JAIME ROOS . El 15 de julio, en Mataró.



Probablemente sea el artista más representativo para el público uruguayo. También, quien ha enlazado para siempre dos géneros populares como la murga y el rock. No hace falta demasiados preámbulos para saber que estamos refiriéndonos a Jaime Roos.

En el verano de 2007 disfrutamos con su grata visita en el marco del Festival Cruilles de Cultures que organiza la productora Visualsonora con el soporte del Ayuntamiento de Mataró y la Generalitat de Catalunya. Por aquellos días, llenó el Teatre Monumental ante una audiencia entregada a la pasión, el ritmo y sus sentidas estrofas de carnaval.


Este año, más precisamente el 15 de julio a las 22:30hs, conmoverá el escenario de la Sala Clap (Serra i Moret, 6 de MATARÓ). Antes que Jaime, a las 21hs. en la misma sala, Alejandro Luzardo y La Candombera abrirán el fuego para una noche bien charrúa.







A continuación, transcribimos una entrevista telefónica con Jaime Roos, realizada en junio de 2007 para ARG Express.




Una entrevista de Marcelo Espiñeira.






Comienzas tu nuevo disco con frases como "me voy poniendo serio, me voy poniendo viejo"… un poco fuerte, no?

Creo que la letra es muy clara. Todo el disco está escrito desde mi presente. Yo soy un tipo que tiene medio siglo y obviamente esa canción es un encuentro entre un par de amigos. En este caso, el otro amigo es Mario, que es el fotógrafo del disco y el de todos mis álbumes desde el año 83. O sea, más que un amigo es un hermano. Es una conversación que filosofa como toda charla de bar, con algunos momentos apocalípticos y otros optimistas. Y es lo que yo llamo: "la carcajada en la trinchera".




La elegiste por algún motivo para abrir el disco?

Salvo excepciones, ordeno mis discos desde el punto de vista musical. En este caso, yo creí que esta canción que tiene muchos fragmentos diferentes, por eso se llama "Postales para Mario", cumplía con la función de obertura. Y era ideal para que el disco fuera creciendo de a poco. De la misma manera que la última canción, "Vida número dos", con ese final repetitivo era ideal para irse candombeando por la rambla…




El candombe tiene una presencia importante en este disco…

Yo vengo de barrio "Sur", que junto con "Palermo" y "Ciudad Vieja" es casi lo mismo, porque forman la rambla Sud de Montevideo. Son tres kilómetros de mar, y de esas casas bajas de la costa se podría decir que son la capital afro-uruguaya de la música. Es muy común que durante todo el año, salgan los tambores a tocar, sin disfraces, sin toda la magia carnavalera, solamente por el hecho de tocar. Son las “llamadas del barrio”. Y en este último tema (Vida número dos), son simplemente cuatro o cinco tipos que salen a tocar el tambor al lado de la rambla, con un aire más bien melancólico que festivo y con ese sonsonete o estribillo que se repite constantemente "camino lento, candombe viento, camino largo, camino amargo". En este disco predomina el candombe, tiene cinco. Sucede que solamente dos de ellos tienen tambores, y los otros tres están mucho más encubiertos, fusionados. Los instrumentos están en clave, eso quiere decir que le pones un tambor y entra perfectamente.




"Por la mirada" tiene una sensibilidad realmente especial, además de ser muy bella su música…

Es un candombe bien africano. Se lo haces escuchar a un europeo que no hable español y quizás piense que es música étnica africana. Somos dos músicos tocando, el percusionista Walter Haedo y yo tocando guitarra, bajo y haciendo voces. También hay un coro agregado por mi primo Wilson. Es el canbombe beat que se puede decir que inventara Eduardo Mateo hace mucho años, desarrollado y enfocado hacia un lugar mucho más africano. Yo creo que la esencia del candombe está en este tema.




Y la letra rompe bastante con tus temáticas habituales...

Creo que todo el disco rompe con la mayoría de mis canciones anteriores. En algunos álbumes yo he escrito letras personales, desde una óptica más privada, pero que no han sido predominantes en los shows en vivo o en los temas más exitosos. En este álbum, la tónica imperante son las letras personales. Es parte del estilo del disco. "Por la mirada" es una letra que habla de una visión mía en cuanto a la vida, "Catalina" es una canción para mi madre, "Postales para Mario" es una canción para mi gran amigo, "Solo contigo" está escrita para mi mujer… El mundo de este álbum es bastante más íntimo, más cercano, más casero, y sin embargo se filosofa acerca de la vida. Tanto como en los otros álbumes, donde yo era testigo, donde tenía puesta la cámara a quince o veinte metros de distancia en situaciones escritas en tercera persona… La filosofía continúa, pero esta vez con un mundo más personal. Quizás se deba a que cuando uno tiene más años, inevitablemente circunscribes tu mundo a menos personas. No considero que sea un disco escrito por un anciano, sino con cierta madurez. También lo podría haber escrito con cuarenta años y no con cincuenta… Lo que puedo decirte es que este álbum no podría haber sido escrito por alguien con veinte años.




