ZAHARA, se desfoga en "La pareja tóxica".

Siempre inquieta, Zahara se ha propuesto dar rienda suelta a su música en una segunda producción de note corte independiente.


Por sonido, imaginario y actitud, "La pareja tóxica" (Music Bus, 2011) es un disco emparentado con la frugal escena pop catalana. Aunque cantado en español, claro está.


Zahara se desfoga (como ella sugiere literalmente en esta entrevista) en una grabación despojada de aquella patina de radiofórmula que portaba su ya lejano primer disco "La fabulosa historia de..." de 2009. Sus nuevas canciones tienen humanidad, suenan a madera crujiendo, caminan lento pero seguro, vienen envueltas en una poesía feroz y saben a buena cosecha.

Esta joven alquimista de los medios expresivos reposa en su poderoso olfato intuitivo, una potente antena siempre bien sintonizada y un desparpajo profundamente entrador. Sabe conjugar el equilibrio siempre complicado entre lo que hemos escuchado antes o aceptamos sin tapujos y unas palabras justas que llegan como brisa de abril. Zahara encuentra por fin como tamizar sus inquietudes personales con una música con fuerte personalidad. 


En "El caso de emergencia" se atreve a un viaje próspero por mareas de arreglos sutiles, su voz fluye con exquisita libertad y se nos cuela en un trance difícilmente resistible. El disco tiene muchos momentos inspiradores e inspirados. Probablemente por esta razón el proyecto se haya abierto hacia el cine también.


"El leñador y la Mujer América" es el título de la experiencia cinematográfica que han unido los esfuerzos de Jesús Hernández (de la productora NYSU) y Zahara. El primer single del disco de la ubetense creció hasta llegar a ser película. Ella lo explica en detalle, un fruto de la casualidad que en 2012 podremos ver y que tiene a la misma Zahara como actriz protagonista. De momento, el videoclip es también el trailer del largo, un adelanto de la estética y una verdadera incógnita sobre el resultado final. 


Mientras tanto, Zahara ya está presentando "La pareja tóxica" en directo. Y también ha comenzado a hablar de su nuevo cofre de tesoros escondidos, uno que contiene unas cuantas perlas y algunos zafiros.


Una entrevista de Marcelo Espiñeira.


Enhorabuena porque creo que podemos hablar mucho más de música con este segundo disco que con el anterior.
ZAHARA: Sí estoy de acuerdo. De hecho a mi me dio muchísima pena que el primer disco no pudiera ser grabado por la banda. Tengo una banda estupenda y que hubiese faltado esa parte musical me supo muy mal. Este disco tiene mucha más música, es más complejo, igual no es tan asequible a todo mundo pero, sí que mucho más sincero. Sin buscar, ni pretender nada, sino simplemente hacer algo con lo que estuviera a gusto y me identificara de verdad.

Igual creo que el disco está bien equilibrado entre lo asequible y el gusto de los melómanos. Podríamos adjudicar parte de este logro a tu productor Ricky Falkner, que no para un segundo…siempre tan solicitado.
Es cierto que no para nunca, es el productor de moda. Para mí ha sido fundamental hacerlo con él, si alguien sabe entender mis necesidades en el estudio, ese es Ricky Falkner. Las ideas fundamentales de los temas ya habían salido de los ensayos en el local con la banda y Ricky era la persona ideal para sacarle el máximo partido al asunto. Coincidimos enseguida que las canciones debían ser grabadas en directo, que el disco sería un disco de banda, de tocar todos a la vez. Lógicamente sobre esto si hicieron arreglos, se grabaron coros y se pulió todo. Gracias a Ricky se pudo dar rienda suelta a toda la creatividad que la banda tenía y se pudieron grabar las canciones con un buen sonido, algo que para mi era primordial. 


En los videos del making of del disco se te ve intentando ordenar todo ese caos creativo que se palpaba en el ambiente del estudio…
(Se ríe)… Sí, la grabación fue mágica.  Estuvimos allí unos 14 días, era como un campamento… (ríe otra vez). Por eso queríamos grabarlo para que se viera como se había hecho el disco.  La mejor manera era enseñarlo sin filtros, para que se apreciara cómo había sido el proceso de verdad. Por eso se hicieron estos videos, para que la gente pudiera estar más cerca.

Entonces han sido unos 14 días de verano en una casa-estudio. ¿Dónde queda exactamente?
La casa está en Tarragona. “La Casa Murada” es un sitio fantástico, es muy grande y estás allí todo el día. No es como ir a un estudio donde no te puedes quedar, donde debes entrar y salir todo el tiempo. Allí nos levantábamos, desayunábamos hablando de música, escuchábamos música todos juntos, nos metíamos a grabar sin presiones de horarios, era todo más natural. Y finalmente en el disco se nota este buen clima. Fue muy emotivo, una pasada de verdad.

