El Corredor del Mediterráneo, entrevista con Javier Villamayor.

El Acta Única Europea incita al desarrollo del territorio de la región, lo que conlleva a plantear un contexto altamente competitivo entre los distintos espacios participantes en esta dinámica económica.


La aspiración de la ciudad de Tarragona ha sido la de penetrar a estos ámbitos con la fuerte convicción de que es poseedora de una serie de rasgos distintivos y fortalezas capaces de traducirse en oportunidades a escala internacional.


La apuesta es, sin duda, conveniente en el marco de una crisis que obliga al estado español a aumentar la productividad  y reducir el alto umbral de incertidumbre.


Tarragona es una ciudad con una situación estratégica: goza de clima mediterráneo, posee salida al mar y a rutas fluviales conectadas por el Rio Ebro, es nodo natural en el Eje Mediterráneo  conformado en la MercaRegión Barcelona-Lyon, al tiempo que puede considerarse un centro neurálgico de producción con importantísimos aportes al PIB de Catalunya y España.



Se conecta al mundo mediante un circuito de infraestructuras como su puerto marítimo, el enclave más importante de las comarcas de la región tanto por el volumen económico y laboral que comporta, como por la internacionalización que representa. Con ventajas diferenciales que le distinguen entre otros como su calado, su carácter no masificado, los precios, su agilidad, la proximidad a suelo logístico e industrial y sus conexiones.


Aeropuertos internacionales cercanos (Reus) y una red ferroviaria que representa el recurso más importante para el tráfico de pasajeros y de mercaderías de la región, en el que podemos distinguir el tren de alta velocidad, la amplia vía convencional (regionales y rodalies) para pasajeros y la red de carga.

Tarragona esperaba con ansias el anuncio de la UE referente a la aprobación del proyecto del Corredor del Mediterráneo y su Teniente de Alcalde de Promoción Económica y Trabajo:  Javier Villamayor nos lo cuenta en primera persona.

Una entrevista de Lilian Rosales de Canals.



Cómo han luchado por este proyecto?
JAVIER VILLAMAYOR: Desde el año 2009, el Ayuntamiento de Tarragona ha integrado un frente común con otras administraciones (12 alcaldes de diferentes colores políticos) para defender los intereses de nuestro territorio en Bruselas. La construcción de las nuevas infraestructuras que supone este proyecto es de vital importancia para la región. El enorme ahorro en costos para las empresas que operan distribuyendo mercancías en el corredor del Mediterráneo ya justifica la inversión. Tarragona es un nodo de encuentro entre el corredor central y el mediterráneo, lo cual transforma a su puerto en un punto estratégico para este intercambio comercial. Nuestro puerto es el quinto a nivel estatal por su volumen de carga y ha apostado fuerte por el tráfico de contenedores. Por lo tanto, la salida ferroviaria del puerto era una cuestión imprescindible para nosotros y la inclusión del enlace ferroviario con Castellbisbal (hasta donde llega actualmente el ancho de vía europeo) en este proyecto es una noticia histórica.






"Este tipo de infraestructuras 
se hacen para favorecer 
que este territorio
genere empleo y nuevas riquezas".





Teniendo en cuenta la situación actual, cómo se hará para concretar en el corto plazo esta inversión?
Recientemente hemos tenido la visita del Secretario de Transportes Isaías Taboas y nos manifestó que la inversión actual permitiría llevar adelante los proyectos de los corredores central, atlántico y mediterráneo. En segundo término este proyecto recibirá financiación de hasta un 25% de parte de la UE. Por tanto, ahora se debería priorizar (a nivel español) por qué tramos se empieza la obra. 
Desde nuestro punto de vista y por los datos del PIB que genera esta región, estamos en posición de demandar que se comience por el tramo que generará más rendimiento económico y social, que es el que unirá Tarragona y Castellbisbal. No es una quimera, es una realidad. Existe un calendario, hay un presupuesto y el parlamento europeo (luego del dictado de la Comisión) no irá en contra. Ahora lo que nos queda es acelerar los tiempos para que se concrete este proyecto. Esto no lo parará nadie.



Cuál sería la inversión necesaria para estas intervenciones?
Los presupuestos que se han hecho sobre las tres intervenciones suman 49.000 millones de euros, los cuales prevén financiación pública y privada. Consideramos que en aquellos tramos de mayor impacto económico, captar inversión privada no resultará difícil. Debemos pensar que los ahorros que significarán estas obras serán muy significativos. 


Por ejemplo: el informe de FERMED en 2009 calculaba entre 150 y 180 € de ahorro por coche transportado para las empresas fabricantes de automóviles en Catalunya que usaran el nuevo ancho de vía europeo. Cerca del 20% de los costos de muchas compañías son logísticos. El transporte por ferrocarril abaratará estos valores, sin lugar a dudas. Pensemos que sólo el 4% de las mercaderías se están transportando por este medio en España, mientras que en Francia se alcanza el 14% y en Alemania más del 20%. O sea que tenemos mucho recorrido para ganar a la hora de transportar por ferrocarril.


Este tipo de infraestructuras se hacen para favorecer que este territorio genere empleo y nuevas riquezas. Y la mejor manera de hacerlo es aumentar la productividad. El ahorro brutal que implicarán estas nuevas infraestructuras nos harán más competitivos, más atractivos a la hora de recibir inversiones, y muchas empresas logísticas nos elegirán en un futuro si ven que estamos tan bien preparados en este sentido. Tarragona estará muy bien comunicada. Un producto podrá salir desde aquí y llegar hasta Estocolmo sin hacer ningún cambio de vías. Es muy importante romper el aislamiento ferroviario español. No todo se puede transportar por carretera, sabemos el costo medioambiental y energético que esto implica. 
















Comentarios

Entradas Populares

Hablaos y entenderos, si us plau...

Coral infantil cordobesa en Barcelona

MAFIA EN CATALUNYA. Se consolida la Camorra italiana en el país