo a los chinos y otros Países que cada País necesita trabajo para sus Ciudadanos.Ya se podrá exportar lo que sea necesario pero todos a trabajar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares

CONVIVENCIA. Ese sagrado tesoro

INDUSTRIA MILITAR. El negocio de matar

AMOR DIGITAL, por qué y cómo nos enamoramos por INTERNET.