Y ese buen rollo ambiental terminó cambiando las canciones o quitándoles cierta oscuridad?
Creo que no. Al contrario, ese buen clima ayudó a que diéramos con el real sentido de cada canción. Aquella que tenía que ser más dulce que lo fuera, la que tenía que ser más épica que lo fuera y la que tuviera más rabia y distorsión que multiplicara ese efecto. Al grabar en directo ya está sonando el tema completo, eso hace que te emociones al tocarlo y que ya logres la intención que debe tener. Se nota en esta grabación que están los músicos dejándose llevar por el vaivén de la propia canción. 


Vives este disco como un volver a comenzar?
Sí, todo ha influido y ha favorecido para que sea así. Necesitaba cambiar de aires. La discográfica Universal apostó mucho por mí al principio, nunca negaré esto o seré desagradecida, pero hubo un desenamoramiento mutuo. Al final yo no les daba lo que ellos querían, ni ellos a mi, entonces dejarlo fue fundamental para que este disco sea lo que es. Ahora estoy sola, con una discográfica pequeña (Music Bus) donde todo es más sencillo, más cercano y con menos dinero disponible lógicamente. Pero tengo más libertad, que para mi es fundamental. He hecho lo que he querido, sin necesidad de consultar a nadie, lo he grabado y así lo entregué. Igual pasa con los videos, con las fotos, es un trabajo más personal por estar en la gestación de todo. He estado presente y decidiendo cada paso de este proceso, por supuesto que dando espacio a la participación de los demás. 

No me dirás que ahora cargas con más trabajo que antes…
(Se ríe) Antes tenía más trabajo porque necesitaba permiso para dar algunos pasos. Ahora tengo una idea, luego la consulto porque creo que tienes que formar equipo con tu discográfica, pero es mucho más fácil el acuerdo. Suelo recibir un “muy bien”, “buena idea”, “adelante”, “lo que te parezca mejor Zahara” como respuesta. Los problemas se resuelven en el mismo día y antes debía esperar meses…(se ríe).


Qué ha pasado con aquella canción nueva que presentaste en agosto pasado?
Con “Pregúntale al polvo” aún no sabemos que haremos con ella. Para mi fue como adelantar el sonido nuevo del próximo disco, para que se vieran los grandes cambios. Además esa canción es una definición de una pareja tóxica, lo cual la convertía en un adelanto literal. Finalmente no he querido incluirla porque la canción se grabó hace un año y el disco hubiese perdido coherencia con ella. Igual está claro que me sigue gustando y probablemente la regalaremos de alguna manera. 

En poco tiempo “La pareja tóxica” ha tenido un impacto muy positivo en Internet.
Sí, ha ido muy bien. Lo subí a Herzio.com porque la distribución se atrasó un poco y no quería que la gente llegara a los conciertos sin conocer un poco las nuevas canciones. En pocos días el material acumuló más de 130.000 escuchas, fue impactante y positivo ver cuanta expectación había, cuanta gente tenía ganas de escucharlo o estaba ahí esperando.


Te noto super feliz, así que esperemos que este tono más oscuro de las nuevas canciones no se convierta en una carga para tus directos…
(Se ríe a carcajadas) Cuando hablé contigo hace un año atrás estaba en un tono mucho más melancólico, de hecho era cuando estaba componiendo este disco. Y a veces sucede que necesitas sacarlo para poder verlo desde fuera y relajarte un poco. Como diciendo: “ya pasó, avancemos un poco”. No me cuesta cantarlo porque lo puedo ver con cierto orgullo. “Hemos tocado el suelo con las manos, pero ahora estamos remontando”. Entonces las canciones de rabia se ajustan bien, un mal momento lo tienes en cualquier día del año, siempre puedes evocarlo. Creo que las canciones más tristes tampoco se compadecen, son un análisis de una situación triste porque venía de otra que era bonita. Cantarlas desde la superación es agradable y me evocan cierta calma. Creo que están en el punto justo para que pueda disfrutar mientras las canto, no me muero de pena al hacerlo.

Esto de componer más cuanto se está triste es algo bastante frecuente.
Sí y es un problema, porque si estás bien dices: “a ver si alguien me da un disgusto y hago otra canción”…(risas) Es una putada.

A mi me gusta escribir e intento hacerlo en los dos estados. Pero es cierto que la pena normalmente es muy larga, y cuando estás en un período complicado la tendencia es que todo se complique aún más. Las desgracias no vienen solas…entras en un bucle. En la tristeza te comes más la cabeza y haces canciones justamente por eso, porque estás ahí dándole vueltas al asunto.

En cambio la felicidad es para disfrutar y resulta más complejo escribir en ese estado porque no te paras a reflexionar sobre él, simplemente estás disfrutándolo. No quieres perder el tiempo en saber por qué estás feliz…(se ríe)

Además eres muy emocional escribiendo, bastante estomacal si me permites.
Me sale así, soy incapaz de ponerme un objetivo. Me toca algo, escribo sobre eso y ya está.


