Ir al contenido principal

Glückwunsch Deutschland. Alemania, digno campeón del Mundial

Escribe Marcelo Espiñeira.

Götze se iluminó en el minuto 112 de la gran final en Rio y consiguió lo que los argentinos pudieron haber rematado en al menos 5 oportunidades claras anteriores. El mismo tímido futbolista alemán que había perdido su titularidad durante los encuentros de la primera ronda, acabó vestido de héroe en el Maracaná. La igualadísima final, no ensombreció el triunfo alemán, con la que el futbol europeo ha roto su maleficio en América.
Si alguien sabe competir, seguro es Alemania. En esta copa, aferrados a su nuevo estilo que precisa de mucha paciencia en el traslado del balón. Sin el brillo excelso del Barcelona de Guardiola, pero muy valiente en su concepción, porque toma riesgos permanentes ante un rival inspirado que podría matarlo a la contra. Al Bayern le sucedió contra el Madrid de Ancelotti, a la Alemania de Low, poco le faltó para que Higuaín, Messi o Palacios también la frustaran. Sabella lo sabía, y lo intentó desde el minuto inicial, probablemente sin poder contar con el mejor interprete de ese estilo, Angel Di María, el que volviera locos a los alemanes en la semi de la última Champions.

Los jugadores argentinos festejan el acceso a la final del Mundial

Esta vez, como en el mundial de 2010, volvió a triunfar el fútbol de posesión. Es una buena noticia, pero la mejor es que hemos visto a muchísimos equipos moviéndose con una inteligencia colectiva admirable. El fruto de un trabajo serio se percibió en Costa Rica, México, Chile, Holanda, Colombia, Argelia y hasta Irán. En la dirección opuesta, hubo selecciones que fracasaron por la ambigüedad de sus propuestas o por el mal momento que atravesaban sus figuras, tal el caso de España, Portugal, Inglaterra o Italia, por nombrar los más evidentes. 

En líneas generales, el Mundial cumplió con creces. Tuvo emociones importantes, goles en abundancia y actuaciones individuales muy destacadas. Falló el esperado duelo entre Cristiano y Messi en cuartos de final, como también la soñada final entre Brasil y Argentina. No por culpa de Messi, en ninguno de los dos casos. Al contrario, la Pulga brilló desde el primer partido y aunque no lo hiciera en su nivel del Barcelona en 2011, su aportación al subcampeonato argentino fue decisiva y su adaptación a las circunstancias también. Ocupó posiciones diferentes a las habituales, se mantuvo lejos de la portería rival y debió jugar mucho sin balón, algo que no le agrada demasiado. Argentina no es el Barça, y sin Iniesta, Xavi o Alexis, su juego buscó la profundidad y rapidez de Di María como su mejor aliado. En los dos partidos fundamentales, perdió a su socio ideal y Mascherano se convirtió en su angel guardián. No alcanzó, pero estuvo muy cerca. 

Una torcedora incrédula tras el fracaso de los anfitriones ante Alemania y Holanda

Como también lo han estado la Colombia del brillante James o la Chile del inquebrantable Alexis, en sus duelos contra Brasil. Dos huesos duros de roer para una selección anfitriona que terminó fulminada en el descalabro histórico de Belo Horizonte. La lesión de Neymar fue un atenuante, pero Brasil ya asomó como una gran decepción en el choque inicial contra los croatas, en el que pronto exhibieron sus notables debilidades defensivas y un desmesurado ímpetu por ganar antes que jugar. Los alemanes no lo perdonaron, igual que no lo han hecho ante ningún rival en ocasiones anteriores, la misericordia no cabe en su filosofia. Fue una derrota dolorosa, que incluso ha superado al Maracanazo del 50 ante los vecinos charrúas. El llanto inconsolable en las gradas fue otra postal que dejó la Copa, la misma que se repitiera en la goleada recibida en la final de consolación ante Holanda. Una pena, porque Brasil siempre ha sido sinónimo de fútbol bello, aunque Scolari no lo entienda. La fiesta que intuían en la tierra del balón, se transformó en tragedia y el fútbol alemán estampó su cuarta estrella en el escudo luego de batir al rey y diez guerreros en la finalísima de Rio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hablaos y entenderos, si us plau...

Escribe Marcelo Espiñeira.

...“independencia es una palabra hermosa que inflama el corazón de los jóvenes y que moviliza a las gentes”...
Joan Manel Serrat
En ese vértigo tan excitante que se mueve la política whatsapp han ocurrido una serie interminable de megasucesos coordinados por una mayoría que responde obediente al llamado de una pretendida cita con la historia. En tan solo un par de semanas hemos pasado de aquella escena sensiblera -propia de un culebrón latino- cuando Carme Forcadell preguntara inocentemente (sic) a Marta Rovira si la "señora diputada tiene algo que decirme" para enseguida sancionar la Ley de Transitorietat -sin debate alguno con los opositores-… y luego a los palos indiscriminados de unos especialmente motivados policías antidisturbios “justicieros” que intentaban quedarse con las papeletas, las urnas y por lo visto… también con una muestra de sangre de los votantes que hacían barreras humanas, tal vez como recuerdo personal del crucero a Barcelona qu…

María Arnal y Marcel Bages. 45 cerebros y un corazón

Escribe Marcelo Espiñeira.

De tanto en tanto surgen obras que nos reconcilian con la música. Sin responder a necesidad comercial alguna, en total ausencia de tácticas y estrategias de mercado, un joven dúo de voz y guitarra ha sabido apropiarse de las raíces mediterráneas con naturalidad absoluta y presentarlas con impiadosa libertad artística en una grabación memorable. Me estoy refiriendo a los músicos María Arnal y Marcel Bages en su vibrante edición de "45 cerebros y un corazón" (Fina Estampa, 2017). 

Precedido por el bocado gourmet del EP "Verbena" (2016), la expectativa por la publicación de este debut era lógica. Sus canciones despojadas de artificio, sustentadas en la inmensa voz de María, el gusto exquisito de Marcel, unas letras con espeso sustrato y una musicalidad atemporal, poseen un peso específico fuera de lo común. Luego de oírlas entendemos que las necesitábamos por alguna extraña razón que ignorábamos previamente.

Una austera guarnición electrónica a…

MAFIA EN CATALUNYA. Se consolida la Camorra italiana en el país

El profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Palermo,  Giuseppe Carlo Marino, se refirió en su libro “Historia de la Mafia” (2002) a esta organización delictiva como “un poder en las sombras", no sin razón, y citó las palabras de un párroco del lugar: "El siciliano siempre ha sentido al Estado como un extraño que no interviene para hacer justicia contra la afrenta recibida". Este testimonio explica cómo se convierte il capo en la persona capaz de hacer justicia rápida y efectiva, bajo la premisa de que la familia es sagrada y el único lugar seguro. Este precepto ha favorecido una moral de la resignación, la obediencia y la complicidad. Y una única ley basada en el silencio: la omertà.