Barça. La sinfónica del fútbol

Escribe Xavi Queralt Pons.

Once años después del debut de Lionel Messi en el primer equipo del Barça y a casi ocho del inicio del ciclo de Pep Guardiola como entrenador, la hegemonía deportiva blaugrana perdura en el tiempo. En este período, el club de Les Corts ha obtenido 26 títulos: 7 Ligas, 3 Copas del Rey, 6 Supercopas de España, 4 Champions League, 3 Supercopas de Europa y 3 Mundiales de Clubes. Triunfos que representan el 37% de todos los cosechados por el FC Barcelona en su historia centenaria. Es decir, 26 de los 74 trofeos (sin contar copas de Catalunya y demás títulos menores) se han conseguido en estos últimos once años y medio.
En contrapartida, el eterno rival sólo obtuvo 10 títulos desde 2004. Diferencia abismal que no se corresponde con los enormes esfuerzos financieros protagonizados desde la entidad dirigida por Florentino Pérez en el mismo período. 
El tridente del Barça, para muchos la mejor delantera de la historia del futbol.

Con este simple análisis estadístico del ciclo virtuoso del Barça sobre la mesa y el futuro deportivo que se vislumbra en el horizonte para esta histórica plantilla blaugrana, no hay que ser muy sagaz para entender los posibles motivos del acoso judicial y mediático al que están siendo sometidos los jugadores culés. Entre Hacienda, la Fiscalía Nacional, los diversos Comite disciplinarios, la UEFA y la FIFA, la lluvia de acusaciones contra Messi, Mascherano, Neymar y la dirigencia barcelonista no cesa. 

La histórica portada del ABC que niega el 0-4 del Barça en el Bernabeu
El ataque por la via jurídica se complementa con la negación permanente en los medios de la capital de la gesta futbolera más grande de los últimos tiempos. El único tema para ellos es detectar donde podría estar la más mínima fisura en el sistema de juego del Barça o en la delicada convivencia de los jugadores de elite. Ni siquiera ante exhibiciones de nivel artístico como la del 7-0 copero ante el Valencia, se cierra el grifo de la difamación constante. La obsesión es que este ciclo se acabe y cuanto antes. Si en el camino fuera preciso intentar fichar a Neymar por 250 millones de euros, eso sería lo de menos, pues el dinero sobra para esta empresa. La hegemonía blaugrana escuece en la capital y no se andan con disimulos, todo método podría ser válido para frenar el irrepetible espectáculo.

Comentarios

Entradas Populares

LESLY KISS . Confesiones de una actriz porno

JUAN DOFFO, arte sin fronteras.

Somos Barcelona. No vencerá el miedo