Lo que sí sigues teniendo muy claro es cómo manejar tu imagen. Siempre tan cuidada. 
Gracias. La intento cuidar, siempre la lío un poco, pero esto le pasa a todo el mundo cuando quieres estar pendiente de muchas cosas. Lo que he intentado aprender es delegar trabajo en personas en las cuales confío. Y este es un proceso más lento hasta que encuentras las personas adecuadas para hacer tal o cual cosa. Pero cuando das con ellos te sientes más libre, como me sucede con la banda. Cuando encuentras buenos músicos no tienes que decirles qué tienen que tocar, cuando encuentras una buena fotógrafa como Noemí Elías Bascuñana sabes que todos sus resultados te gustarán, y así no tengo que preocuparme por ellos y esto es lo ideal. Esta situación se repite con la gente de NYSU que hace los videos, o con Daniel Esteras o Xino Flow que se han encargado del arte. Esto ha sido lo más difícil para mí, encontrar gente así en la que poder confiar. 

Hablando de tu nueva música, llevaréis a hombro el piano Rhodes para tocar en los directos?
(Se ríe) Llevaremos muchas cosas. Es un directo bastante potente, tiene una parte central que es la más emotiva con las baladas y los temas más íntimos, pero empieza y acaba bastante hardcore…(se ríe) Bastante “destroyer”, un poco catártico. 

En el tono de “Camino a L.A.”?
Sí es un tema en el que nos desfogamos mucho y el final del bolo tiene este espíritu.


Cambia el switch, porque ahora quiero hablar con la actriz. Es esta tu primera película?
(Se ríe) Sí, si, totalmente. He hecho pequeñas cosas en el colegio, lo típico del instituto, la función de fin de curso. Pero lo de tener un personaje y estar grabando durante semanas, no lo había hecho nunca. Fue muy interesante porque he participado en la creación del personaje y en la historia. He podido trabajar en equipo con el realizador Jesús Hernández y ha sido bastante sencillo por eso, porque he intentado hacer lo que creía que podía hacer. 

No soy actriz y no me metería a hacer otra película tampoco. Esto ha sido algo donde he participado activamente, algo ligado al disco porque la banda sonora son estas canciones del disco, todo está unido y lo he hecho por esta misma razón.

Quizás si apareciera una oferta tentadora te lo vuelvas a pensar lo de ser actriz.
(Se ríe) Bueno, no se… me daría yuyu. No me veía hasta que lo hice, porque era muy bueno para promocionar el disco y la peli, todo encajaba. Pero no me veo mucho.

El leñador y la mujer América” tiene ya fecha de estreno?
Será durante el año que viene, sucede que hemos sacado el trailer porque también es el video del single de mi disco. No sabemos si finalmente la peli estará en Internet o se editará en DVD. Es un proyecto completamente independiente, autoproducido y no sabemos hasta donde llegará. Queremos tirar todo lo que se pueda pero también somos concientes de sus limitaciones.

Es una peli estilo clase B norteamericana, verdad?
Sí es un homenaje que empieza con un punto estilo “El club de los 5”, con los roles bastante claros como en una comedia romántica. Y la gracia de la peli es que antes de la mitad pega un giro importante, porque mi personaje conoce a otro literalmente tóxico, me lío con él y quedo colocada, luego el guapo de la clase se pone celoso, le pega una paliza y es allí donde comienza la historia de la venganza de ella. Se convierte en esta Mujer América que es una especie de super heroína cabreada y vengadora que acaba con todo mundo. Es allí donde la peli tiene que ver más con “Carrie” que con una comedia romántica. La gracia está en que son varias películas al mismo tiempo, cada parte tiene la estética que necesitaba y no nos ceñimos a un estilo en particular. Es muy libre y homenajea a algunas películas de los `80s.

Suenan más canciones tuyas en la peli?
Sí suena todo el disco a través de las diferentes escenas. 

Digamos que has contaminado todo el proyecto con tu música.
Sí, la productora NYSU tenía una idea sobre una película en un instituto americano y yo les llamé para hacer el videoclip de “Leñador y la Mujer América. Les conté de qué iba mi disco y fliparon porque coincidía muchísimo con lo que ellos pretendían hacer. Entonces les ofrecí más canciones para la banda sonora, empezamos a trabajar en la relación del guión con las canciones, hasta que me pidieron que protagonizara la película. Finalmente fue así, una gran casualidad que terminó combinándolo todo: disco y película en un proyecto más que liberador para mi.





Comentarios

  1. me ha encantado la entrevista! :)

    pd: DVD, ojalá!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares

LESLY KISS . Confesiones de una actriz porno

JUAN DOFFO, arte sin fronteras.

Somos Barcelona. No vencerá el miedo