Ir al contenido principal

SANTAOLALLA. Sonidos del Camino

Una crítica de Marcelo Espiñeira.

Tan íntimamente sujeta al melancólico eco de un ronroco solitario como al éxito comercial en Hollywood, la obra de Gustavo Santaolalla (Buenos Aires, 1951) se encuentra alejada de cualquier estereotipo.

Su música tiene esa extraña cualidad de erizarnos el vello, tal es la carga de emotividad que posee. Nada artificiosa y generalmente desprendida en cuanto a trucos en la producción de los sonidos, la raíz puede palparse en su justa magnitud. Ya sea desde un laúd, un guitarrón, un ronroco o una guitarra blues de cuerdas de nylon, el recorrido que elija Santaolalla terminará siempre en el corazón. 


También un rockstar, en 1967 fundó la exitosa banda Arco Iris (junto a Ara Tokatlian), que fuera el hilo conductor de su vida musical hasta 1975. Los crudos vientos del plomo argentino lo llevaron hasta la costa oeste americana. En Los Angeles profundizó su aprendizaje rock, pero también realzó su alma andina.

Las colaboraciones con músicos del rock argentino se hicieron contínuas, y la producción artística comenzó a ocupar un lugar destacado en su currículum. Tal es así, que los años ´90 lo encumbraron como el más reconocido productor latino de rock. Café Tacuba, Divididos, Molotov, Julieta Venegas, Juanes, Jorge Drexler, Bersuit Vergarabat o Caifanes le encargaron sus mejores discos. Finalmente, su amistad con el cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu lo llevó hasta un nuevo espacio: el cine. Sus bandas sonoras para Amores Perros, 21 gramos y Babel forjaron su estilo definitivamente en Hollywood. Dos premios Oscars, dos BAFTA, un Globo de Oro y una docena de Grammys acreditan el reconocimiento que Santaolalla ha recogido en EEUU y Europa. 




Pero, más allá de este éxito arrollador, lo que realmente cuenta ahora es su capacidad intacta para conmover desde la sencillez de un instrumento. Un milagro que vuelve a traducirse en el sublime Camino (Visual Music, 2014). Un lúcido, maduro y contundente viaje que atraviesa años de música del autor, reunidos en una colección imperdible. El rumor del ronroco abre la lata en la preciosa Alma, las cuerdas del guitarrón se imponen en pasajes inmejorables de Wait and Then. Tan bellos como los contrapuntos de bajo y cuerdas armónicas en Paraná o la extraordinaria Cordón de Plata. Escueta pero maravillosa, el aroma andino de Ella resume a la perfección el estado de gracia en que se halla el compositor en este disco. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Hablaos y entenderos, si us plau...

Escribe Marcelo Espiñeira.

...“independencia es una palabra hermosa que inflama el corazón de los jóvenes y que moviliza a las gentes”...
Joan Manel Serrat
En ese vértigo tan excitante que se mueve la política whatsapp han ocurrido una serie interminable de megasucesos coordinados por una mayoría que responde obediente al llamado de una pretendida cita con la historia. En tan solo un par de semanas hemos pasado de aquella escena sensiblera -propia de un culebrón latino- cuando Carme Forcadell preguntara inocentemente (sic) a Marta Rovira si la "señora diputada tiene algo que decirme" para enseguida sancionar la Ley de Transitorietat -sin debate alguno con los opositores-… y luego a los palos indiscriminados de unos especialmente motivados policías antidisturbios “justicieros” que intentaban quedarse con las papeletas, las urnas y por lo visto… también con una muestra de sangre de los votantes que hacían barreras humanas, tal vez como recuerdo personal del crucero a Barcelona qu…

María Arnal y Marcel Bages. 45 cerebros y un corazón

Escribe Marcelo Espiñeira.

De tanto en tanto surgen obras que nos reconcilian con la música. Sin responder a necesidad comercial alguna, en total ausencia de tácticas y estrategias de mercado, un joven dúo de voz y guitarra ha sabido apropiarse de las raíces mediterráneas con naturalidad absoluta y presentarlas con impiadosa libertad artística en una grabación memorable. Me estoy refiriendo a los músicos María Arnal y Marcel Bages en su vibrante edición de "45 cerebros y un corazón" (Fina Estampa, 2017). 

Precedido por el bocado gourmet del EP "Verbena" (2016), la expectativa por la publicación de este debut era lógica. Sus canciones despojadas de artificio, sustentadas en la inmensa voz de María, el gusto exquisito de Marcel, unas letras con espeso sustrato y una musicalidad atemporal, poseen un peso específico fuera de lo común. Luego de oírlas entendemos que las necesitábamos por alguna extraña razón que ignorábamos previamente.

Una austera guarnición electrónica a…

MAFIA EN CATALUNYA. Se consolida la Camorra italiana en el país

El profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Palermo,  Giuseppe Carlo Marino, se refirió en su libro “Historia de la Mafia” (2002) a esta organización delictiva como “un poder en las sombras", no sin razón, y citó las palabras de un párroco del lugar: "El siciliano siempre ha sentido al Estado como un extraño que no interviene para hacer justicia contra la afrenta recibida". Este testimonio explica cómo se convierte il capo en la persona capaz de hacer justicia rápida y efectiva, bajo la premisa de que la familia es sagrada y el único lugar seguro. Este precepto ha favorecido una moral de la resignación, la obediencia y la complicidad. Y una única ley basada en el silencio: la omertà.