Ir al contenido principal

SPOON. Quieren mi alma

Una crítica de Marcelo Espiñeira.


Constantemente comparados con los clásicos o los eternos consagrados, los tejanos de Spoon han debido acumular una suculenta cantidad de ediciones brillantes para finalmente ser tenidos en cuenta por su propia valía. Curioso o no tanto, ya que la prensa musical acarrea entre sus notorios pecados con la manía de encasillar a todo músico que ande por allí. Veinte años después del debut, todo es diferente. Ahora, la industria aguarda con ansias cualquier edición de Spoon. Y con “They want my soul” la paciente espera de 4 años ha tenido sus frutos.

Con el antecedente inmediato de “Transference” (2010) y la nutriente experiencia de Britt Daniel en Divine Fits (2012), el nuevo registro abría expectativas contrapuestas. ¿Se reciclaría Spoon en una dirección más cercana al pop experimental o mantendría su raigambre rock ante todo? El riff stoniano de “Rent I pay” zanjó la cuestión en un milisegundo. El grupo asimiló lo mejor del experimento de su líder y fijó sus virtudes en un disco que los confirma potentes y elegantes, sin estridencias.





El disco encaja como un perfecto puzzle, merece oirse en el orden original, es aconsejable. Destaca por su enorme consistencia, por sus pasajes profundamente originales y por su inmensa coherencia.  Abre espacios inexplorados, como en la exótica “Inside out”, retiene la mejor base de bajo y batería posible en “Rainy taxi” o “They want my soul”, imprime a fuego una melodía soul en el superhit “Do you”, regala guitarrazos inolvidables en “Knock, knock, knock”, o teclados setentosos en “Outlier”, se viste de Lennon en “Just dont understand”, vuelve al más puro Spoon en el suspense de “Let me be mine” y se despide bailando con el “New York kiss”.

Sin olvidar jamás de donde han venido, los Spoon avanzan sin temor hacia otro disco trascendente.








Comentarios

Entradas populares de este blog

Hablaos y entenderos, si us plau...

Escribe Marcelo Espiñeira.

...“independencia es una palabra hermosa que inflama el corazón de los jóvenes y que moviliza a las gentes”...
Joan Manel Serrat
En ese vértigo tan excitante que se mueve la política whatsapp han ocurrido una serie interminable de megasucesos coordinados por una mayoría que responde obediente al llamado de una pretendida cita con la historia. En tan solo un par de semanas hemos pasado de aquella escena sensiblera -propia de un culebrón latino- cuando Carme Forcadell preguntara inocentemente (sic) a Marta Rovira si la "señora diputada tiene algo que decirme" para enseguida sancionar la Ley de Transitorietat -sin debate alguno con los opositores-… y luego a los palos indiscriminados de unos especialmente motivados policías antidisturbios “justicieros” que intentaban quedarse con las papeletas, las urnas y por lo visto… también con una muestra de sangre de los votantes que hacían barreras humanas, tal vez como recuerdo personal del crucero a Barcelona qu…

María Arnal y Marcel Bages. 45 cerebros y un corazón

Escribe Marcelo Espiñeira.

De tanto en tanto surgen obras que nos reconcilian con la música. Sin responder a necesidad comercial alguna, en total ausencia de tácticas y estrategias de mercado, un joven dúo de voz y guitarra ha sabido apropiarse de las raíces mediterráneas con naturalidad absoluta y presentarlas con impiadosa libertad artística en una grabación memorable. Me estoy refiriendo a los músicos María Arnal y Marcel Bages en su vibrante edición de "45 cerebros y un corazón" (Fina Estampa, 2017). 

Precedido por el bocado gourmet del EP "Verbena" (2016), la expectativa por la publicación de este debut era lógica. Sus canciones despojadas de artificio, sustentadas en la inmensa voz de María, el gusto exquisito de Marcel, unas letras con espeso sustrato y una musicalidad atemporal, poseen un peso específico fuera de lo común. Luego de oírlas entendemos que las necesitábamos por alguna extraña razón que ignorábamos previamente.

Una austera guarnición electrónica a…

MAFIA EN CATALUNYA. Se consolida la Camorra italiana en el país

El profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Palermo,  Giuseppe Carlo Marino, se refirió en su libro “Historia de la Mafia” (2002) a esta organización delictiva como “un poder en las sombras", no sin razón, y citó las palabras de un párroco del lugar: "El siciliano siempre ha sentido al Estado como un extraño que no interviene para hacer justicia contra la afrenta recibida". Este testimonio explica cómo se convierte il capo en la persona capaz de hacer justicia rápida y efectiva, bajo la premisa de que la familia es sagrada y el único lugar seguro. Este precepto ha favorecido una moral de la resignación, la obediencia y la complicidad. Y una única ley basada en el silencio: la omertà.