El título del disco, "Fuera de ambiente", hace referencia a sentirse fuera de lo que es considerado la corriente principal?

Sí, sí. Hace mención a eso. No creo que este disco sea anticuado, ni rancio, ni que suene como un álbum de Canaro de los años treinta. Por lo que he podido comprobar lo escucha la gente muy joven y a nadie le rechina el sonido. Sin embargo, estilísticamente hablando, tanto en sus músicas, como en sus letras siento que está fuera de ambiente. Que está escrito de una manera como hoy no veo que se esté escribiendo. Musicalmente se maneja con parámetros que hoy están fuera de ambiente, no solamente en mi país, sino a nivel internacional. Si prendo un televisor y veo lo que pasan por los canales musicales, muchas veces me dan ganas de pegarle una patada al aparato. De hecho, en alguna gira he terminado tirándole latas de cerveza a los televisores en los hoteles, al grito de "traidor"…Me siento un poco "fuera de ambiente" en el mundo del espectáculo actual. Creo que se ha borrado la línea que separa la música comercial de la sincera. Las compañías tienen más poder, el marketing también lo tiene. Los propios autores, muchas veces antes de presentar su producto, están pensando en si va a gustar o no. Muchas veces se adaptan a las reglas del marketing, para que las compañías les compren sus discos. Y una larga lista…Entonces, este álbum ha sido hecho para mí, como siempre en mi vida, con la esperanza de que les guste a los demás, ya lo dijo Piazzola...Y el "fuera de ambiente" tiene otra acepción, que es la que figura en la canción "El hombre solo". "Fuera de ambiente" es un término médico usado para nombrar a alguien que es anestesiado o dopado. Yo he pensado que todo el mundo quiere salirse de ambiente, cuando se toma una botella de vino, o cuando hace yoga, o cuando una mujer se pone un vestido lindo que elige durante horas para ir a una fiesta… La gente quiere salir de esta vida cotidiana árida, seca. Y mi mejor manera de salirme de ambiente es haciendo música. Estuve veinte meses trabajando en este disco, primero componiendo, ensayando, maquetando y después grabando. Y realmente estuve "fuera de ambiente" y me siento muy bien cuando estoy así.




Retomando aquella frase de Piazzola, yo no creo que conozcas otra manera de componer que no sea esta…

Si, esa ha sido la regla. Lo que pasa es que hay que repetirlo siempre. Y más especialmente, cuando sale esto de: "Fuera de ambiente? y por qué?”. Y yo que se, yo escribo para mí. Para quién si no? No es una cuestión egocéntrica, creo que es la definición del arte. Uno tiene que estar absolutamente seguro de lo que está haciendo. Si queres eliminamos la palabra "seguro", pongámosle "contento". Seguro uno nunca está...Para los que vivimos de lo nuestro, desconocer lo que le guste o no a la gente es un riesgo. Cualquiera se puede dar cuenta. Entonces hay muchos que ceden ante esto y tratan de repetir fórmulas cuando tienen éxito. No es mi caso, ni el de otros tantos músicos sinceros que conozco.




Ahora más que nunca, los músicos se están fijando en lo que gusta o no... crees eso?

Es absolutamente notorio. No es de ahora, ya hace unos años que sucede esto. Creo que la especie humana sigue produciendo músicos de enorme talento y quizás ahora se toque mejor que antes. Disponemos de una serie de recursos que posibilitan lograr muchas cosas que antes eran impensadas. Pero, me refiero más que nada a la actitud creativa, no tanto a la técnica o del conocimiento musical. Siento que la propuesta ha perdido ideología, ha perdido ideales e ideas.




Quieres decir que hoy un chico agarra una guitarra pensando en lo que puede ganar?

