Ir al contenido principal

FLAMENCO, FLAMENCO. La magia de Carlos Saura.


Crítica de Marcelo Espiñeira.


No podía caer en mejores manos la responsabilidad de enmarcar al flamenco dentro de dos horas formato cine. Tanta belleza, tanta plasticidad, tanta elegancia, solo podía captarse con los ojos experimentados de Carlos Saura (Huesca, 1932).


Probablemente sea su experimento de cine musical más acabado, porque este “Flamenco, flamenco” posee una fuerza sobrenatural en sus imágenes, transforma la gran pantalla en un lienzo que admite un explosivo baile de tonalidades, es una caricia para la vista.


Si hablamos de estilos, Saura ha querido retratar la nueva camada de artistas, la gran renovación que ha surgido desde las entrañas del género en las últimas décadas. Por eso ha reunido a gente como Miguel Poveda, Montse Cortes, Diego Amador, José Mercé, María Bala, Estrella Morente, Eva “Yerbabuena”, Sara Baras, Javier Latorre, Farruquito, o David Carmona entre otros. A los cuales ha sabido acoplar con el gran Paco de Lucía, Tomatito o “La Tana”.




Con estos ingredientes tan sustanciosos, el director tan sólo les ha pedido que hagan lo que mejor saben hacer. A lo suyo, y él también. Tras las cámaras tomando instantáneas de intenso valor estético, creando climas que no interrumpan las músicas, los bailes, los cantes. Más bien que se complementen en imágenes únicas, perfectas postales de un arte recientemente declarado patrimonio de la humanidad por la Unesco.


Miquel Póveda y Eva Yerbabuena en un pasaje de "Flamenco, flamenco" de Carlos Saura.


La primera maravilla llega con la bailaora Sara Baras enfundada en su vestido rojo sangre, interpretando una alegría “A mi niña Sarita” y muy bien secundada por tres guitarras y sendos cantaores. Su baile está filmado de manera exquisita y no cabe más que emocionarse. Algo similar sucede con las dos intervenciones del sublime Miguel Poveda. En una primera escena, cantando una copla por bulería en una mesa de tablao, junto a dos palmeros. En la siguiente, cantando bajo la lluvia “Nana y café” junto a la estupenda bailaora Eva “Yerbabuena”



El film está compuesto integramente por interiores. Los artistas, su arte, un escenario. Estos tres elementos resultan suficientes para soportar la austera puesta. Sin aditivos, sin más guión que el que proponen la danza, el zapateo, el fraseo o los acordes de una guitarra. 






Los sonidos son el gran banquete. Los movimientos son la salsa.  Y los colores, el gran secreto. Una composición que sigue un único orden, aquel que impone el ciclo de la luz durante el día y la noche. 


Saura registra un instante único del misterioso arte que marca indeleble esta tierra. Y lo hace con maestría.


Paco de Lucía en "Flamenco, flamenco".













Comentarios

Entradas populares de este blog

Hablaos y entenderos, si us plau...

Escribe Marcelo Espiñeira.

...“independencia es una palabra hermosa que inflama el corazón de los jóvenes y que moviliza a las gentes”...
Joan Manel Serrat
En ese vértigo tan excitante que se mueve la política whatsapp han ocurrido una serie interminable de megasucesos coordinados por una mayoría que responde obediente al llamado de una pretendida cita con la historia. En tan solo un par de semanas hemos pasado de aquella escena sensiblera -propia de un culebrón latino- cuando Carme Forcadell preguntara inocentemente (sic) a Marta Rovira si la "señora diputada tiene algo que decirme" para enseguida sancionar la Ley de Transitorietat -sin debate alguno con los opositores-… y luego a los palos indiscriminados de unos especialmente motivados policías antidisturbios “justicieros” que intentaban quedarse con las papeletas, las urnas y por lo visto… también con una muestra de sangre de los votantes que hacían barreras humanas, tal vez como recuerdo personal del crucero a Barcelona qu…

María Arnal y Marcel Bages. 45 cerebros y un corazón

Escribe Marcelo Espiñeira.

De tanto en tanto surgen obras que nos reconcilian con la música. Sin responder a necesidad comercial alguna, en total ausencia de tácticas y estrategias de mercado, un joven dúo de voz y guitarra ha sabido apropiarse de las raíces mediterráneas con naturalidad absoluta y presentarlas con impiadosa libertad artística en una grabación memorable. Me estoy refiriendo a los músicos María Arnal y Marcel Bages en su vibrante edición de "45 cerebros y un corazón" (Fina Estampa, 2017). 

Precedido por el bocado gourmet del EP "Verbena" (2016), la expectativa por la publicación de este debut era lógica. Sus canciones despojadas de artificio, sustentadas en la inmensa voz de María, el gusto exquisito de Marcel, unas letras con espeso sustrato y una musicalidad atemporal, poseen un peso específico fuera de lo común. Luego de oírlas entendemos que las necesitábamos por alguna extraña razón que ignorábamos previamente.

Una austera guarnición electrónica a…

MAFIA EN CATALUNYA. Se consolida la Camorra italiana en el país

El profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Palermo,  Giuseppe Carlo Marino, se refirió en su libro “Historia de la Mafia” (2002) a esta organización delictiva como “un poder en las sombras", no sin razón, y citó las palabras de un párroco del lugar: "El siciliano siempre ha sentido al Estado como un extraño que no interviene para hacer justicia contra la afrenta recibida". Este testimonio explica cómo se convierte il capo en la persona capaz de hacer justicia rápida y efectiva, bajo la premisa de que la familia es sagrada y el único lugar seguro. Este precepto ha favorecido una moral de la resignación, la obediencia y la complicidad. Y una única ley basada en el silencio: la omertà.