ADEU HIVERN . El calor pondrá a prueba la salud del turismo español


Informe especial de Marcelo Espiñeira.

La llegada del calor y la llamada temporada alta, no hará otra cosa que poner a prueba la potencia de uno de los motores de la economía española. Sí, por supuesto que nos referimos al turismo. Y esta particular “ITV” llega cuando otra de estas turbinas, la del sector de la construcción, ya se encuentra apagada y esperando oxígeno público para volver a encenderse. Esperemos que la nave que pilotea Zapatero no sea un bimotor, porque sino sería el momento adecuado de calzarse un buen paracaídas.

Segundo destino turistico mundial.
Este país ostenta la meritoria medalla de plata en el difícil y competitivo sector turístico. Una verdadera industria que ha tenido un desarrollo impresionante a nivel mundial en la última década y que está sufriendo su primera retracción importante luego del 11-S.Casi no queda nación en el mundo que no sepa competir decentemente en este fabuloso mercado y las desgracias pasajeras de unos, son inmediatamente
 aprovechadas por los demás. Este momento es particularmente complicado para todos en general, no parece quedar nadie fuera de las redes pegajosas de la bautizada “Gran Recesión”; sin embargo, el más mínimo retroceso del turismo español podría traducirse en varios miles de parados más. Algo que habría que evitar. Lo primero que han hecho casi todos los operadores es rebajar sus tarifas. Recurso muy factible, pero que tiene sus límites ciertos. Desde hoteleros, hasta aerolíneas, pasando por restaurantes y demás eslabones de esta industria, ajustaron sus números y ofertaron lo mejor posible. Sin embargo, los resultados del puente de Semana Santa fueron poco alentadores. La caída generalizada de la actividad rondó el 10% promedio. La ocupación hotelera estuvo en el 75% de su capacidad y el gasto de los que tomaron vacaciones fue menor que años anteriores. Las causas deberían encontrarse en el notable aumento de los parados en el mercado laboral español, la gran incertidumbre de la mayoría, y también en el descenso marcado de la cantidad de turistas llegados desde el exterior, alrededor de un 15% menos en el primer trimestre de 2009.

Cuando empatar es ganar.
Todos los implicados en el turismo, firmarían ya mismo poder obtener este año los mismos beneficios de 2008, aunque no habían sido del todo buenos comparados con años anteriores. Algunas parcelas de mercado ya dan indicios de una curiosa buena salud. Se ha sabido en estos días, que los cruceros seguirán llegando practicamente en el mismo número que el año pasado al puerto de Barcelona. Algo que han manifestado los responsables del puerto mismo y que se basa en que todas las compañías dedicadas a este negocio han recortado un 25% sus tarifas. Curiosamente, el fatídico primer trimestre de este año, ha supuesto un incremento notable de cruceristas para el Port de Barcelona, debido en parte a nuevas rutas de invierno de grandes firmas americanas y noruegas. Pero, lo suculento del pastel se verá cuando llegue el verano y pueda comprobarse cuanta gente baja de los enormes barcos. Una vez más, 2009 seguirá siendo el período más complicado de predecir en cualquier materia.Es muy bonito el dato de los apacibles y magníficos cruceros llegando a la dársena del Port Vell, pero no consigue dar brillo a las oscuras estadísticas que se manejan y que delatan la destrucción de al menos 86.000 puestos de trabajo en el sector de la hostelería. Con la perspectiva de que alcancen los 110.000 cuando promedie el verano. En este sentido, los griegos tan dependientes del turismo como nosotros, parecen haber tomado cartas en el asunto y ejecutaron algunas medidas con rápidez. A saber, rebajas de las tasas aeroportuarias, reducción de cargas burocráticas, cogestión de los aeródromos y mejora de la situación fiscal del sector. En el Congreso español, los populares y el ministro Sebastián cruzaron sus acusaciones de turno respecto a lo que habría que hacer, sin alcanzar ningún acuerdo sustancial. Lo cierto es que El Prat, justo cuando inaugura su flamante nueva terminal, está recibiendo un 20% menos de tráfico aéreo que en 2008. Lo que corrobora que no todo es cuestión de mejorar las infraestructuras.

La pandemia, el peor temor.
Aquello de que sentimos el impacto de una pequeña piedra lanzada por un surcoreano en el Mar Amarillo, es absolutamente cierto en estos tiempos. La última novedad inquietante ha sido la alarma sanitaria de la Organización Mundial de la Salud, a raíz de numerosos contagios entre humanos de la fiebre porcina, ahora rebautizada Gripe A, para que los chacinados pueden seguir vendiéndose. La alarma está en el punto 5/6, y casi está considerada como pandemia. De momento, el gran perjudicado es México, de donde proviene el brote infeccioso y hacia donde casi ningún viajero quiere ir. Los aztecas son una potencia turística, el décimo receptor mundial y numerosas empresas españolas tienen fuertes intereses allí (Iberia, Sol Meliá, NH hoteles, etc). Las consecuencias inmediatas las están padeciendo las aerolíneas, que se enfrentan a vuelos semivacíos en sus rutas al DF mexicano o a Cancún. Por el momento, gana el temor y alimenta el retroceso en el número de pasajeros hacia cualquier destino. El mensaje lacónico del presidente mexicano hacia su pueblo, pidiéndoles que se queden en sus casas porque ese es el sitio más seguro donde poder estar, no es de gran augurio para los que dependen de la movilidad de todos los demás. El avance del virus hacia el resto de los continentes ya es un hecho. Nos bombardean con estos datos, día a día por televisión. En España se están estudiando a casi cien pacientes ingresados con síntomas y se han confirmado trece casos. Sin dudas, el avance de este virus, será decisivo en las decisiones que muchas personas vayan a tomar en las próximas semanas respecto a sus vacaciones. De momento y antes de la gripe A, los españoles viajaban mucho menos al exterior que en 2008. Quizás, aquí esté la clave y muchos terminen cambiando los fiordos noruegos por una playa andaluza o catalana, cuando lleguen julio y agosto.

Comentarios

Entradas Populares

BITCOIN. Otra gran estafa?

LESLY KISS . Confesiones de una actriz porno

María Arnal y Marcel Bages. 45 cerebros y un corazón