Bueno, eso sería exagerado. Quizás antes no era tan ostensible el comercio. La música de marketing existió siempre. Siempre se inventaron muñecos para vender discos y hacer plata. Los top charts de hace cuarenta años tenían siete temas que eran basura y con mucho optimismo te diría que los tres restantes eran buenos. Hoy, en la mayoría de los Top Ten, el 100% es basura. Muy de vez en cuando, asoma la cabeza alguna canción o algun artista sincero. Cuando digo basura, resulta que puede estar muy bien grabada. Pero, es música de marketing. Muchas veces, la gente que está por fuera, te dice: "bueno, a mí me gusta la música comercial". No sabe lo que te está diciendo. Algunos creen que los Beatles fueron comerciales porque vendieron muchos discos. No es así. Música comercial es aquella que se hace pensando en vender. No hay diferencia en diseñar un nuevo jean, teniendo en cuenta las tendencias de la moda, para poder vender miles de ejemplares. Con la música comercial sucede lo mismo. Se piensa en que sonido podemos hacer para que estos señores nos compren el disco. Esto viene de tiempos inmemoriales. Se inventan a tipos que tienen carisma, aunque no puedan cantar, se los peina, se los viste, se los hace decir cosas que nunca pensaron y así se tira el robot a la calle para que produzca dinero. Y luego está la otra forma que es la sincera, en donde el artista hace lo que quiere, y evidentemente es publicado por una compañía que trata de comercializar. Entonces estamos hablando de música comercializable. Los Beatles fueron los más vendedores de la historia y se puede decir que fueron el grupo anti-comercial por antonomasia. Ellos hacían un álbum cada siete u ocho meses y cambiaban completamente el perfil de un disco al otro. Era como si se estuvieran saboteando a si mismos, aparentemente. No repetían fórmulas. Esto es ser comercializable, que es lo que todos queremos, todos queremos vender los discos.Hoy prevalece lo que es comercial, y esto no es el gruñido de un veterano frustrado, sino que es la constatación que llevo haciendo a través de los años. Este proceso comenzó hace veinte años, cuando apareció MTV, que es uno de los mayores enemigos que haya tenido la música en este último cuarto de siglo. Porque si no sos un galán o estás dentro del parámetro marcado por los publicistas de la cadena, no entrás. La gente confunde imagen con música.




Supongo que por motivos cronológicos, tu primer amor musical habrá sido la murga…

Cuando yo era muy niño amaba la murga y el candombe, tocaba un bombo de murga y caminaba atrás de los tambores, era muy chiquito para poder agarrar uno. Y la música que me gustaba era la de las grandes bandas de jazz, que eran los discos de mi padre. Mi tío George me llevaba a los jam sessions en la Peña de Jazz de Montevideo o en el Hot Club. Me gustaban mucho las big bands de Duke Ellington, Stan Kenton o Benny Goodman. Toda esa música que pone Woody Allen en sus películas. Eso para mí era lo máximo, sigue siendo algo importante, debo decirlo. El rock de Chuck Berry o Elvis Presley me gustaba, pero no tanto. La primera canción de los Beatles que escuché me dio vuelta la cabeza. Fue "Love me do" en el año 63. Me quedé absolutamente erizado con 9 años. Recuerdo que fue un domingo, era de noche, estaba sentado en un sillón y se me pararon todos los pelos del brazo… Una semana después escuché "A hard day´s night", al mediodía y me pasó lo mismo. A partir de ahí, cambió mi vida. Los Beatles cambiaron mi vida, la cambiaron en serio.




Ibas de tan pequeño a comprar aquellos discos?

Mi primer disco de Los Beatles me lo regaló mi tío George. Lo tengo todavía y sin rayar. Y no se porque, porque lo escuché mínimo quinientas veces… Pero, el candombe y la murga seguían siendo muy importantes. A la vuelta de mi casa había un tablado. Porque a las murgas hay que presenciarlas sobre un tablado, ya que no son una comparsa que desfile. Los tambores del candombe caminan cuando tocan, la murga no. La murga funciona sobre un escenario. Allí escuché a las grandes murgas de los años sesenta. Y toda eso era una pasión para mí, pero no la unía a mi otra pasión por los Beatles y por todo el rock que vino después, Hendrix, los Rolling Stones, Santana, Lep Zeppelin, Jethro Tull, Traffic, Chicago, todo aquello… Llegó un momento en que me dí cuenta que tenía dos cajones alejados uno del otro, por un lado a la música de mi ciudad, y por el otro al rock internacional, y que podían coexistir. Entonces, en mi primer álbum del año 76, mis primeras canciones fueron de fusión. Yo no sabía que se llamaba fusión, ni que la estaba haciendo. Sabía que estaba mezclando géneros, pero yo seguía la corriente beatle que era fusionadora por excelencia. Ellos pusieron instrumentos hindúes, intrumentación clásica, de jazz, electroacústica, cintas al revés... Ellos eran de fusión, aunque nunca se hable así de ellos. Y junto con mis maestros uruguayos, que fueron el grupo El Kinto, El Thotem, Mateo, Ruben Rada y los hermanos Fattoruso que fueron los que fusionaron el candombe con el beat, yo terminé fusionando el rock con la murga. No me di cuenta que estábamos siendo precursores en Sudamérica, junto con la Tropicalia en Brasil o Santana y su salsa-rock, de algo que luego se haría muy normal, como es fusionar los ritmos folklóricos con el rock internacional.




