FMI. Pide más recortes

Escribe Marcelo Espiñeira.

La comisión técnica del Fondo Monetario Internacional que visitó España durante los últimos días ya ha emitido su veredicto sobre la situación económica del país. Según ellos, el gobierno español debería subir el IVA reducido de los alimentos básicos, debería profundizar los recortes en la Sanidad Pública, instaurar un sistema de copago sanitario, facilitar aún más los despidos y garantizar un poco de inmunidad ante la justicia para las grandes empresas que deseen realizar despidos colectivos. En líneas generales, intensificar la dureza del ajuste emprendido por Zapatero y profundizado luego por Rajoy.


Estupefactos nos hemos quedado, ya que de poco y nada nos han servido los informes que confirman que estas políticas han hecho disparar el índice de pobreza en el país. Al contrario, ahora se pide apretar más las tuercas para no espantar a nadie.
La Obra Social de La Caixa confirmaba en uno de sus estudios recientes que uno de cada tres niños españoles vive por debajo del umbral de la pobreza y uno de cada diez es pobre severo, es decir, que su familia subsiste con menos de un tercio del salario medio, unos 700€ al mes. Si alguna entidad como el FMI nos solicita más sacrificios ante esta deplorable situación de pobreza extrema, no será por pura crueldad. Porque muchos deseamos creer todavía que esta indiferencia del mundillo financiero no se corresponde con ningún plan macabro, sino que simplemente con otra de sus equivocaciones históricas. Sabemos que el pedido del FMI podría provocar que extendamos la pobreza sin complejos por toda nuestra geografía, a base de empleos con paga insuficiente y una cobertura de despidos en lo posible inexistente. Sin embargo, deseamos creer que estos técnicos del Fondo erran sin pudor por pura ineptitud en su tarea o que todavía no se han enterado demasiado de los fallos cometidos por este organismo en el pasado reciente.

Resguardado el honor del siempre noble FMI, no podemos olvidarnos de algunas sentencias recientes de la justicia ordinaria local contra empresas poderosas. Como aquella que ha obligado a la embotelladora Coca Cola Iberian Partners a reabrir su planta ubicada en Fuenlabrada. Luego de que este caso pasara 15 meses en un largo periplo judicial, el Tribunal Supremo declaró la nulidad del ERE presentado por la multinacional a cientos de trabajadores de la citada planta en 2013 . Si esta fuera la incertidumbre jurídica a la que hace referencia el informe técnico del FMI, pues entonces mal iríamos.

El destino de las pymes
poco parece importar
entre los directivos del FMI

Es tendencia que en las últimas décadas, las grandes corporaciones obtengan facilidades fiscales de todo tipo en casi todos los países del globo. Nadie quiere perderse la tajada económica que estas grandes compañías generan y la mayoría de los estados no dudan en otorgar excenciones especiales para que estas se establezcan en sus territorios con alguna inversión. También es cierto que las multinacionales originan un porcentaje nada despreciable del empleo disponible en nuestro país, cercano al 13% según un informe de 2014. O que también generan el 26% del volumen de negocio total producido en España. No obstante estas estadísticas, bien valdría la pena que nos preguntemos si este aporte destacado es suficiente como para amoldar toda nuestra legislación a medida de estas empresas. Porque en muchos casos, podría suceder que por ayudar a un 25% tan poderoso, acabemos perjudicando al otro 75% integrado por la pequeña y mediana industria, cuya suerte poco parece importar entre los directivos del FMI u organismos similares. 

La directora del FMI, Christine Lagarde.
Una subida del IVA del 4% en artículos de primera necesidad, como el pan, la leche, las frutas y las verduras o los medicamentos, podría cuadrar las cuentas fiscales en los simulacros de tipo macroeconómico realizados por los técnicos del Fondo Monetario en sus potentes ordenadores. Sabemos hoy que algún expresidente del FMI como Dominique Strauss-Kahn, probablemente luego de aprobar alguno de estos controvertidos informes, eligió agredir sexualmente a una mujer de origen africano que estaba limpiando la habitación del hotel de lujo donde se alojaba. La anécdota es demasiado gráfica como para tener que explicarla, y resulta muy curiosa porque coincide demasiado con los métodos aconsejados por los técnicos de este organismo financiero a los gobernantes de turno. Ahora, queda en manos de los ciudadanos, aceptar tanto error de cálculo o rechazar el próximo ultraje colectivo. 

Comentarios

Entradas Populares

SINSENTIDO. La crisis catalana que debió haberse evitado

CONVIVENCIA. Ese sagrado tesoro

INDUSTRIA MILITAR. El negocio de matar