Sigue tan espléndido el carnaval de tu ciudad?

Sí, por suerte, cada vez más grande, con más comparsas, con más jóvenes volcados a la tradición. Es muy gratificante, porque cuando los jovenes lo hacen no es por obligación, es porque quieren. Y dentro del género murga, hay varias agrupaciones nuevas que están imprimiendo un sello particular y que hacen que la murga evolucione de acuerdo a los tiempos. Una música callejera, mal que nos pese, tiene que ir cambiando con los tiempos. Sino dejaría de ser callejera para convertirse en una obra de museo. Muchas veces extraño el sonido de los coros antiguos que cantaban de otra forma, particularmente me gusta más el cante antiguo. Sin embargo, está bien que se hagan ciertos retoques estilísticos. Hay murgas que están haciendo cuplets rapeados y me parece perfecto.




En "Postales para Mario" haces algo por el estilo, verdad?

Sí, estoy rapeando a mi manera, fusionando con lo uruguayo. Cuando escuchás algún moreno neoyorkino haciendo su discurso, lo hace con patrones rítmicos que corresponden al soul o al funk. El rap tiene división musical. Lo que no me gusta del rap latino, es cuando se aplica esa división musical a ritmos latinos. Entonces, cualquiera que escuche lo que hago en "Postales para Mario" se dará cuenta que la división de las frases corresponden a un tambor repique de candombe. Pa ta ca, pa tá, pa ta ca, pa tá…(tararea el ritmo de un tambor repique…). Por eso funciona con el candombe que está abajo. Por eso no suena a contrapelo, va con la música. Y tal cual lo decís, es un rap.




Qué has sentido al ser nombrado ciudadano ilustre de tu bella ciudad?

Sentí una gran emoción, cualquiera se lo puede imaginar. Especialmente para mí, que soy un arbol del barrio Sur. Es la ciudad que he elegido para vivir, es mi lugar en el mundo. Yo vivo en la Rambla, frente al río y me dieron la distinción en el Teatro Solís, que queda a cinco cuadras de mi casa y yo nací a cinco cuadras del teatro, pero para el otro lado. Yo lo tomo como un mimo, como un acto de cariño. Lo más emocionante fue que se arrimara tanta gente y que todos me dijeran que me lo merecía y que esto y aquello… Eso fue lo más importante de la ceremonia, porque pueden llegar a ser vacías o burocráticas. En este caso, fue muy emotiva para mí.




Qué has debido sacrificar por tu condición de hombre público?

Cuando uno es un hombre público, se pierde privacidad. Eso me molesta, convivo con ello, trato de no convertirme en un paranoico que se encierra en su casa. También trato de no convertirme en un divo, que se cree que es alguien especial. Y si alguien me pide un autógrafo, pues se lo firmo. Es gente que de esa forma me está expresando su amor. Tengo la ventaja de que me fuera haciendo público muy lentamente. Pienso en esos pibes de veinte años que saltan a la popularidad de un día para el otro, sin tener cierta base psicológica... Es un cambio muy importante, cuando se da de repente. Yo lo llevo con paciencia, porque hay días que uno no quiere hablar con nadie, que está medio deprimido, y la gente no lo sabe. Es el único punto negativo. Soy conciente de mis puntos oscuros, que tengo como cualquier persona, de mis defectos. No me siento para nada especial. Mi sensibilidad no es mayor a la tuya o a la de cualquier persona con sensibilidad media. Tengo el don de mi oficio, se escribir canciones e interpretarlas arriba de un escenario, como todas las personas de diferentes oficios lo tienen con lo que hacen.


Comentarios

  1. Este disco me voló la cabeza! valió la pena esperar tanto... Las letras son impresionantes, de una crudeza y una lucidez tales que cada vez que escucho el disco se me pone la piel de gallina. Los Beatles te cambiaron la vida Jaime, y vos nos la cambiaste a unos cuantos...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares

HOT SONG. LUST (Kendrick Lamar)

Octubre en rojo. Referendum unilateral?

REFORMA INMINENTE. Sistema jubilatorio argentino